VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Rebeldes
Escrito por Dr. Manhattan   
Viernes, 26 de Junio de 2009


Valoración espectadores: 6.50

Rebeldes (Francis Ford Coppola, 1983)

Valoración de VaDeCine.es: 6

Póster de RebeldesTítulo original: The outsiders
Nacionalidad: EE.UU.
Año: 1983 Duración: 91 min.
Dirección: Francis Ford Coppola
Guión: Kathleen Rowell
Fotografía: Stephen H. Burum
Música: Carmine Coppola
Intérpretes: C. Thomas Howell (Ponyboy Curtis), Matt Dillon (Dallas Winston), Ralph Macchio (Johnny Cade), Patrick Swayze (Darrel Curtis), Rob Lowe (Sodapop Curtis), Emilio Estevez (Two-Bit Matthews), Tom Cruise (Steve Randle), Diane Lane (Cherry Valance)

Trailer


Basada en la novela homónima de la profesora Susan E. Hinton, Outsiders, Coppola realizó aquí su particular homenaje a la juventud. Tras la preciosista Corazonada, el reputado realizador americano continuó ahondando en una manierista línea estética que rodeaba a los personajes que habitaban sus films para bañarlos en un componente áureo que aquí se hace explícito en forma de canción de Stevie Wonder.

En efecto esta película supone un no ocultado canto a la adolescencia de un grupo de jóvenes que se agarran a su mundo como si fuera el último día. Un despertar a la realidad de la calle y a sus reglas de la bravuconada y la pelea que aquí se dirime entre dos bandas rivales, los dandis -algo así como una versión agresiva de los niños de papá- y los grasientos -unos pobres muchachos embutidos en vaqueros, de expresión sincera pero dispuestos a la inmediata revuelta-. A su vez, y traspasando la pantalla, supone el descubrimiento de todo un elenco de jóvenes actores que en un futuro se convertirían en conocidas estrellas (algunos con mejor suerte que otros): desfilan por aquí unos por entonces desconocidos Tom Cruise, Matt Dillon, Patrick Swayze y Diane Lane.

Imagen de Rebeldes

Ese, con el tiempo, curioso cuadro de carismáticos imberbes que pululan felices e ingenuamente agresivos de la mano del grandullón Coppola, es probablemente el motivo principal de laude hacia el film, por su condición mismo de icono. Aunque curiosamente el protagonismo principal aquí se lo llevarían dos actores que posteriormente no serán muy reputados (si bien el segundo pulió algo de cera para su propio recordatorio): C. Thomas Howell dando vida a Ponyboy y Ralph Macchio interpretando a su gran amigo Johnny. De la bonita relación de amistad entre sus personajes, enmarcada en el difícil contexto de la escapada hacia la incertidumbre tras el fatal impulso criminal, surgirá lo mejor y lo peor de la cinta.

Y es que, si por un lado resulta loable el hecho de querer dignificar unas almas descarriadas que encuentran su verdadero valor en la relación pura con sus semejantes, por el otro no hubiese estado de más un poco menos de almibaramiento en la representación de tal circunstancia. Coppola eleva a sus muchachos por encima de cualquier otro cometido y los filma con condescendencia y sin la fuerza verdadera que nos permita creer en ellos. Es más, por momentos se gusta en balancearse en el filo más peligroso de la navaja, cuando en la mencionada huida realiza un homenaje a Lo que el viento se llevó, primero, con la aparición de la novela en pantalla, después, con un remedo de la planificación e iluminación de una de las escenas más famosas de la historia, todo para mostrarnos las asombrosas capacidades recitadoras de los toscos críos. Extraño a la vez que peligroso.

Al final, para terminar de redondear un presumible guión que nunca termina de cuajar, aquejado del mal de la adulación comentado, hará acto de presencia la tragedia. Será el último gesto de grandilocuencia de un director muy dada a la misma pero que, en esta ocasión, falló en su habitual puntería.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook