VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Crónica de Sitges 2013. Viernes 18.
Escrito por Dr. Manhattan   
Sábado, 19 de Octubre de 2013


Valoración espectadores: 0

RAMALAZOS DE GENIALIDAD


La 46 edición de Sitges va llegando a su fin y ya podemos hacernos una idea bastante bien definida de lo que nos ha ofrecido. Quizás no hayamos visto tantas buenas películas como hubiéramos deseado, pero al menos sí ha habido margen para agradables (e impactantes) sorpresas que consiguieron alegrarnos el día.

Una imagen de Cheatin

Así volvió a ocurrir ayer a primera hora con el primer pase de The returned, una nueva cinta del famoso productor de la Fantastic Factory de Filmax Julio Ruiz, y dirigida por Manuel Carballo. Una de zombis muy diferente, que apenas hace uso de la acción, la violencia o el terror habitual en este subgénero para concentrarse en el terrible drama que afecta a la pareja protagonista, donde él debe inyectarse una dosis diaria de antídoto por tratarse de un “retornado” (un infectado que de no medicarse se transformará en zombi) y ella es una doctora que lucha con todas sus fuerzas para investigar la enfermedad y una posible cura. Pero las dosis van escaseando y no hay plan para volver a fabricarlas y suministrarlas... Por fin una cinta de estas características prefiere entregarse a la exploración de la psicología individual y a estudiar la encarnizada lucha social que se establece ante un hipotético problema de esta magnitud; también funciona como posible lectura paralela de la discriminación en el trato y el eterno miedo al contagio hacia cierto colectivo de enferemos terminales, póngase el nombre que se prefiera a la enfermedad. No esperaba nada bueno de Los retornados y me encontré una cinta diferente, muy bien llevada y no exenta de una necesaria dosis de reflexión ante una temática manida.

Inmediatamente después, la segunda parte de Insidious, aquel excelente film de terror dirigido por uno de los nombres en alza del género estos días: James Wan. Lamentablemente, todo lo bueno que tenía aquel se pierde casi por completo en este; así, la incómoda sugestión que desprendía el visionado del primer filme, radicada en una puesta en escena comedida en un primer momento y que afrontaba un relato bien definido y perfilado, se transforma aquí en una historia mucho más dispersa, con varios focos de interés e interesada, desde un primer momento, en asustar porque sí. Jugar con la ventaja de ya conocer a los personajes no debiera implicar el utilizarlos libremente y sin mimar una narrativa tosca y deslabazada; además de que los momentos álgidos no están tan conseguidos, precisamente debido a su falta de elaboración previa. Muy decepcionante.

Bill Plympton presentando Cheatin

Paramos a comer -estos últimos días los he llevado con algo más de relax, tampoco se trata de obsesionarse con ver películas- y nos espera Cheatin, del genial animador Bill Plympton. Es la primera y única cinta de animación que visionaré durante el festival, y es que aunque no es mi género predilecto urge decir que tampoco han programado demasiadas este año. En lo que al film se refiere, se trata de una maravillosa y encantadora historia de amor y desencanto, en efecto una temática de sobra trillada pero que, bajo la óptica del dibujante americano, se transforma con una facilidad insólita e insospechada en una explosión de delirio visual, formas prolongadas y color que esconden, aunque de manera visible si se presta la suficiente atención, una apreciable cantidad de imágenes subliminales, sobre todo relacionadas con el sexo. Un ejemplo fascinante de imaginación y movimiento. Un brillante ejercicio de CINE.

Fue el propio Bill quien presentó la película, ¡en primicia mundial! Un tipo de lo más simpático que colocó un stand a la salida del cine donde rápidamente se formó una cola de gente deseosa de llevarse un dvd más una postal con su firma. Yo tampoco me quedé sin mi “pack”. Pero tuve que darme prisa porque justo a continuación llegaba otro de los platos fuertes del día (y del festival). Y aquí he de mencionar mi profundo agradecimiento al fiel compañero de andanzas y amigo Nico Afonso, de Cine 365, quien me cedió su entrada para poder ver el pase único de New World, ya que no tuve la oportunidad de reservarla el día anterior. Park Hoon-jung, guionista de la apreciable y explícita I saw the devil, completa su segunda realización tras Showdown. Ya nos comenta él mismo durante la presentación que ha visto la trilogía de El padrino unas 100 veces en su vida, y contemplando su película es fácil adivinar no sólo su homenaje sino la propia traslación del universo que Coppola plasmó en su mítica saga al ambiente coreano, incorporando las peculiaridades y sentido del humor propios de ese contexto para cuajar una de las cintas más redondas de todo el festival. Una muestra vigorosa de auténtico cine negro, violento, implacable y con un guión muy bien construído, que avanza de manera irremediable, a través de los rugosos conductos de la corrupción, hacia la extinción de cualquier esperanza sobre la justicia y la protección policial. Deberá llevarse algún premio en la sección de Focus Asia donde participa.

Park Hoon-jung presentando New World

Tras uno de los escasos (y últimos) descansos prolongados del festival, y tras picotear algo a modo de cena, nos espera la última cinta del día: V/H/S 2. Segunda entrega (sin solución de continuidad) del film de episodios V/H/S. Dirigido en esta ocasión por hasta siete directores diferentes, encargados de entregar otros tantos capítulos, resulta difícil de valorar en su conjunto por la diferente calidad de cada uno de ellos, pero lo que sí se puede afirmar sin ningún género de dudas es que todos contienen un nexo de unión claro: el gusto por el exceso, el no va más de lo bizarro exhibido sobre la pantalla y la explosión del gore. Curioso artefacto este, que sin duda funcionará únicamente en festivales como Sitges, donde su programación a las 11 de la noche de este viernes resultó todo un acierto, ya que la gente se mostró absolutamente entregada y no paró de reír y aplaudir cada nueva tropelía que contemplaban sus ojos.

Mañana acaba todo esto. Por una parte, siento pena, pero otra parte dentro de mí me dice que ya está bien de ver pelis sin parar, que ya es hora de volver a casa y continuar con la rutina. Pero ya habrá tiempo para sacar conclusiones más detalladas mañana, aún queda un día de festival por disfrutar y nunca se sabe lo que puede pasar. ¿Habrá sorpresa en el palmarés?

Póster de Retornados

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Entrevistas