VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Ali
Escrito por Rolo Tomasi   
Lunes, 17 de Agosto de 2009


Valoración espectadores: 5.58

Ali (Michael Mann, 2001)

Valoración de VaDeCine.es: 6

Cartel de AliTítulo original: Ali
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2001 Duración: 167 min.
Dirección: Michael Mann
Guión: Stephen J. Rivele, Christopher Wilkinson, Eric Roth, Michael Mann
Fotografía: Emmanuel Lubezki
Música: Lisa Gerrard & Pieter Bourke
Intérpretes: Will Smith (Cassius Clay / Muhammad Ali), Jamie Foxx (Drew 'Bundini' Brown), Jon Voight (Howard Cosell)

Trailer


"The thing they said was impossible, he's done"

Howard Cossell, después de que Ali noqueara a Foreman


Cinco segundos. Ése fue el tiempo que separó al Mohammed Ali derrotado, en el que nadie creía excepto él mismo, del Mohammed Ali convertido en un semidios, en una figura mítica de las que en cada siglo se cuentan con los dedos de una mano. Su combate contra George Foreman trascendió el ámbito deportivo para convertirse en un acontecimiento histórico, en una lección de autoconocimiento y en un símbolo perfecto para el pueblo negro: todos los golpes sufridos a lo largo de siglos de sometimiento ante el poder blanco, se verían superados por un arrebato de pasión, de fuerza, que los liberaría de su interminable sufrimiento. Poco importaba que los dos contrincantes fueran negros, Ali simbolizaba a la gente de color y, por extensión, a cualquier persona oprimida. Foreman sólo era el
rival aparentemente imbatible que nadie se atrevía a retar. Pero Ali lo hizo, y con su propia experiencia demostró que no hay peores cadenas que aquellas que nos impiden dar el 100% de nosotros mismos.

Esos ocho inolvidables asaltos se convierten, como no podía ser de otra forma, en el climax de Ali, y al mismo tiempo que suponen un gran momento cinematográfico, dejan en evidencia el mayor defecto de la película, su falta de intensidad. Mientras que ver las imágenes reales del combate sin que se ponga la piel de gallina resulta imposible, la recreación que hace Michael Mann de ella no llega ni de lejos a provocar una sensación parecida. Aun así, hay que destacar la valentía de Mann a la hora de plantear esa escena. Cuando lo habitual en las películas de boxeo es tratar de situar al espectador dentro del ring de la forma más espectacular e impactante que sea posible, Mann decide mostrarnos una visión psicológica de la pelea. Sin apenas primeros planos y con profusión de planos generales y cámara lenta, lo que realmente importa son las reflexiones de Ali, la fortaleza psicológica que suple a sus mermadas condiciones físicas. Este acercamiento resulta especialmente interesante comparado con los otros tres combates que aparecen en la película, puesto que cada uno de ellos sabe reflejar con acierto, a través del lenguaje cinematográfico, la evolución de Ali como boxeador.

Will Smith en Ali

No obstante, exceptuando los dos combates que abren y cierran la película, el boxeo apenas ocupa tiempo del extenso metraje de Ali. Las peleas intermedias están contadas con admirable precisión, sin buscar innecesarias demostraciones de poderío técnico, ya que lo que realmente interesa a Mann es la vertiente política del personaje. Más cercana en este sentido, a El dilema (Michael Mann, 1999) que a ningún otro de sus trabajos, a pesar de la inmensa y obvia diferencia entre ambas, sus protagonistas comparten su condición de perseguidos por su inquebrantable fidelidad a sus ideas. A pesar de que consigue con éxito situar al espectador en la situación social de la época, no son pocas las ocasiones en las que se tiene la sensación de que sus guionistas intentan abarcar demasiados hilos argumentales, lo que provoca que la historia, en conjunto, adolezca de cierta falta de profundidad y poca cohesión.

Si, aun con sus defectos, Ali consigue destacar como biopic es gracias a un Will Smith espectacular, cuya vehemencia a la hora de defender a su personaje es la misma que se echa en falta en la dirección de la película. Su interpretación es una combinación de fuerza y sutileza, cuyo mayor logro es captar el cinismo de Mohammed Ali en su papel de estrella mediática y que alcanza su punto máximo en las escenas compartidas con Jon Voight, que interpreta al mítico periodista deportivo Howard Cossell, cuya química en pantalla nos regala algunos de los mejores momentos de la película.

El verdadero Mohammed Ali consiguiendo la inmortalidad
El verdadero Mohammed Ali consiguiendo la inmortalidad

Compartir
Comentarios (2)
  • agente cooper

    "The Rumble in the Jungle" y "Thrilla in Manila", dos de los momentos más grandes de la historia del boxeo. En ambos, Alí salió victorioso. La magnitud de su figura apenas se atisba en la película de Mann. Muy decepcionante si la comparamos con When We Were Kings, cuyo espíritu me parece que inpira la primera parte de la crítica, en la que contextualizas el histórico hecho.

    Segurola le dedicó a Ali un artículo precioso el día de la investidura de Obama. A él y a Jesse Owens, y a Joe Louis o Tomy Smmith, afroamericanos que hicieron del deporte algo trascendente, convirtiendose en figuras a la altura de Martin Luther King o Rosa Parks.

    http://w ww.marca.com/2009/01/21/ opinion/firmas/santiago_ segurola/1232554145.html

  • Rolo Tomasi

    Así es, agente Cooper. When we were kings no se me fue de la cabeza en ningún momento mientras veía la película de Mann. Echaba de menos su capacidad para transmitir la grandeza del Ali y, al mismo, desmitificar el combate dejando bien claro que las intenciones de Don King eran mucho más materiales que el simbolismo de hacer pelear a Ali en las raíces de la cultura negra.

    A pesar de centrarse en ese hecho concreto, When we were kings consigue retratar con mucha más profundidad la personalidad del boxeador que la película de Mann. Y todo eso en poco más de hora y media...

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook