VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Demolition Man
Escrito por Barry Lyndon   
Domingo, 09 de Enero de 2011


Valoración espectadores: 5.86

Demolition Man (Marco Brambilla, 1993)

Valoración de VaDeCine.es: 6

Demolition Man (Marco Brambilla, 1993)Título original: Demolition Man
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 1993 Duración: 114 min.
Dirección: Marco Brambilla
Guión: Peter M. Lenkov, Daniel Waters, Robert Reneau
Fotografía: Alex Thompson
Música: Elliot Goldenthal
Intérpretes: Sylvester Stallone (John Spartan), Wesley Snipes (Simon), Sandra Bullock (Lenina), Nigel Hqwthorne (Dr. Cocteau), Denis Leary (Edgar), Bob Gunton (George), 

Trailer


Eminentemente inspirada en el mundo feliz de la novela de Aldous Huxley, esta incursión del rudo Stallone en la ciencia ficción nos presenta un futuro donde la humanidad vive despreocupada entre sosiego, paz y amor. En este propicio entorno, las guerras y cualquier exaltación violenta han sido erradicadas. Sin embargo, aunque la utopía parece viable, esta nueva sociedad esconde terribles mecanismos y peores consecuencias. Y es que viéndose marchitados los fascinantes aunque peligrosos instintos de nuestra especie, el espíritu humano sucumbe ante un sistema nutrido por las mismísimas raíces del fascismo. Por suerte, siempre nos quedará Stallone. Él como nadie podría despertar a tan aborregada congregación de meapilas,… aunque tenga que ser a base de hostias.

Esculpiendo su libertario mensaje con la sutileza de un taladro, la cinta diseña sus particulares elementos de contraste. Para ello, poniendo en balanza aquel feroz pasado y un discutible porvenir, el guión no duda en conservar en criogenia a dos tipos duros, auténticos dinosaurios del convulso siglo XX, ambos orientados a personificar la encantadora y necesaria imperfección de nuestra raza. De tal modo, un revolucionario sistema carcelario congelará en 1996 al maniaco Simon Phoenix y a su indisciplinado captor, el demoledor teniente John Spartan, siendo estos enviados a la nevera con rehabilitación inducida. Cuando en 2032 el primero de ellos logra escapar, sólo su anárquico oponente, un Stallone reincidente en controvertidos métodos policiacos, será la única fuerza bruta capacitada para detenerle.

Spipes se anda con mucho ojo

Fundamentalmente entendida como enérgica y ágil cinta de acción, la función además hace gala de un atractivo diseño de producción que, sin llegar a sofisticado, luce tan resultón como el del resto de óperas futuristas de los 90. Así, desarrollando con ingenio su loable discurso visionario, el trasfondo ideológico y logístico de Demolition Man se ve simpáticamente aderezado con la aparatosa confrontación de estos grotescos fósiles en un futuro pacífico. En consecuencia, e irrumpiendo como un elefante en una cacharrería, este par de cafres nos hace disfrutar de lo lindo con su delirante destrucción masiva. Un agradable toque cómico, unido a su conseguido humor sobre el choque cultural, que resulta sin duda el punto fuerte de una película definitivamente consumada en sus objetivos lúdicos. 

Eminentemente inspirada en el mundo feliz de la novela de Aldous Huxley, esta incursión del rudo Stallone en la ciencia ficción nos presenta un futuro donde la humanidad vive despreocupada entre sosiego,  paz y amor. En este propicio entorno, las guerras y cualquier exaltación violenta han sido erradicadas. Sin embargo, aunque la utopía parece viable, esta nueva sociedad esconde terribles mecanismos y peores consecuencias. Y es que viéndose marchitados los fascinantes aunque peligrosos instintos de nuestra especie, el espíritu humano  sucumbe ante un sistema nutrido por las mismísimas raíces del fascismo. Por suerte, siempre nos quedará Stallone. Él como nadie podría despertar a tan aborregada congregación de meapilas,… aunque tenga que ser a base de hostias.

Esculpiendo su libertario mensaje con la sutileza de un taladro, la cinta diseña sus particulares elementos de contraste. Para ello, poniendo en balanza aquel feroz pasado y un discutible porvenir, el guión no duda en conservar en criogenia a dos tipos duros,  auténticos dinosaurios del convulso siglo XX, ambos orientados a personificar la encantadora y necesaria imperfección de nuestra raza. De tal modo, un revolucionario sistema carcelario congelará en 1996 al maniaco Simon Phoenix y a su indisciplinado captor, el demoledor teniente John Spartan, siendo el par enviado a la nevera con forzosa rehabilitación inducida. Cuando en 2032 el primero de ellos logra escapar, sólo su anárquico oponente, un Stallone reincidente en controvertidos métodos policiacos, será la única fuerza bruta capacitada para detenerle.

Fundamentalmente entendida como enérgica y ágil cinta de acción, la función además hace gala de un atractivo diseño de producción que, sin llegar a sofisticado, luce lo bastante resultón como para hacerla funcionar como otra más de aquellas operas futuristas tan recurrentes en los 90. Así, desarrollando con ingenio su loable discurso visionario, el trasfondo ideológico y logístico de Demolition Man se ve simpáticamente aderezado con la aparatosa confrontación de estos grotescos fósiles que, en su reiterativa lucha a muerte, irrumpen en ese pacífico futuro como dos elefantes en una cacharrería. Un toque cómico, que unido a su conseguido humor sobre el choque cultural, resulta sin duda el punto fuerte de una película definitivamente culminada en sus objetivos lúdicos.
Compartir
Comentarios (2)
  • Stallone rules!

    Esto es casi una comedia! Aún recuerdo cuando Stallone se lía a decir tacos para que le pongan multas y así poder tener papel para ir a cagar, porque en el futuro hay no se que rollo de unas conchas para limpiarse el culo! Es bastante entretenida.

  • barry lyndon

    Sí, eso menciono en la última reflexión, para mí su humor es el punto fuerte! Muy divertida.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook