VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Con Nacho Vigalondo en Almería
Escrito por Dr. Manhattan   
Viernes, 18 de Julio de 2008


Valoración espectadores: 8.34
Con motivo de nuestra presencia en la parada que el The Rolling Roadshaw Tour hizo en Almería el pasado fin de semana del 6, 7 y 8 de junio para celebrar la grandeza de la Trilogía del dólar, y tras la proyección, el último día, de El bueno, el feo y el malo, tuvimos la oportunidad de tener un breve encuentro con el director de Los cronocrímenes, que no dudó en sentarse con nosotros y charlar amenamente unos minutos que sin duda resultaron provechosos para conocer un poco más acerca de sus impresiones sobre el spaghetti western, hablar de su recientemente estrenada película y de darnos, en general, su particular visión sobre el mundo del cine y la crítica.

- VaDeCine (VDC): En general el spaghetti western tiene mala reputación en cuanto a prestigio crítico y sin embargo las películas de Sergio Leone son bien recordadas. ¿A ti te gusta el género en sí o simplemente las películas de dicho director?


Nacho Vigalondo (NV): Me gusta el spaghetti western. Y en cuanto a lo que comentas de la reputación crítica, realmente hace muy poco que se consiguió; yo recuerdo que en los 80 hablar de Leone era como hablar hoy de Michael Bay, fue un director mal considerado hasta mediados de los 90, cuando autores como Carlos Aguilar lo comenzasen a reivindicar y sus películas comenzaron a tener crítica positiva. Me gustan Damiano Damiani, Sollima, Corbucci… Es un género que, aunque tiene demasiadas constantes película a película, es muy difícil no ver en una de ellas un encuadre o un movimiento de cámara que sea radicalmente nuevo; incluso en los spaghettis más "baratos" como, por ejemplo, los de Bud Spencer o Terence Hill te encuentras siempre con algo, elementos de ritmo, de montaje o de planificación que es brillante. Una secuencia brillante en una película mala es algo que cada vez es más necesario.


- VDC: Yo creo que muchas veces eso juega en su contra, quizás esa artificiosidad en la puesta en escena le supone una barrera al espectador…

NV: Esa artificiosidad por ejemplo, nunca ha jugado de manera negativa en otros géneros. Yo siempre he entendido esa artificiosidad como algo relativo a los géneros populares; nadie se quejó jamás de la artificiosidad de Dreyer, por ejemplo, o de Godard mismamente, quizás porque la gente no se atreve.


- VDC: O quizás porque las películas de esos directores que comentas tienen una mayor profundidad argumental que las de Sergio Leone…


- NV: Yo creo que las películas de Leone también tienen mucha carga de profunidad, de hecho creo que aún no se han descifrado completamente las tres películas de la trilogía del dólar. Las alegorías religiosas que hay en ellas, las crisis de fé que sienten todos los personajes simbolizadas en esas relaciones que se rompen, en las que un personaje representa el bien y otro el mal, todavía no han sido traducidas. Creo que la artificiosidad no es algo negativo "per sé", es una herramienta más, que puede ser utilizada positiva o negativamente.


- VDC: En cuanto a las películas de la trilogía, ¿qué cabida crees que tendrían en la cartelera actual? Según está planteada ésta hoy día, ¿crees que tendrían éxito en taquilla?

NV: Desde los 70 hacia atrás, todas las manifestaciones de cine popular han ganado complejidad con el tiempo; es decir, El bueno, el feo y el malo o La muerte tenía un precio hoy en día son mucho más complejas y atrevidas que en su momento. Puede hacer plantearte hasta qué punto el cine se ha ido volviendo cómodo y hasta qué punto las audiencias son menos tolerantes con las apuestas arriesgadas; a veces, aunque parezca increíble, creo que aunque hoy todos estemos más expuestos a los medios audiovisuales, percibes que el público actual está más entumecido que el de la época a pesar de ser más joven.

Imagen de Nacho Vigalondo
Para quien no lo conozca, éste es Vigalondo

- VDC: ¿Pero está entumecido o le entumecen?

NV: Esta es la pregunta del huevo o la gallina…


- VDC: No, es que parece que el cine que se hacía antes era mejor, como por ejemplo cuando un profesor te decía: "cuando yo estudiaba sí que era difícil aprobar, ahora es mucho más fácil". Siempre se está con eso…

NV:
Creo que el cine de consumo, a nivel argumental, es más complejo que nunca: tenemos el ejemplo de la serie Lost o una película como Olvídate de mí. Sin embargo, a nivel de lenguaje, de sintaxis, creo que hoy en día es mucho más complaciente con el espectador porque hay cosas que se explican con el lenguaje, no con el guión, y percibes que, hasta cierto punto, no son transmitidas. ¿Que por qué es esto? No, no quiero ni especular…


- VDC: Claro, siempre se está diciendo que antes se hacía mucho mejor cine, lo que pasa es que las cosas nos llegan con el filtro del tiempo, van quedando las películas que han tenido más éxito, la que la gente considera las mejores. Parece que en los años 40 sólo se hacía Casablanca y Ciudadano Kane

NV:
No, no, tampoco quiero caer en la sensación de que antes todo era mejor que ahora: el 90 por ciento del cine es mierda, lo es ahora y lo era entonces. Esa conclusión es inalterable. Lo que pasa es que los fenómenos masivos eran películas mucho más complejas en los 60 y 70 que en el cine de hoy en día.  


-VDC: Pero eso es que porque el público está idiotizado hoy en día, es la cultura en general, no se fomenta la lectura, etc. Entonces, no les vas a meter una película sesuda porque no quieren ir a verla. Es difícil encontrarse en salas películas distintas, tienes que moverte a otros ámbitos.

NV:
Tampoco quisiera ser tan apocalíptico, y yo de hecho soy optimista en el futuro. La producción independiente por ejemplo -y cuando digo independiente digo realmente independiente, hablo de aquellos que producen con pocos medios, para Internet por ejemplo, donde te encuentras con material de una sofisticación que no se podría haber dado en generaciones anteriores como VengaMonjas , Qué vida más triste , los cortos de Querido Antonio , Tú antes molabas …Hay una sofisticación en gente a una edad en la que, por ejemplo en mi generación, estábamos dando palos de ciego, estábamos desorientados; igual que las pantallas están replanteándose y se están reacondicionando, yo estoy esperanzado en que todo este tipo de experimentaciones con el cine va a dar en algo bueno.


-VDC: Hombre, de tanto que se hace algo tiene que salir bueno…

NV:
Yo estoy convencido de que es una etapa muy bonita para hacer cine porque el cine se está desintegrando y cuando vuelva a integrarse tendrá que hacerlo de otra manera. En este sentido, yo ahora mismo no siento ninguna nostalgia por esa magia de la pantalla y las salas de cine se quedarán para eventos como éste.


-VDC: Yo siempre preferiré ver una película en pantalla grande a hacerlo en el salón de mi casa, por mucha pantalla plana y buen home cinema que tenga.

NV:
Pero porque estamos condicionados por todo lo que rodea nuestras vidas. Antiguamente ir al cine era casi como invocar a los dioses; tenemos que asumir que ahora los chicos no tienen ese sentimiento y no van a sentir esa nostalgia, por lo cual no podemos rendirnos a ese tipo de sensaciones, tenemos que identificar muy bien lo que realmente tiene un valor de lo que sólo es un eco de nuestra infancia.


-VDC: Sí, pero actos como ése refuerzan la idea de que ver una película en pantalla grande siempre va a impresionar mucho más: ver los primeros planos de Clint Eastwood, de Lee Van Cleef… Yo los he visto en mi casa y me quedo maravillado, pero viéndolos aquí ahora en 35 mm. me digo: realmente no he visto esta película nunca, la estoy descubriendo por primera vez ahora.

NV:
Bueno… No lo sé. A veces pienso como tú y a veces pienso que el cine es proporción. ¿Realmente el tamaño es tan importante? Yo creo que en este caso, que estamos en Almería, en el lugar donde se rodaron, a mí desde luego me gusta más, así que en este caso sí pienso como tú…


-VDC: En cuanto a las dificultades de producción. Tú has tenido muchos problemas para estrenar tu película, por fin lo has conseguido, e incluso has dicho que la próxima película que hagas no la vas a hacer en España. ¿Tan difícil es hacer cine en España?

NV:
Ahora mismo estoy recibiendo guiones de Los Ángeles a un ritmo mayor del que puedo leer. Cuando tienen un guión afín a la sensibilidad que busco en una película, me lo envían. Aquí, en España, lo que pasa es que no están los canales para que un director reciba un encargo. No es un problema exclusivamente mío, Juanma Bajo Ulloa me comentaba algo similar hace poco: decía que después de Alas de mariposa no recibía nada: ni guiones ni propuestas… El problema es que después de realizar un taquillazo sin precedentes con Airbag tampoco le llamaron, y si esto ocurre no es que algo falla, es que algo no hay ya de entrada; en España no existen los canales por los que un director pueda avanzar, en el sentido de que no se le demanda para trabajar.
Mi situación es que mi película ha generado reacciones positivas y eso en Norteamérica se traduce en guiones, con lo cual hay una posibilidad de que haga allí una película, evidentemente. Tengo que esperar a que llegue ese guión maravilloso al que no me dé miedo dedicarle tres años de mi vida.


- VDC: ¿Eso significa que rodarías algo ajeno, que no te planteas dirigir tu propio material?

NV:
No, no, todo lo que escribo lo voy traduciendo para que pueda ser tenido en cuenta, aunque no pierdo en ningún caso la posibilidad de poder trabajar aquí.


-VDC: Has dicho que en Estados Unidos Los cronocrímenes se ha acogido bien pero, ¿cómo lo ha hecho en el resto del mundo y qué reacción esperas por parte del público? ¿O no quieres plantearte nada?

NV:
No lo sé. Me he rendido porque… Soy la primera persona que le ha sorprendido mi carrera desde el comienzo, todos los giros que ha habido en mi carrera nunca los he sospechado, no los hubiese imaginado, evidentemente nunca hubiese pensado que me nominaran al Oscar un corto, ni jamás hubiera soñado la buena reacción ante mi primera película o que United Artists fuera a hacer un remake, o que Steve Zaillian [director de Buscando a Bobby Fischer y guionista de La lista de Schindler] quisiera producirlo. A partir de aquí cualquier estimación positiva o negativa ya he desistido de hacerla.
La reacción en general ha sido positiva, aunque aquí en España hay más debate, más tensión, un más… ¿pero qué es esto? En cualquier caso el debate no lo veo como algo negativo, sino que quiero que a la gente a la que le guste la película le guste muchísimo, y al que no le guste, que no le guste nada, y que para todo el mundo sea una experiencia única, eso es lo que pido para la película.
Yo cuando hablo con los chavales y veo que a veces hay un miedo al fracaso, a la mala aceptación de lo que hacen, les digo que miren sus películas favoritas y que piensen que esas películas, en un 70-80% han generado un debate. 2001: Una odisea en el espacio, o Blade Runner o el mismo Leone, y tantas otras películas y directores bien considerados, si en su momento generaron auténticas batallas campales, ¿por qué pretendes que tu película genere una empatía inmediata? Y además pienso que estar apegado a tu época significa generar un debate. Las películas que con más fiereza se agarran al presente y que más significan en una época y en un lugar son las que más discusiones generan. Tarantino en los noventa, por ejemplo, parece que fue algo abrumador pero sus películas eran muy críticadas. Yo creo que las películas significativas son las que generan un debate a su alrededor.

Vigalondo y Karra Elejalde en un fotograma de Los cronocrímenes

-VDC: Pero claro, cuando surge algo nuevo siempre hay gente que se sorprende y piensa: "esto es nuevo, esto será malo"; parece que haya gente en contra de la evolución del lenguaje, críticos muy defensores de lo tradicional.

NV:
El 90 por ciento de la crítica también es mierda. Hay realmente muy poca crítica capaz de adaptarse a una realidad nueva, o sea la mayoría de la crítica lo que hace es adaptar tendencias a lo que está viendo, aplicar un concepto previo a algo que va surgiendo, y hay realmente muy poca crítica capaz de reformularse a sí misma. Por ejemplo hay directores que, en un momento dado, saltan al vacío; ¿cuánta crítica es capaz de saltar al vacío? Muy poca, y eso es lo que hay que señalar.


-VDC: Sí, quizás eso sea lo que diferencia a la crítica formada académicamente de la crítica que de verdad valora las películas por lo que son.

NV:
La labor de una película nunca es gustar, la función de una película es existir y reformular, retar y plantear nuevas realidades. Si entre la película y el espectador existe una relación viva, eso tiene un valor incalculable. Rocky Horror Picture Show, por ejemplo, es una película que si fuese buena no hubiese tenido todo ese eco y tradición que ha generado, pero algo tiene que hace que esté por encima de la calidad.


-VDC: ¿Crees que a día de hoy la crítica tiene importancia real a la hora de que el público elija la película que va a ir a ver?

NV:
Cada vez se lee más crítica, y cada vez más público es crítica, Internet ha ayudado mucho en eso. Ves que ha nacido esta nueva crítica, que yo creo que es mal llamada crítica; hay mucha opinión que se llama a sí misma crítica y yo creo que ser crítico trasciende lo que se suele leer de media: tiene que haber una formación, se tienen que saber implicar lenguajes diferentes, se tiene que saber de pintura, de comics, etc. No puedes alimentar el cine con el cine. Por un lado hay una confusión entre cine y cinefilia, son dos realidades muy distintas. Se puede ser cineasta y estudiar cómo hacer una película, se puede estudiar el lenguaje, se pueden estudiar las bases sobre las que se plantea el discurso; y otra cosa es la cinefilia, que es información en torno a un acontecimiento, pero no es análisis. Eso por un lado, pero por otro, creo que la mejor forma de aprender cine es no leer exclusivamente acerca de cine, si sólo te alimentas de cine posiblemente las películas que veas sean las mismas que ve el que tienes al lado y si sólo ves cine es muy difícil que así aprendas algo nuevo, lo veo realmente complicado.


Entrevista por Dr. Manhattan y Rolo Tomasi.

Compartir
Comentarios (4)
  • alvarooliva.com

    Buena entrevista.

    Debió de ser toda una experiencia ver las películas allí.

    Saludos :)

  • Mr. Sandman

    Muy interesantes algunas cosas que dice Vigalondo, como por ejemplo de lo de separar lo que tiene calidad de lo que es un eco de nuestra infancia, algo casi imposible como seres humanos que somos.

  • Rebo Lleitor

    Puede que sea un eco del pasado, pero aun ahora ir al cine sigue siendo algo ritual, y no hay película que no cambie vista en pantalla grande que en la tele de tu casa. Que sea una costumbre de otros tiempos no significa que tenga que desaparecer o caducar. El cine y la pantalla grande van juntos de la mano.

  • DonDe_Fluir

    Cada día me cae mejor este chico. Ojalá tuviésemos a un publico e industria preparados para directores como él. Un saludo, GANDE!.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Entrevistas