VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Obsesionada
Escrito por Agente Cooper   
Lunes, 25 de Mayo de 2009


Valoración espectadores: 6.00

Obsesionada (Steve Shill, 2009)

Valoración de VaDeCine.es: 2

ImageTítulo original: Obsessed
Nacionalidad: U.S.A.
Año: 2009 Duración: 108 min
Dirección: Steve Shill
Guión: David Loughery
Fotografía: Ken Seng
Música: James Dooley
Intérpretes: Idris Elba (Derek); Beyoncé Knowles (Sharon); Ali Larter (Lisa)

Página web
Trailer


Podemos encontrar la firma de Steve Shill, director de Obsessed, en episodios de algunas de las mejores series de televisión de los últimos tiempos (Roma, Dexter, Law and Order, Los Soprano, Urgencias o Deadwood). No resultaba descabellado esperar por tanto algo decente de su primer largometraje para la gran pantalla. Nada más lejos de la realidad. Este horroroso telefilme disfrazado de largometraje, infausto lavado de cara de Atracción Fatal, oscila entre lo malo y lo peor, dirigido sin la más mínima capacidad de riesgo a lomos de un guión simplón y del todo previsible cuyos únicos momentos de sorpresa rozan lo vergonzoso.


Dos guapas de nueva hornada, Beyoncé Knowles y Ali Larter, enfrentadas por el propósito de la segunda de birlarle el marido (Idris Elba) a la primera, un mamotreto triunfador para el que trabaja como secretaria, con mansión, mercedes y despacho de diseño, al que cuesta ver el encanto si tu vida no pulula a tan elevadas alturas. Él, que no tiene bastante con una de las mujeres más deseadas del planeta, accede al flirteo y las insinuaciones de la ex chica dura de Héroes, que no ha necesitado más de diez segundos en un ascensor para decidirse a seducirlo. El consabido juego parece incluso divertido hasta que la situación se va de las manos cuando Derek descubre la fijación obsesiva y psicópática de su contratada.

Image

En realidad, la pareja protagonista nos importa un pepino desde ese primer minuto empalagosamente vomitivo de la película, tan irreal y postizo que resulta imposible sentir la mínima empatía por ambos desde entonces. Así que uno oscila entre la total indiferencia y, a poco que afile el colmillo, la esperanza de que esta tipa desequilibrada mande a freír gárgaras semejante elogio de la banalidad. Más tras comprobar todo el “esfuerzo” que Beyoncé hace para que nos convenzamos de que la chica sabe interpretar. Lástima que su capacidad interpretativa esté a años luz de sus dotes para la canción y el baile.

Resulta desesperante cómo la historia trata de plegarse a unos parámetros comerciales que mutilan por completo su espíritu. Porque si de lo que hablamos es de seducir, ¿a qué viene tanto remilgo? ¿Y la pelea de gatas en celo del final? Supongo que en machistas tiempos pretéritos, la historia tendría su aquel para determinado público. Hoy día por el contrario, algunas de las situaciones de la película son inaceptables, impropias de un país desarrollado, peligrosas diría yo.


Momento salvable, por bizarro y trasgresor, aunque dudo que perpetrado a propósito sino más bien por razones simiescas parecidas a las del párrafo anterior, es el de ese secretario homosexual y chismoso, una mariquita sobre la que se apoya la psicópata en más de una ocasión para obtener información sobre el tipo al que intenta seducir. Pero nada más. Un despropósito de principio a fin con el que sólo cabe horrorizarse ante su sorprendente éxito comercial, y lamentarse por haber gastado el dinero en tal bobada.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook