Un prodigio de imaginación. Es una de las pocas películas que pueden hacer que me sienta mejor, más vivo, después de verla. Un Qué bello es vivir, con menos azúcar y más risas.