VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Taking Woodstock
Escrito por Agente Cooper   
Miércoles, 16 de Septiembre de 2009


Valoración espectadores: 6.67

Taking Woodstock (Ang Lee, 2009)

Valoración de VaDeCine.es: 6.5

ImageTítulo original: Taking Woodstock
Nacionalidad: U.S.A.
Año: 2009 Duración: 110 min
Dirección: Ang Lee
Guión: James Schamus (Novela: Elliot Tiber, Tom Monte)
Fotografía: Eric Gautier
Música: Danny Elfman
Intérpretes: Demeri Martin (Elliot Tiber); Henry Goodman (Jake Teichberg), Imelda Staunton (Sonia Teichberg), Liev Schreiber (Vilma), Emile Hirsch (Billy), Jonathan Groff (Michael Lang), Eugene Levy (Max Yasgur),

Página web y Trailer

Pocos días después de que se cumpliera el cuadragésimo aniversario de la celebración del festival (15, 16 y 17 de Agosto de 1969), Ang Lee ha estrenado en Estados Unidos Taking Woodstock, y con ella ha añadido una pieza más en su ecléctica y valiosa filmografía. Pocos directores, por no decir ninguno -a la espera del desarrollo de la carrera de P.T.Anderson-, se muestran tan camaleónicos como el realizador taiwanés, capaz de firmar La Tormenta de Hielo tras Sentido y Sensibilidad o Brokeback Mountain tras Hulk, y ésta tras Tigre y Dragón.

En su nuevo trabajo elabora un tangencial retrato del acontecimiento musicalmente hablando, más centrado en el impacto que, como altavoz ideológico de una manera radicalmente diferente de entender la vida, tuvo en la sociedad americana de aquellos días.
Con un tono tragicómico que se agradece, Ang Lee emplea para representarlo la curiosa historia de Elliot Tiber (Demeri Martin), un chico acomplejado que vuelve en verano al pequeño pueblo de Bethel para ayudar a sus padres con el motel de carretera que han regentado toda la vida. En lo más hondo del armario, constreñido (así lo cree él) por un padre que parece vivir en otro mundo (Henry Godman) y una madre desesperantemente tacaña (Imelda Staunton), Elliot encontrará una inesperada vía de escape cuando lee en el periódico que el evento del que todo el mundo habla no podrá organizarse en el lugar original (Woodstock). Sin conocer la relevancia de lo que va a realizar, se pone en contacto con el festival ofreciendo un terreno para llevarlo a cabo.


Image


La explosión de libertad desbordada invade la vida del pequeño pueblo mostrando el profundo choque intergeneracional que el movimiento hippie causó en multitud de familias, cuyos progenitores veían sorprendidos cómo sus hijos rechazaban una vida por la que ellos habían sacrificado la suya, abocando a las partes a un difícil proceso de ajuste emocional con múltiples connotaciones que Lee plasma con destreza apoyado en el excelente trabajo de Staunton y Goodman, ganadores por goleada en duelo interpretativo que mantienen con tanto jovenzuelo. El director sabe gestionar sin estridencias la antagónica respuesta de ambos ante esta oleada de paz, amor, música y drogas que arrastra inevitablemente a su hijo, mientras filma la caótica vorágine que supuso la organización del festival primero, y su experiencia a diferentes niveles después.


Image


Aparentemente cercana al “buenrollismo,” el espectador deberá tener cuidado si se ve tentado por las ganas de descalificar la película por ello pues –y aquí está el truco preparado por Ang Lee que devalúa sensiblemente la obra- Taking Woodstock contiene realidad a espuertas, la que allí ocurrió, utópica y fugaz pero no por ello menos fidedigna, la misma realidad que plasmó el fabuloso documental Woodstock - 3 días de Paz y Música, dirigido por Michael Wadleight y montado por Martin Scorsese en 1970, y que Ang Lee, conocedor su carácter mítico, homenajea con demasiado celo, tanto que en numerosas ocasiones se limita a la copia formal o narrativa, perdiendo con ello autoridad cinematográfica. Porque es en esas secuencias prestadas: monjas caminando hacia los conciertos, baños nudistas comunales, policías alabando el civismo de los jóvenes asistentes… donde mejor se aprecia la trascendencia de Woodstock, la constatación de que aquella locura era una cosa buena, como dice, con la mirada perdida, ese padre mucho menos cerril de lo que su hijo hubiera creído.

 

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook