VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Millennium I: Los hombres que no amaban a las mujeres
Escrito por Error Humano   
Jueves, 04 de Junio de 2009


Valoración espectadores: 4.56

Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (Niels Arden Oplev, 2009)

Valoración de VaDeCine.es: 5,6

ImageTítulo original: Män som hatar kvinnor (Millennium I)
Nacionalidad: Suecia, Dinamarca, Alemania
Año: 2009 Duración: 152 min.
Dirección: Niels Arden Oplev
Guión: Nikolaj Arcel, Rasmus Heisterberg (novela: Stieg Larsson)
Fotografía: Eric Kress
Música: Jacob Groth
Intérpretes: Noomi Rapace (Lisbeth Salander), Michael Nyqvist (Mikael Blomkvist), Sven-Bertil Taube (Henrik Vanger), Peter Haber (Martin Vanger), Ingvar Hirdwall (Dirch Frode), Marika Lagercrantz (Cecilia), Ewa Fröling (Harriet Vanger)
Página web
Trailer

El sueco Stieg Larsson, conocido periodista de investigación de izquierdas, consiguió con su trilogía de novelas Millennium lo que se ha dado en llamar un “best-seller”. Una etiqueta que, a su colocación, incrementa notable e inmediatamente las ventas. Sin entrar en valoraciones cualitativas subjetivas, aún no acabo de entender porque el lector, o consumidor -según se mire-, ve un acicate en que mucha otra gente haya adquirido un volumen considerable de páginas encuadernadas. A veces, conociendo las estratagemas de marketing, incluso me asalta la duda del huevo y la gallina, ¿qué fue antes: la consabida etiqueta o el número de ejemplares despachados? No me dirán que no es una hábil publicidad, dado nuestro consumismo borreguil; máxime teniendo en cuenta que, una vez que la maquinaria echa a rodar, la venta de los derechos para su adaptación al celuloide es inminente, repitiendo el proceso de etiquetado y, si la cosa tiene éxito… pues a encadenar películas.

Image
El viejo verde le apreta los morretes a la Rapace.

En fin, ante la imposibilidad de resolver el enigma comercial, me centraré en los misterios propuestos en la saga Millennium, porque efectivamente es ésta una nueva historia de crímenes sin resolver, búsqueda de pistas entre archivos y antiguas fotografías que revelan secretos al ser formidablemente ampliadas (¿de dónde sacarán esos magníficos zooms que vencen al píxel?). En este sentido, nada nuevo bajo el sol. Entonces, ¿dónde radica la base del desmesurado éxito de las novelas? Pues tal vez, mercadotecnia aparte, en su eficiente sencillez. Clara deudora, aunque más lúgubre, de Los Cinco de Enid Blyton o de ciertos pasajes de la ejemplar Agatha Christie, en Los hombres que no amaban a las mujeres, primera entrega de la serie, Stieg Larsson partió de la clásica escena del crimen, acotada geográficamente a una isla y demográficamente a una adinerada familia, donde todos serán sospechosos. Después, supo alimentar el morbo con su velado retrato del lado oscuro de la pudiente sociedad sueca. Un morbo que, por qué negarlo, se incrementó con la muerte prematura del propio autor, quien tras sufrir un infarto múltiple no llegaría siquiera a ver publicadas sus novelas.

Conviene situar el fenómeno literario, pues es la razón de la perpetración y precedida fama de esta adaptación cinematográfica que viene tan a rebufo de las letras que apenas sí se separa de ellas, completando a pesar del intento de síntesis un extensísimo metraje, necesario para no precipitar acontecimientos, pero completamente irrelevante para quienes estamos convencidos de la mediocridad de la historia. Un argumento que acumula sobrantes tramas con el único afán de enredo y la única consecuencia de la fatiga ante el todo vale, ya que se pierde el norte al descubrir que el móvil del asesinato es plenamente cambiante: de las ambiciones de sucesión pasamos a la limpieza racial y misógina que da título a la obra para, finalmente, llegar a un puro sadismo sexual que deja sin valor todo lo anterior.

Image
Bizquear al mirar es sinónimo de deseo sexual.

Si bien el film, ordenadamente dirigido por Niels Arden Oplev, contiene poca cosa para el recuerdo y apenas nada cinematográficamente original, sí se ha de admitir su correcta factura y aceptable ritmo, cumpliendo sobradamente con el doble objetivo propuesto: por un lado recolectar nuevos adeptos a la trilogía; y por otro, no desenganchar de la saga cinematográfica a los lectores anteriores, quienes, orgullosos, afirmarán que la novela es infinitamente mejor mientras siguen acudiendo en masa a las proyecciones.

Sirve entonces la entretenida pero intrascendente Millennium para conocer, sin perder demasiado tiempo, el penúltimo fenómeno de masas: una dupla de investigadores, Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander, hombre y mujer, afamado periodista y asocial hacker, respectivamente, que coparán portadas en los próximos años y a los que no ha faltado quien ya eleve a la categoría de “Holmes y Watson de nuestros tiempos”. Un disparate como cualquier otro.


Compartir
Comentarios (3)
  • usay  - Millennium 1

    Después de haber leído el libro, la película me pareció excesivamente larga. La trama carecía de la tensión que justificara tan largo metraje y en algunos casos las situaciones resultaban un tanto inconexas bordeando sólo tangencialmente el argumento original. Sin haber leído el libro parece una especie de thriller tirando a flojito.

  • Jose Garcia Martinez  - EL FILM QUE VINO DEL FRIO

    Yo soy de los que primero ven la película y luego no se leen el libro. Por lo tanto, voy a dar mi opinión personal del largometraje. Esta bien realizado y consigue engancharte a la butaca los 150 minutos que dura, (yo me estaba meando y no me moví hasta el final), los actores convencen, y el guión engancha. Recomendable para gente adulta.

  • itzber  - LA PELICULA QUE TE DEJA FRIO

    Yo leí el libro y luego, error, fuí a ver esta cosa.
    Claro que siempre habrá gente que opte por lo segundo ya que necesita que les den las cosas masticadas porque evidencian una elocuente incapacidad de gozar de la lectura y carecen de la imaginación necesaria para disfrutar de ella. Una lástima.
    El metraje me pareció demasiado largo, a menos claro que seas masoquista.
    Los personajes están construídos deprisa y sin profundizar en sus peculiaridades, debido a la necesidad de abarcar aunque solo sea una parte de tan extensa obra.
    En fin, recomendable para gente cuya mayor ilusión sea la de aburrirse en una butaca de cine.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook