VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
El hombre lobo
Escrito por Dr. Manhattan   
Viernes, 19 de Febrero de 2010


Valoración espectadores: 4.57

El hombre lobo (Joe Johnston, 2010)

Valoración de VaDeCine.es: 3

Póster de El hombre loboTítulo original: The wolfman
Nacionalidad: Reino Unido, EE.UU.
Año: 2010 Duración: 103 min.
Dirección: Joe Johnston
Guión: Andrew Kevin Walker, David Self
Fotografía: Shelly Johnson
Música: Danny Elfman
Intérpretes: Benicio Del Toro (Lawrence Talbot), Anthony Hopkins (Sir John Talbot), Emily Blunt (Gwen Conliffe), Hugo Weaving (Abberline), Geraldine Chaplin (Maleva)

Página web
Tráiler

Una nueva revisión de un monstruo clásico, esta vez El hombre lobo. Para ser sincero, uno no alberga demasiadas expectativas en un proyecto de esta índole (considerando las recientes versiones de La momia o Van Helsing que la productora Universal ha llevado a cabo: torpes -para ser suaves- puestas al día de semejantes caracteres mitológicos). Sin embargo, siempre debe haber una pequeña mira hacia la esperanza; un pequeño faro de luz que pueda iluminar, aunque sólo fuera levemente, algo de la trastornada alma de un personaje como éste; un apunte que se aproveche de la tecnología de la que carecían las películas de aquella época para proporcionar un mayor impacto, un mayor realismo, una mejor puesta en escena que superase la sublime inocencia de aquéllas, sin necesidad de caer en el efectismo vacío de contenido. Nada de eso acontece, ni por asomo.

El nuevo hombre lobo

El hombre lobo de Joe Johnston no pretende en ningún momento ser un remake de la cinta que en 1941 dirigiera George Waggner e interpretara, como en muchas ocasiones sucedía en aquel cine fantástico, más entrañable que brillantemente, Lon Chaney Jr.; sin embargo, sí que la toma como referencia ineludible a la hora de realizar una versión moderna de este misterioso ser. Referencia temática y poco más, porque a Johnston le interesa más cuajar un espectáculo que se encuadra a la perfección dentro del fantástico actual -repleto de clichés, sensaciones primerizas y poco elaboradas, y montaje corto hasta la extenuación- que de establecer no ya una visión renovadora sobre el mito (sería pedir demasiado, sin duda), sino, cuanto menos, una cierta reflexión sobre su desdichado sino, sobre su traumática condición; explorar los sentimientos y las penas de su ser más allá del retrato terrorífico, de la conversación banal, del gesto complaciente. Y no es que aquélla albergara todo lo anterior, pero, cuanto menos, resultaba una propuesta digna en relación a sus posibilidades y que, en verdad, “preocupaba” al espectador de a pie, haciéndole pensar sobre lo que acababa de ver.

Como consecuencia de no poseer un referente literario claro en el que inspirarse, la historia de estos films merodea sobre leyendas, estudios más o menos verídicos y rigurosos, y también ciertas habladurías que hacen hincapié en la licantropía, arrimándose, claro está, a su vertiente más fantástica y temerosa. De ahí que realmente no exista un argumento sostenible, y que, como ejemplo, se instaure la leyenda entre los habitantes de una pequeña comunidad (un pueblo de la antigua Inglaterra), enfrentados a una criatura que desconocen y que causa la más espantosa muerte a su alrededor, intentando descifrar el peligroso enigma que les merodea. A su vez, resulta imprescindible la componente familiar, representada en la figura de un terrateniente que acoje a su hijo, vuelto tras un largo exilio, por causa de la espantosa muerte de su hermano (que se iniciará a investigar). Y por supuesto, el asunto amoroso, establecido entre aquél y la mujer de éste.

Amenaza en la sombra

Empero, todos estos temas, interesantes a priori, son tratados de soslayo en el film. Hay algo de investigación, pero es poco analítica y sí muy (tontamente) discursiva, apoyada en unos secundarios ridículos y aplanados (con el personaje interpretado por Hugo Weaving a la cabeza); hay tensión familiar, pero tiene su mayor grado de expresión en una lucha final bañada en la exageración técnica y la nada artística, sin que suponga ningún quebranto, sin que exclame ningún lamento pese a haber tenido que plantearse semejante situación; y también hay amor, aunque más bien cabría decir pulsión sexual, pero se deja entrever en contados planos a lo largo del film y no se le da la importancia que merece, cuando un ser de las características del hombre lobo, despojado de raciocinio una vez transformado, se guía por los más básicos instintos de supervivencia, y donde el sexo deseado y constantemente reprimido en su estado normal, acaba por explotar.

Bien es cierto que la película no adolece de un ritmo asfixiante (salvo su desmesurado final y ciertas secuencias de acción, que al fin y al cabo debían existir), lo cual es de agradecer; y que la escenificación, sobre todo en interiores, busca rincones oscuros y fotografía sombras amenazantes, lo que le sirve para ocasionar una leve sugestión visual al espectador, dejándole entrever algo del misterio y el malditismo implícitos en esta historia. Pero eso no es suficiente para generar ninguna clase de temor relevante; tampoco para que se adhiera a un terror inteligente; ni siquiera plantear un drama mínimamente doliente. Demasiado poco.

Hopkins, cada vez más devaluado

Compartir
Comentarios (5)
  • Mr. Sandman

    La verdad es que no esperaba nada de esta revisión, y nada parece que entrega. Para mí, la peli de terror mejor llevada con gustillo clásico de los últimos tiempos es Sleepy Hollow (Drácula de Coppola aparte) y poco más.

  • Jose Garcia Martinez  - Minicritica

    Una de las películas que se me han quedado en la memoria, es

  • Jose Garcia Martinez

    Perdon, pero no se que pasa que solo sale eso de toda la critica,

  • Rolo Tomasi

    Lo siento José, ha debido de ocurrir un fallo informático. Intentaremos que no se vuelva a repetir.

  • barry lyndon

    estoy de acuerdo, demasiado poco. No aporta casi nada

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook