VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El Marido de la Peluquera
Escrito por Error Humano   
Lunes, 04 de Octubre de 2010


Valoración espectadores: 5.40

El Marido de la Peluquera (Patrice Leconte, 1990)

Valoración de VaDeCine.es: 7,5

El Marido de la Peluquera (Patrice Leconte, 1990)Título original: Le Mari de la Coiffeuse
Nacionalidad: Francia
Año: 1990 Duración: 82 min.
Dirección: Patrice Leconte
Guión: Patrice Leconte, Claude Klotz
Fotografía: Eduardo Serra
Música: Michael Nyman
Intérpretes: Jean Rochefort (Antoine), Anna Galiena (Mathilde), Maurice Chevat (Isidore Agopian), Henry Hocking (Antoine niño), Roland Bertin (Padre de Antoine)

Trailer


Según una investigación científica de la Rockefeller University acerca del sensory branding, un concepto mercadotécnico que trata de relacionar ventas y estimulación sensorial, el ser humano es capaz de recordar un 5% de lo que ve, un 2% de lo que oye o un 1% de lo que toca frente a un 35% de lo que huele. Esto vendría a concluir que, aun siendo un sentido cuasi atrofiado con respecto a otras especies, nuestra capacidad de afectación del recuerdo al olfato es tremendamente amplia. Tanto que, ya adultos, seguimos siendo capaces de rememorar el olor a champú, loción, cabello y perfume de la peluquería a la que acudíamos durante la infancia. Con ello, invocamos vívidamente gratos recuerdos, amplificando la sensación de memoria global. Una remembranza de la experiencia llevada hasta las orillas de la obsesión para el protagonista de El Marido de la Peluquera, un hombre resuelto, desde su más tierna infancia, a contraer matrimonio con una peluquera, azuzado por el sugerente y evocado ritual del corte de pelo, relacionado directamente con unas inquietudes sexuales incipientes: su primer atisbo de un seno, sus primeros pensamientos deseosos.

Lejos de afrontar esta inicial temática desde una perspectiva morbosa o de sexualidad omnipresente, el realizador galo Patrice Leconte nos remite a la pura empatía a través de un tipo de cine emotivo, pausado y aun así tremendamente vitalista. Tan sensorial y evocador como la escena que describíamos en el primero de estos párrafos.

Anna Galiena extasiada y Jean Rochefort ensimismado.

De optimista y luminosa fotografía, el romanticismo impregna el largometraje sin rozar siquiera la afectada sensiblería. En esta tan delgada línea, transitando más bien por la comedia de humor dulce, quieto y surrealista, Leconte nos muestra el devenir existencial de Antoine, un exótico, danzante y adorable personaje cuya locura de amor será respondida con la más pura de las relaciones; de extraño comienzo y singular final, pero sincera pasión al fin y al cabo. Tan vehemente y honesta que se sitúa en los límites de la razón. Quién sabe si el único formato del llamado amor verdadero.

En la periferia de la ensoñación, el inverosímil idilio de la pareja se extiende a la delicada dirección de Leconte: precisa, discreta, liviana. Así, apoyada, casi exclusivamente, en las inolvidables interpretaciones de Jean Rochefort y la bellísima Anna Galiena, con sencillez y sin necesidad de artificios, El Marido de la Peluquera cuaja sutilmente una de esas pequeñas joyas que se instala en la memoria más allá de lo visto y oído; casi, casi, como si la hubiéramos olfateado. Hermosa experiencia para nuestros hoy atrofiados sentidos.


Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook