Muy, muy, muy previsible. Desde el comienzo de la misma adivinas el final. Por desgracia es algo que suele pasar en este tipo de películas, las cuales parecen cortadas por el mismo patrón.