VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
The broken
Escrito por Dr. Manhattan   
Lunes, 20 de Abril de 2009


Valoración espectadores: 4.00

The broken (Sean Ellis, 2009)

Valoración de VaDeCine.es: 4

Cartel de The brokenTítulo original: The broken
Nacionalidad: Francia/Reino Unido
Año: 2008 Duración: 88 min.
Dirección: Sean Ellis
Guión: Sean Ellis
Fotografía: Angus Hudson
Música: Guy Farley
Intérpretes: Lena Headey (Gina McVey), Richard Jenkins (John McVey), Asier Newman (Daniel McVey), Michelle Duncan (Kate Coleman), Melvil Poupaud (Stefan Chambers)

Trailer


No son pocas las veces en que la atmósfera creada en una película contagia al espectador de manera inevitable, facilitándole así su entrada en el juego de la representación establecido. De hecho lo anterior, pienso, es lo ideal para obtener el primer paso hacia el éxito de la ficción planteada: el de captar la imprescindible atención del vidente. Lamentablemente, tampoco son menores las ocasiones en las que, tras ese intento, el logro no es total: uno no puede más que frustrarse cuando le queda la sensación del pudo haber sido pero no fue, sólo porque tras esa buena visualización de una idea, en realidad no exista apenas nada tras de ésta, como mucho, el revoltijo de la confusión (cuando no de la trampa).

Algo así podría ocurrirle a The broken, dirigida por el joven Sean Ellis. Éste nos trae una historia que por encima de todo podríamos definir resaltando la palabra frialdad. A lo largo de sus primeros planos el director se ocupa bien de arrimarnos esa impresión debido al tono azul-grisáceo que domina la imagen, al estatismo de su planificación y a la rareza de la atmósfera sugerida, sin duda misteriosa y generalmente inquietante. No parece ocurrir nunca demasiado mientras la cámara sigue la rutina de la protagonista Gina (atractiva Lena Headey), una radióloga que acude como otro día cualquiera a cubrir su puesto de trabajo, recoge su todoterreno rojo del mecánico y da una fiesta sorpresa de cumpleaños a su padre en compañía de su novio, su hermano y su cuñada; pero Ellis se gusta en la recreación del misterio y eleva la cámara por encima de la ciudad mientras incrementa el efecto de sonido hasta hacerlo distorsionar. Pequeños detalles en este sentido no faltarán (junto a algunos otros más cabales y de verdad siniestros), pero la sensación siempre es la misma: incomprensión por parte del que mira, quien no sabe muy bien hacia dónde van dirigidos.

Imagen de The broken

Y después, comienzan a romperse los espejos (a la par de sucederse los flashbacks pesadillescos, sugestivos pero harto repetitivos, todo hay que decirlo), y es entonces cuando empieza el juego de la dualidad. Dualidad doble (valga la redundancia): por un lado, la de los personajes, que se ven amenazados por sus otros yo, por sus reflejos perversos tras el cristal; por el otro, la de la propia cinta, que se mueve anchamente en el terreno ficcional -variante del terror- pero que no duda en apuntarnos una interpretación científica del caso clínico que sufre la protagonista tras su accidente de coche: la alteración dextrocárdica en relación con el Síndrome de Capgras, que establece que el afectado en cuestión cree que alguien cercano a él no lo es realmente (inevitable recordar la magnífica La invasión de los ladrones de cuerpos, de Don Siegel, de la que este film podría considerarse una versión alternativa pero descafeinada).

De esta manera que la confusión que (creemos) sufre Gina, se apodere también de nosotros, hasta que finalmente descubramos el sospechado percal, que no revela sino la escasez del guión. Esa molesta sensación de indeterminación, de no llevar hasta el final la sola creación de una atmósfera casi terrorífica (bien conseguida además: la factura técnica del film es impecable), sin limitados apuntes de raciocinio que no aparejan ninguna profundidad, junto a la dificultad de extraer, por el contrario, una lectura metafórica, hacen que el hermetismo general de la propuesta contagie definitivamente nuestra mirada, primero atenta, por último congelada. Una oportunidad perdida de aportar algo realmente interesante a través de un jugoso tema como lo es el de la paranoia acerca del desdoblamiento corporal.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook