VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Ladrón
Escrito por Error Humano   
Domingo, 16 de Agosto de 2009


Valoración espectadores: 8.00

Ladrón (Michael Mann, 1981)

Valoración de VaDeCine.es: 7,8

Ladrón (Michael Mann, 1981)Título original: Thief
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 1981 Duración: 122 min.
Dirección: Michael Mann
Guión: Michael Mann (novela "The Home Invaders": Frank Hohimer)
Fotografía: Donald Thorin
Música: Tangerine Dream
Intérpretes: James Caan (Frank), Tuesday Weld (Jessie), Willie Nelson (Okla), James Belushi (Barry), Robert Prosky (Leo), Tom Signorelli (Attaglia), Dennis Farina (Carl), John Santucci (Sgt. Urizzi)
Trailer

 

Tras algunos trabajos para televisión, medio al que más tarde regresaría para realizar la estilosa serie Miami Vice, Michael Mann (Chicago, 1943) debutó en la gran pantalla con Ladrón (Thief, 1981), opera prima de inusual factura donde, al igual que el esmerado protagonista de la cinta, Mann demuestra ya notable maestría en su ámbito profesional. Una precisión de relojero que anticipaba el poderío visual que el director llegaría a desarrollar a lo largo de su carrera. Una cuidada filmografía donde la fuerza de la imagen es sostenida por una prodigiosa ambientación y el sonido y la música como elementos narrativos.


Image
James Caan expone sus argumentos de ligoteo con su habitual chulería.

A modo de sugerente tarjeta de presentación, este thriller policiaco posee gran parte de las constantes, argumentales y técnicas, del mejor cine de Mann: el de género, aquél en el que el realizador se ve reflejado en un protagonista cuya fuerte moralidad, inquebrantable, no tiene por qué coincidir con el cuerpo normativo legal. En su alter ego en la pantalla, magistralmente compuesto por James Caan, el carisma brota de forma natural y, a pesar de su instintivo comportamiento, conocemos sus motivos y compartimos su meta, afianzando la cuestión de difusa moral que Mann nos plantea.

Sirven callejones y suburbios de Chicago de inmejorable marco para el sórdido argumento. Noctámbula, oscura y encharcada, las luces de neón de la urbe guían las subterráneas existencias de extorsionadores, ladrones y corruptos. Un aparente lugar común que aquí se muestra esplendoroso, casi original y, por encima de todo, sugestivo cual brillo de farola reflejado en el capó de un clásico coche americano en constante circulación.


Image
Caan preparandose para el próximo eclipse.

La credibilidad del guión -basado en The Home Invaders, autobiografía novelada de Frank Hohimer, un auténtico ladrón profesional-, busca el hiperrealismo en doble planificación, de un lado la de la composición del personaje principal; del otro, la exhaustiva preparación del minucioso robo. Por momentos, ladrón y gran golpe evolucionan como un mismo ser, atravesando mismos problemas y venturas, mostrando el canibalismo de tan arriesgada y lucrativa profesión.

Al fin y al cabo, es éste el ciclo de la vida de un hombre al que su paso por prisión convirtió en quien hoy es. Un criminal cuyos anhelos y moralidad no difieren tanto de los de cualquier otro aspirante al sueño americano. Alguien que aprendió a sobrevivir en la cárcel a través de la comprensión y la certeza de que un perdido no tiene nada que perder. Y no resulta conveniente olvidarlo.


Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook