VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Extraños en el paraíso
Escrito por Dr. Manhattan   
Sábado, 12 de Septiembre de 2009


Valoración espectadores: 8.50

Extraños en el paraíso (Jim Jarmusch, 1984)

Valoración de VaDeCine.es: 7.5

Póster de Extraños en el paraísoTítulo original: Stranger than paradise
Nacionalidad: EE. UU. Alemania Occidental
Año: 1984 Duración: 89 min.
Dirección: Jim Jarmusch
Guión: Jim Jarmusch
Fotografía: Tom DiCillo
Música: John Lurie
Intérpretes: John Lurie (Willie), Eszter Balint (Eva), Richard Edson (Eddie), Cecillia Stark (tía Lotte), Danny Rosen (Billy), Tom DiCillo (agente de aerolínea)


Tráiler

He aquí una de las muestras más clarificadoras y ejemplarizantes de lo que es y representa el (buen) cine independiente: un rodaje con escaso presupuesto donde deben imponerse las ideas del realizador, liberadas de cualquier imposición externa, y que envueltas en una realización sin grandes alardes pero que sabe aprovecharse de las limitaciones existentes en favor de aquéllas, conforman un acabado prácticamente impecable.

Así es Extraños en el paraíso, segunda película de ese magnífico director estadounidense de copioso pelo blanco y profundos ojos verdes llamado Jim Jarmusch. Dos años después del rodaje del cortometraje del mismo nombre que la película que nos ocupa, y con la inestimable ayuda de algún apoderado (los cineastas Wim Wenders y Jean Marie Straub le regalaron el negativo para rodar), el director alargó la historia para reunirla en un largometraje que constaría de tres partes, rodando entonces las dos nuevas e integrando la ya existente como primera sección del mismo.

La imagen más conocida de los tres descarriados

La historia que se inventa ocupa no más de tres líneas: una joven húngara llega a América y debe alojarse unos días en el apartamento de su primo (interpretado por el músico John Lurie, habitual en las primeras cintas del realizador), hasta que se desplace a vivir con su tía; él y un amigo la irán a buscar y los tres deambularán metidos en un coche sin un rumbo claro, movidos casi por inercia. La sencillez como bandera. Lo que no impide la percusión de Jarmusch sobre uno de sus temas estrella, que después perfilaría en sus posteriores obras y muy especialmente en Down by law: la dificultad -más bien la peculiaridad- de las relaciones humanas en un contexto determinado, en su caso, el de un país nuevo poseedor de una cultura radicalmente distinta para el emigrante; ocasión aprovechada para poner en evidencia la estupidez de la costumbre per se.

Tiene especial tino el realizador en el reflejo de un ambiente de desamparo y monotonía existencial, donde ni existen posibilidades ni apenas éstas se buscan, una situación donde sólo cuenta el lento y triste transcurrir del tiempo; de ahí que saque especial partido a la brillante sencillez de sus diálogos, que iluminan la propuesta captando lúcidamente el estado de apatía de los personajes, y que chisporrotean un humor ciertamente incontenible. Eso, unido a la amistad en la que todo el equipo está instaurada, dan paso a la confianza y al buen hacer.

La eterna espera para marchar a ninguna parte

Tom DiCillo, quien posteriormente se aventuraría a la realización por cuenta propia (continuando la estela “underground” de su ayudado), certificó una fotografía en blanco y negro asombrosamente lúcida pese a las evidentes carencias del material de partida, de origen presupuestario. A su lado, en el aspecto técnico, Jarmusch dio vida a su obra en apenas setenta planos secuencia de no muy larga duración y fundidos a negro, dotándolos de una planificación mayormente estática y con ausencia de zooms, primeros planos o contraplanos. Un estilo que distanciaba la interpretación visual de lo que acontece en el interior del plano y que redundaba en esa sencillez que no hace sino despojar de complacencia al espectador, forzándole únicamente a mirar y a no identificar(se). La rugosidad del I put a spell on you de Jay Hawkins, que en determinados momentos viaja abruptamente junto a estos seres descarriados, da buena cuenta de la desordenada y sin embargo singularísima musicalidad de este film.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook