VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Aleksandra
Escrito por Rolo Tomasi   
Sábado, 21 de Junio de 2008


Valoración espectadores: 5.75

Aleksandra (Aleksandr Sokurov, 2007)

Valoración de VaDeCine.es: 5

Cartel de AleksandraTítulo original: Aleksandra
Nacionalidad: Rusia-Francia
Año: 2007 Duración: 95
Dirección: Aleksandr Sokurov
Guión: Aleksandr Sokurov
Fotografía: Aleksandr Burov
Música: Andrei Sigle
Intérpretes: Galina Vishnevskaya (Aleksandra Nikolaevna), Vasily Shevtsov (Denis), Raisa Gichaeva (Malika)


En la escena inicial de la película vemos como la protagonista, Aleksandra - interpretada por Galina Vishnevskaya, viuda del violonchelista Rostropóvich - viaja sola en un tren repleto de soldados rusos que se dirigen, presumiblemente, al frente checheno. La lógica cara de sorpresa de esos soldados es comparable a la del espectador, que no comprende muy bien cómo ha llegado una viejecita de no menos de 70 años a ese tren rumbo a la guerra. Así, ya desde el principio, estamos advertidos de que no vamos a ver una película antibélica al uso sino más bien un drama sobre las gentes afectadas por la guerra, ya sea por su participación directa en la lucha, o por las consecuencias sociales de ésta.

Aleksandra sorprende por su sencillez y humildad, su mirada directa a los ojos de unos soldados que a pesar de estar en el frente, no son mostrados en plena batalla sino en el tedio de la vida en el campamento, haciendo rutinarias guardias, lavando los tanques o descansando en sus camastros después de un día de trabajo. Como es habitual en este tipo de películas, también se nos muestra la visión del bando contrario que, lejos de ser un grupo de vengativos rebeldes, son ciudadanos corrientes que tratan de llevar una vida normal a pesar de la contienda.

El realismo de Aleksandra es su mayor virtud. Cuando se suele hablar de realismo en películas (anti)bélicas, a todos se nos viene a la cabeza Salvar al soldado Ryan y su escena inicial con miembros amputados por doquier. Sin embargo, en este caso el realismo no puede ser más opuesto a esa idea. Todo, desde la mortecina fotografía de tonos marrones y verdes -como los trajes de camuflaje- hasta los precisos detalles de cada escena, está pensado para llevar al espectador a la reflexión, no para impresionarlo con un espectáculo de efectos especiales.

Fotograma de Aleksandra

Desgraciadamente, este conseguido realismo visual se ve contrarrestado por la falta de credibilidad de la que adolece toda la trama desde su mismo planteamiento. Que una abuela, por muy sola que esté, vaya a visitar a su nieto a una zona en guerra no deja de ser una excusa barata, un mcguffin se podría decir, para que Sokurov cuente lo que quiere. Y se podría permitir dicha licencia si no fuera porque en más de una escena -como, por ejemplo, la visita a la "oficina" del oficial ruso- esta intención es demasiado obvia. De esta forma los personajes, a excepción de la pareja protagonista, se van convirtiendo en poco más que unos guías a través de los escenarios que el director nos quiere mostrar. En algunas ocasiones se tiene la sensación de haberse perdido algo, como si faltaran partes que le dieran más sentido al conjunto.

Por último, una recomendación: cuando tengáis pensado verla, dormid bien la noche anterior porque si no lo hacéis, es más que posible que el ritmo pausado de la película os haga dar alguna cabezadita que otra.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook