VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
My blueberry nights
Escrito por Rolo Tomasi   
Domingo, 03 de Agosto de 2008


Valoración espectadores: 7.75

My blueberry nights (Wong Kar-wai, 2007)

Valoración de VaDeCine.es: 8

Cartel de My Blueberry NightsTítulo original: My blueberry nights
Nacionalidad: Hong Kong-China-Francia
Año: 2007 Duración: 90 min.
Dirección: Wong Kar-wai
Guión: Wong Kar-wai y Lawrence Block
Fotografía: Darius Khondji
Música: Ry Cooder
Intérpretes: Jude Law (Jeremy), Norah Jones (Elizabeth), David Strathairn (Arnie), Rachel Weisz (Sue Lynne), Natalie Portman (Leslie)

Página web
Trailer

La primera vez que leí que Wong Kar-wai estaba rodando su primera película en Hollywood, me recorrió un escalofrío por todo el cuerpo. Ya estaba empezando a temer que sería una especie de Noviembre dulce (Pat O'Connor, 2001) cuando me enteré que, afortunadamente, esa noticia sólo era una verdad a medias. My blueberry nights no es una película producida por la industria de Hollywood, ni siquiera por la industria estadounidense independiente aunque su argumento sí se sitúa en EEUU y entre sus intérpretes hay grandes estrellas del cine americano como Jude Law o Natalie Portman. Aparentemente, Wong Kar-wai iba a seguir haciendo el mismo cine que había venido haciendo en su Hong Kong natal. Si no era por motivos económicos, ¿qué razón había entonces para desplazarse hasta los EEUU para realizar su nueva película? Pues bien, esa razón se llama Norah Jones. Una cantautora sin ninguna experiencia previa como intérprete. Wong Kar-wai estaba tan convencido de que ella era la actriz ideal para el papel protagonista que "ya que no podía hacer hablar chino a Norah, no me quedó más remedio que rodar la película en inglés" [1] . Después de ver su soberbia interpretación, no cabe duda de que la intuición del hongkonés está en plena forma.

A pesar del cambio de idioma y de localización, Wong Kar-wai demuestra que sigue siendo el director con mayor sensibilidad del cine actual. Nadie como él sabe transmitir sentimientos a través de una imagen, cada gesto, cada mirada, en sus manos se convierte en la expresión de los pensamientos más íntimos de los personajes. Un silencio en su cine es mucho más elocuente que cualquier diálogo. Aunque haya sustituido los tallarines y el arroz por chuletas de cerdo y tarta de arándanos, las deslumbrantes luces de neón, el potente uso del color, la simbología representada por llaves y puertas que se abren y cierran, los planos a través de cristaleras, los milimétricos encuadres y, sobre todo, el auténtico romanticismo que desprende cada fotograma, todo eso, sigue estando ahí.

Jude Law y Norah Jones en My Blueberry nights

My blueberry nights está dividida en una introducción y tres episodios en los que se nos cuenta el viaje que emprende Elizabeth (personaje interpretado por Norah Jones) a través de EEUU con la intención de descubrirse a ella misma. La historia principal gira en torno a la propia Elizabeth y Jeremy, propietario de una cafetería a la que ella acude tras descubrir la infidelidad de su novio. La presentación de Jeremy (interpretado por Jude Law) es inolvidable, mostrándolo como una persona que recuerda a la gente no por sus nombres sino por la comida que pide. A partir de ahí, la química entre los dos protagonistas no deja de crecer gracias, en gran parte, a unos diálogos llenos de ingenio, originalidad y emotividad, que nunca caen en el sentimentalismo fácil. La película inevitablemente decae cuando desaparece de pantalla el carisma de Jude Law, a pesar de los esfuerzos de actores de la talla de Rachel Weisz, Dave Strathairn o Natalie Portman por evitarlo, para luego resurgir en su parte final cuando Jude Law vuelve a tomar el mando para resolver la historia de amor entre Elizabeth y Jeremy.

Mención aparte merece la extraordinaria banda sonora, gobernada por las canciones de Cat Stevens, que con su susurrante voz sirve de perfecta expresión musical del estado de ánimo de los personajes. Los habituales del cine de Wong Kar-wai también encontrarán una versión para armónica del "Tema de Yumeji", original de la película Yumeji (Seijun Suzuki, 1991) pero popularizado por In the mood for love (Wong Kar-wai, 2000).

En definitiva, My blueberry nights es una película 100% "made in" Wong Kar-wai, que amarán sus seguidores (entre los que me encuentro) y odiarán sus detractores. Sólo queda esperar que su distribuidora se digne a estrenarla por fin en el mercado español, después de meses faltando al respeto a los seguidores del director hongkonés con el anuncio de una fecha de estreno para luego aplazarla sin justificación alguna.

Compartir
Comentarios (6)
  • Charlotte

    Esta peli me la recomendaron diciéndome: Pero quita el sonido... y es la misma recomendación que he pasado a hacer yo!

    El guión es penoso y la historia no se puede catalogar ni de ñoña... Eso si! Como te guste la imagen te hinchas! Los planos en los que se alternan las puertas de cristal, con los espejos, los reflejos, las luces de neon, las miradas... que boniiito!!

  • Rolo Tomasi

    ¿Quitando el sonido el guión mejora y la película deja de ser ñoña? Curiosa teoría. Si es así, no te debe de parecer tanto ni de una cosa ni de la otra porque durante gran parte de la película ni siquiera hablan.

    Además, te perderías las magníficas canciones de Cat Stevens y la preciosa versión para armónica del tema de Yumeji.

  • barry lyndon

    ufff..vaya declaraciones charlotte. Contrastan bastante con el 8 que tiene la peli.. me está entrando curiosidad por verla.

  • Inmafun

    yo no me la pierdo, a mi Mr. Wong me trae loca, me encanta su modo de entender el cine.

  • Charlotte

    No es que quitando el sonido mejore el guión (eso es muy difícil), es sólo que te permite prestar más atención a lo que de verdad merece la pena de la película: la imagen.

    Por cierto, "diálogos llenos de ingenio, originalidad y emotividad" ¿?¿? Te doy la razón en destacar el carisma de Jude Law, pero cuando al principio de la peli se ponen a hablar de las llaves... tela! Simplonería a raudales en un amago de ¿nostalgia? Y así el resto de la trama (por llamarlo del algún modo...).

    No sé, es que a mi me pareció un abismo la diferencia entre los diálogos (muy huecos y excesivamente lentos) y lo cuidadísimo de las imágenes: la luz es el verdadero guión de la película! Me encanta como está utilizada.

  • Rolo Tomasi

    A mi, sin embargo, el monólogo de Jude Law sobre las llaves me encantó. Es una película muy simbólica, como todas las de Wong Kar-Wai, y el símbolo de las llaves es uno de los más importantes de la película.

    Quitando el sonido prestarías más atención a las imágenes, claro, pero si lo que detestas es la "sensiblería" que comentas, gran parte de ese sentimentalismo está transimitido, sobre todo, a través de las imágenes.

    Te doy la razón en que la fotografía es el gran acierto de la película, pero no hay que despreciar la parte argumental porque algunas de las historias que cuenta son realmente enriquecedoras.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook