VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Daybreakers
Escrito por Agente Cooper   
Miércoles, 27 de Enero de 2010


Valoración espectadores: 4.17

Daybreakers (Peter y Michael Spiegel, 2010)

Valoración de VaDeCine.es: 4

ImageTítulo original: Daybreakers
Nacionalidad: U.S.A.
Año: 2010 Duración: 95 min
Dirección: Peter y Michael Spierig
Guión: Peter y Michael Spierig
Fotografía: Ben Nott
Música: Christopher Gordon
Intérpretes: Ethan Hawke (Edward Dalton); Sam Neil (Charles Bromley); Willem Dafoe (Lionel Cormac); Claudia Karvan (Audrie Benett); Michael Dorman (Frankie Dalton).

Página web y Trailer


El buen cine de ciencia ficción es casi siempre alegórico, un reflejo fantástico de problemas mundanos. El expolio del planeta que ese depredador ambiental llamado ser humano ejerce día a día parece obvio referente en la irregular Daybreakers, cuyo interesante argumento presenta un mundo dominado por vampiros donde el hombre está en peligro de extinción. Su sangre, por tanto, se ha convertido en un bien demasiado escaso, tanto como para provocar disturbios en una población civil ya estratificada en castas. Una de las principales empresas proveedoras del oro rojo investiga la obtención de sangre sintética, hecho que eliminaría el factor humano de la ecuación. En ello se afana Edward (Ethan Hawke), un hematólogo que nunca eligió ser vampiro y, como algunos otros, considera aberrante la caza de humanos.Cuando su ayuda a un grupo de ellos le conduce hasta el corazón de un pequeño núcleo superviviente, entre sus filas encontrará lo que parece ser la respuesta perfecta al problema.


Image


Los hermanos Peter y Michael Spierig, directores y guionistas de la obra, pretenden levantar un thriller científico sobre tan sugerente base. Lo hacen con las ideas bastante claras, en busca de recovecos morales que estimulen la inteligencia del espectador. Desde la primera secuencia en que sugieren los problemas individuales derivados de la inmortalidad, se toman muy en serio el escenario planteado y no eluden su complejidad. Así, el reflejo de nuestra realidad que percibe el espectador es de lo más nítido y, de algún modo, la película queda emparentada con la extraordinaria Hijos de los Hombres (Alfonso Cuarón, 2005). Será esta visión panorámica del problema la que deje lo
s mejores momentos de la película, los más icónicos en medio de una sofsticada puesta en escena donde la tensión se raciona adecuadamente a medida que la sangre se agota y los poderes fácticos toman decisiones cada vez más traumáticas.

Por desgracia, alguien debió explicar en su momento a los directores que el Cine no es una función de estado, que
para llegar de A a B sí importara el camino. El ensamblaje argumental de Daybreakers, ese hilo conductor que debía aglutinar todas las interesantes ideas sobre las que la película busca crecer, es desalentador, mediocre, imperdonablemente simple. Todo carece de sentido global, y la película se desmorona estruendosamente. Entre los escombros, sólo queda un manojo de secuencias incongruentes (todo un equipo científico con lo último en tecnología es incapaz de descubrir algo que se consigue con un fermentador de vino?). Para colmo, desfilan  por la pantalla un puñado de personajes horriblemente planos, con algunas interlocuciones rayando lo ridículo. Ni siquiera un reparto de garantías completado por Willem Dafoe y Sam Neil es capaz de dar un poco de vuelo a una obra tremendamente decepcionante tras su apetecible comienzo. Otro tanto para la televisión. En esto de la cotidianidad vampírica, True Blood (Allan Ball, 2008-) juega en otra liga, en una muy superior.


Image

Compartir
Comentarios (3)
  • barry lyndon

    Es verdad que arranca muy interesante, pero luego no acaba de cuajar. Lo explicas perfectamente. En cuanto a la liga de True Blood que mencionas, voy a abrir un debate. Ahora se defiende que las series TV están a la altura del cine, o incluso por encima. Me he enganchado a Mad Men, me encanta, me entretiene más bien; pero me doy cuenta de que cada capítulo lo dirige un tío sin que lo notes en absoluto, y eso es un signo de impersonalidad que sólo se atribuye al peor cine y al telefilme. Es sólo una reflexión. Yo tb disfruto de las series en esos ratos que no tengo tiempo para una peli, en esos 45 minutos, pero no es la LIGA DEL CINE, ni jamás creo que lo sea por mucha pasta que se ponga y muchas estrellas que vengan. El cine tiene una magia distinta. Incluso esta peliculilla bienintencionada de vampiros.

  • agente cooper

    Por otro lado, el cine nuca podrá realizar retratos tan minuciosos como una serie de, digamos, 60 horas de duración. Yo creo que son, simplemente, narrativas diferentes. Lo que sí ha alcanzado la serie de televisión en los últimos años es el mismo grado de valor artístico que su hermana mayor cinematográfica, la literatura, la música y demás artes. Porque ya hay obras imperecederas.

  • Luis Jimenz

    Sí que huelen los vampiros ya. Ya no saben qué hacer! pero seguimos acudiendo como las moscas a estas pelis

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook