VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
La ardilla roja
Escrito por Rolo Tomasi   
Miércoles, 26 de Mayo de 2010


Valoración espectadores: 6.43

La Ardilla Roja (Julio Medem, 1993)

Valoración de VaDeCine.es: 6

La ardilla roja (Julio Medem, 1993)Título original: La ardilla roja
Nacionalidad: España
Año: 1993 Duración: 114 min.
Dirección: Julio Medem
Guión: Julio Medem
Fotografía: Gonzalo Fernández-Berridi
Música: Alberto Iglesias
Intérpretes: Nancho Novo (Jota), Emma Suárez (Lisa), María Barranco (Carmen), Karra Elejalde (Antón).

Trailer


Julio Medem pertenece a esa generación de directores que en los 90, liderados por Alejando Amenábar y Alex de la Iglesia, renovaron el cine español abriendo las puertas a todo tipo de influencias y géneros, tratando de eliminar el complejo de inferioridad endémico de nuestra industria. Mientras que los dos Alejandros se inclinaron por un cine más comercial, cercano a los estándares del cine americano, Medem optó por el camino contrario, encontrando defensores y detractores acérrimos como pocos directores nacionales.

La ardilla roja es un buen ejemplo de esos extremos. Por un lado, provoca una irresistible atracción que impide apartar los ojos de la pantalla. Por otro, resulta casi imposible reprimir las carcajadas en momentos de supuesta trascendencia.

Julio Medem durante el rodaje de La ardilla roja

En la parte positiva, está la interesante mezcla del género de misterio con cierto surrealismo que lo emparenta lejanamente con algunas obras de David Lynch. Durante todo el metraje, se nota que algo raro está sucediendo pero no se sabe muy bien qué es. Julio Medem disfruta yendo por delante del espectador en todo momento, guiándole por el mundo que ha tejido en su cabeza. Ya desde el comienzo, con la magnética escena del accidente de moto en la playa y la sorprendente reacción de Jota, tenemos la sensación de que no vamos a ver una película convencional. Después, a medida que gota a gota vamos obteniendo información sobre los personajes y se van sucediendo las escenas oníricas y los extraños insertos (el primer plano de Emma Suarez “mordiendo” una mano ya es una de las imágenes distintivas del cine español contemporáneo) esa sensación, lejos de desvanecerse, se confirma.

No se puede negar la audacia de Medem a la hora de situar la cámara en lugares insospechados, pero también sería excesivo considerar que su atrevimiento siempre obtiene buenos resultados. Y así, como un equilibrista haciendo juegos malabares entre el éxito y el ridículo, Medem no puede evitar caer en él en algunos momentos (el recurrente videoclip es especialmente sangrante). En muchas ocasiones, uno llega a dudar de si es intencionado o no, pero en cualquier caso da la sensación de que su director se toma tan en serio que, al final, no resulta ni mínimamente divertido. Algo así como contar un chiste sin mover un músculo de la cara, a no ser que seas Eugenio, pierde toda la gracia. Ese encorsetamiento también afecta a todo el reparto, incluso a Emma Suárez, la más sobresaliente, pero especialmente a Nancho Novo. Da la sensación de que los actores no tienen libertad, que siguen unas instrucciones muy estrictas de cómo hablar y cómo moverse. El gran perjudicado con esto es la empatía del espectador.

Nancho Novo y Emma Suarez en La ardilla roja

Los fans del director no se sentirán decepcionados, La ardilla roja lleva su inconfudible marca incluyendo la influencia del azar (¿o debería decir destino?), una conseguida atmósfera, cuidadas imágenes o la omnipresencia del sexo, aunque esta vez sea menos explícito que en otras ocasiones. Por no faltar, no faltan ni las pelucas imposibles, ¿o acaso no se acuerdan del tremendo pelucón de Javier Cámara en Lucía y el sexo (2000)? Para el resto de espectadores se recomienda andarse con cuidado no sea que sufran un grave ataque de alergia.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook