VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Invictus
Escrito por Agente Cooper   
Martes, 15 de Diciembre de 2009


Valoración espectadores: 7.55

Invictus (Clint Eastwood, 2009)

Valoración de VaDeCine.es: 7.5

ImageTítulo original: Invictus
Nacionalidad: U.S.A.
Año: 2009 Duración: 134 min
Dirección: Clint Eastwood
Guión: Anthony Peckam (Ensayo: John Carlin)
Fotografía: Tom Stern
Música: Kyle Eastwood, Michael Stevens
Intérpretes: Morgan Freeman (Nelson Mandela); Matt Damon (Francois Pienaar); Tony Kgoroge (Jason Tshabalala); Patrick Mofokeng (Linga Moonsamy); Julian Lewis Jones (Etienne Feyder); Adjoa Andoh (Brenda Mazibuko)
Página web y Trailer


Desde presuntuosas esferas sociales se pretende desterrar al deporte de las disciplinas culturales esenciales del ser humano. Con mirada sesgada, se enfoca hacia sus zonas más oscuras o banales en pos del desprestigio. No parecen reparar o dar importancia a esas mismas máculas en círculos literarios, musicales o cinematográficos, paradigmas culturales por antonomasia. Se olvida sin embargo a menudo que la práctica del deporte supone una inyección de valores individuales tales como la solidaridad, la superación y el respeto, virtudes inculcadas a todos los niveles. O que los únicos ejemplos verdaderamente conciliadores a escala global en el siglo XXI ocurren sobre un campo de juego. Tampoco encontraran una disciplina donde el origen de su élite esté más desligado al desarrollo económico, y por tanto sea más equitativa. Y a pesar de todo esto, algunas veces tiene uno la sensación de tener que pedir perdón por colocar a Alí, Maradona, Phelps, Bolt, Merckx, Kasparov, Comaneci o Zátopek a la altura de Dylan, Chaplin o Joyce.

Afortunadamente, en no pocas ocasiones la trascendencia del hecho deportivo resulta tan evidente que nadie osa ponerla en entredicho. La victoria del equipo surafricano en La Copa del Mundo de Rugby de 1995 es uno de estos casos y John Carlin lo rerató a la perfección en Playing the Enemy: Nelson Mandela and the Game that Made a Nation (traducido como El Factor Humano en España). Clint Eastwood adapta la obra en Invictus, pel
ícula en la que extrae su jugo inspirador de la experiencia que del acontecimiento tuvieron dos personajes fundamentales: Nelson Mandela (Morgan Freeman), presidente del país, y Francois Pienaar (Matt Damon), capitán de los Springboks.


Image


La mirada clara y conciliadora de Mandela encontró en la riqueza simbólica de la liturgia deportiva y su inigualable capacidad emotiva, un catalizador mucho más eficiente que cualquier decisión política en su empe
ño de llevar a cabo la profunda revolución social que Suráfrica necesitaba tras los más de 30 años de segregación racial sufridos durante el “apartheid”. Desde la primera toma, un precioso traveling que muestra en apenas 15 segundos un efectivo fresco sociológico ante el advenimiento de la presidencia de Mandela: blancos y negros / miedo y esperanza, el maestro estadounidense articula su discurso a diferentes niveles sobre los que observar el desarrollo de los acontecimientos. El material histórico es excelente, casi ficticio. Conocerlo casi de memoria limitó, en mi caso, su disfrute total, asi que me van a permitir que les racione lo más posible la información al respecto. En todo caso, un buen entendedor de todo torneo internacional agradecerá la importancia que se concede en la pelicula a los detalles cruciales que toda selección colecciona en su camino a la gloria.


Image


Dicho esto, probablemente Invictus no satisfaga del todo a nadie. A quien espere una profunda visión de la figura de Nelson Mandela y su importancia en la actual estructura social de la nación surafricana más allá de aquel campeonato del mundo, tendrá que conformarse con lo (mucho) que la estupenda composición de Morgan Freeman deja entrever a lo largo del metraje, y con un par de poéticos flash-backs ofrecidos sobre el cautiverio al que durante más de un cuarto de siglo fue sometido el líder del Congreso Nacional Africano. Los amantes del deporte en general, y del rugby en particular, tampoco paladearan plenamente la esencia de un juego tan maravilloso y, como en todos los intentos anteriores, observarán con desilusión la torpeza con que son reproducidos los complicados movimientos del deporte de alta competición.

Ambas rémoras son comprensibles. El verdadero pero radica en que, unos y otros, deberán tratar de perdonar la escasa dosificación dramática del argumento. Encuentro sorprendente que un director tan dotado para el despliegue dramático, maestro de la contención en obras imperecederas como Sin Perdón o Los Puentes de Madison, demuestre excesiva tendencia al tosco subrayado en una película que, por tratar de convertir todos y cada uno de sus parlamentos e imagenes en un elemento ejemplificador de lo mejor del ser humano, transmite cierto aroma almibarado.

Compartir
Comentarios (10)
  • barry lyndon

    quién mejor que tú para afrontar esta crítica. Estoy deseando verla. Deporte y cine, puro agente cooper (para sus conocidos: tienes grabada a fuego aquella discusión en una churrería en plenos JJOO)

    Estoy contigo en tu discurso, la selección multiracial de Zidane en el 98 también hizo maravillas en Francia

  • barry lyndon

    Ya ha caído en mis manos el libro "el factor humano", vía reyes magos de oriente. Puedo espero buenas cosas de él, ¿verdad cooper?

  • agente cooper

    De Carlin? Por supuesto. La peli, bueno, ya la verás.

  • vadecinedj

    Carlin en un grande, grande.

  • error humano

    No abundan los grandes periodistas deportivos, ni tan siquiera los aceptables. Pero gente como Carlin, Samano, o Santiago Segurola hacen que el deporte se mire con otros ojos, que cada hazaña entronque con la historia de la humanidad. Y es que no se debe despreciar el componente social del deporte, nunca se debe olvidar ese "factor humano". A veces los pequeños gestos y las grandes gestas tienen un simbolismo inaudito. Esperemos que Eastwood haya sabido captar esa esencia.

  • barry lyndon

    De momento (capítulo IV), Mandela me tiene cautivado...seguiremos informando.

  • barry lyndon

    Concluido. Una historia fascinante. Confieso que se me humedecieron los ojos varias veces durante su lectura. Grandísima narración. Política moderna, deporte, humanidad...y Nelson, grande Mandela. Un regalo perfecto (Nene,gracias por el libro)

    Estoy deseando ver la película.

  • agente cooper

    Justo a tiempo para la peli. La semana que viene la estrenan. Ya me contarás

  • Jose García Martinez  - Eastwood, ese gran director

    Largometraje ameno, y de fácil visión, pues gracias a la solvencia y maestría de Clint Eastwood como director, las dos horas que dura este largometraje se te pasan volando, aunque el guión en sí tiene poca molla. Sin llegar a ser una de sus mejores obras, Eastwood, nos consigue emocionar en los últimos minutos del partido y del largometraje, aunque no entendamos nada de rugby. Las interpretaciones están al nivel de la película. En resumen: largometraje para pasar una agradable tarde de fin de semana.

  • barry lyndon

    Antes de nada,me gustaría resaltar la dificultad de dibujar en una película de dos horas la tremenda tensión política de aquel país en esos días. Debo decir que Clint Eastwood lo consigue sólo en parte, cierto, pero aplaudo su intento creando este notable film sobre unos hechos que, como dice Cooper,parecen casi relativos a una perfecta ficción más que a la pura realidad.

    La historia real lo tiene todo, de verdad.. y, leyendo el libro de Carlin o documentándose sobre los hechos, es fácil enamorarse de su hechizo.

    la película tiene momentos francamente buenos, pero en otros es cierto que se ve mucho el subrayado en busca de hacer llegar la complejidad del asunto lo más rápidamente posible, lo cual no siempre funciona como debiera. Se echa en falta, si no estás puesto en la materia, profundizar algo más sobre el pueblo afrikaner y, aunque se atisba la importancia del momento, me fastidia que no se haga un poco más de hincapié sobre la acojonante trascendencia que tuvo que Mandela se vistiera como un Springbok.

    En cualquier caso, me ha gustado, me ha entretenido, a ratos emocionado y por supuesto doy la enhorabuena a Morgan Freeman por su excelente trabajo.MUY RECOMENDABLE y, como amante y defensor del deporte, me gustaría que la vea la mayor gente posible y bucee en el mito.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook