VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Cube
Escrito por Dr. Manhattan   
Miércoles, 30 de Julio de 2008


Valoración espectadores: 7.67

Cube (Vincenzo Natali, 1997)

Valoración de VaDeCine.es: 7.3

Cartel de CubeTítulo original: Cube
Nacionalidad: Canadá
Año: 1997 Duración: 90 min.
Dirección: Vincenzo Natali
Guión: André Bijelic y Vincenzo Natali
Fotografía: Derek Rogers
Música: Mark Korven
Intérpretes: Nicole de Boer (Joan Leaven), Nicky Guadagni (Helen Holloway), David Hewlett (David Worth), Andrew Miller (Kazan), Julian Richings (Alderson), Wayne Robson (Rennes), Maurice Dean Wint (Quentin)

Trailer


¿Qué ocurriría si, de repente, despertaras un buen día y te encontrases en el interior de un gigantesco cubo con incontables habitaciones de distinto color y con esa misma forma, rodeado de una serie de personas a las que no conoces de nada y que aparentemente se encuentran en tu misma situación? Probablemente se apoderaría de ti el desconcierto en estado puro, intentarías hacerte a la idea de que aún no has salido del sueño en el que estabas inmerso y, cuando te dieras cuenta de que esto no es verdaderamente así sino que la experiencia que estás viviendo es real y está llena de trampas mortales, comenzarías a preguntarte inmerso en un nerviosismo desesperante por qué te ha pasado esto a ti.

Pues bien, partiendo de la excéntrica mas sencilla hipótesis anteriormente planteada surge esta rareza de la ciencia-ficción más sugestiva, aquélla a la que debemos enfrentarnos desde el desconocimiento y los miedos que éste genera no sólo en los mismos protagonistas sino en nosotros, en el propio espectador, indefenso ante las extrañas imágenes que le avasallan; es la lucha original entre él y el medio, la más justa posible, cuando aquél es desnudado ante la imagen y ésta nunca llega a proporcionarle una explicación clara, sino que más bien gusta de entrar en el juego de la sugerencia, la extrañeza y el cuestionamiento.

Una idea simple, sí -probablemente a la altura de los no excesivos medios de los que el director dispusiese para forjar su historia en la pantalla-, pero que oculta una tremenda complejidad. Porque el argumento le sirve de excusa perfecta a Natali para poner en tela de juicio no pocos dilemas morales que se les plantean a los pobres conejillos de indias,  que no son propiedad de nadie en particular en la ficción (si bien podría deducirse que sí, pero es algo que oportunamente se dejará en permanente interrogación; la trama no osa caer en indeseables evidencias), sino que se inmiscuyen directamente en el farragoso terreno del que observa el escaparate, mantenido en el complicado pero necesario deber del juicio constante sobre el sentido último de las acciones de sus observados, siempre pendientes de un fino hilo que separará vida y muerte, amor y odio, bien y mal.

Imagen del cubo y sus habitantes

Si bien la difícil tesitura pudiese ser bien propicia para un tratado estándar de la misma, en el cual los personajes nos resultasen modelos reconocibles, y a pesar de que la inexperiencia del director ocasione algún conato de ello mediante la asignación de roles mejor o peor perfilados, éste sabe ahondar en los irracionales mecanismos que mueven el instinto del ser humano en una situación extrema y sabe reflejar la aterradora búsqueda de la supervivencia en un lugar y un contexto hostiles.

Ciencia-ficción que no pierde interés porque sabe llegar al final de sus (escasos) minutos manteniendo la tensión y la duda sobre su esperada resolución; que lo hace envolviendo las intrigadas sensaciones en receptáculos coloreados más o menos intensamente, cuales trastornadas almas en pena que vagan por ellos; y que sabe dotar al relato de la oscura, incomprensible y agobiante atmósfera, del pegajoso calor existencial, palpables a través de la etérea música de ambiente. Un misterio cuyo final el racional dirá con mensaje, cuya moral querrá salvaguardar; por contra, el atrevido lo sentenciará igual de aleatorio que el resto de la película, aferrándose a la dudosa línea que ésta marca. La ambivalencia siempre es una salida fácil.

Compartir
Comentarios (3)
  • Mr. Sandman

    Cuando estaba en la resï universitaria hicimos un ciclo y pusimos Cube. Me la vi tres veces en una semana y quedè un pelçin harto, aunque merece la pena.Me recordò bastante a èsta el principio de Saw, aunque luego los derroteros son distintos. De las secuelas (hipercube, cube 0) ni hablamos, no?

  • Error Humano

    Para mí esta obra supone todo un ejemplo de como rodar tu primera película con escaso presupuesto. ¿Qué no hay dinero? Imaginemos una historia atractiva sin necesidad de rodar en exteriores ni variar de decorado. Todo un logro. Subyugante y aterradora. sugestiva, sin duda, y por supuesto, debería estar encuadrada en película de culto, no en videoteca.

  • Britsuede  - como la veoooo

    donde pincho para ver la pelicula

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook