VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Hablamos con Elena Anaya y Gabe Ibáñez sobre Hierro
Escrito por Mr. Sandman   
Domingo, 04 de Octubre de 2009


Valoración espectadores: 9.88

Mr. Sandman con Elena Anaya

Rubia platino y con esos ojazos que tiene iluminando su cara, hablamos con Elena Anaya sobre su nueva película, Hierro . También su director, Gabe Ibáñez, nos acompañó en una charla en la que descubrimos a este prometedor debutante en el largo.

Vadecine.- Gabe, ¿qué referencias han influenciado este primer trabajo en el mundo del largometraje? Hitchcock, tal vez...

Gabe Ibáñez.- La verdad es que Hitchcock no estaba entre nuestras referencias aunque al final nos hayamos acercado porque la película lo necesitaba, pero realmente hemos trabajado con miles de referencias. Nosotros trabajamos con un libro de estilo muy fuerte porque era importante que cada departamento de la película tuviera muy claro hacia dónde íbamos ya que se trata de un cine muy visual que intenta romper la sinergia del cine español. El cine español tiene una dirección muy clara y si la quieres romper debes dejar muy claro al equipo el camino a seguir. Básicamente se trataban de referencias de fotografía, no hemos utilizado referencias cinematográficas. Utilizamos fotografías que fueran capaces de captar la atmósfera. Al llevar esto al cine se pueden utilizar más elementos como el sonido, la música... La cinta usa muchos elementos pasados de moda, clásicos, como el uso del paisaje, las metáforas, los sueños...

VDC.- Para ello fue muy importante la localización en la isla del Hierro.

GI.- Sí, de hecho hemos hecho un poco el trabajo al revés porque escribimos el guión después de encontrar las localizaciones. Partiendo de una base argumental fuimos a la isla intentando ver lo que podría funcionar, hicimos muchas fotos y luego empezamos a escribir el guión con todo ese material en la cabeza.

VDC.- ¿Y la música?

GI.- Es muy importante porque la película tiene mucho menos diálogo que la mayoría de las que vemos en el cine. Esos huecos hay que rellenarlos de alguna manera. La música la utilizamos de una manera muy significativa, junto a los sonidos ayudan a trasladar la situación psicológica de los personajes y la atmósfera de manera poderosa. Philip Glass fue una referencia muy utilizada.

VDC.- Según parece hicisteis cambios en el montaje final después de la proyección en Cannes.

GI.- Sí. A Cannes llegamos con la película casi a medio terminar, con una copia digital. Luego suprimimos dos secuencias, se cambiaron algunas músicas y se terminó el sonido. Yo sufro mucho con eso, el director nunca quiere cortar nada (risas).

VDC.- ¿Cómo entra Elena Anaya en el proyecto?

EA.- Me llegó el guión y me interesó el proyecto, sobre todo por cómo quería Gabe contar la historia, me parecía un reto para mí, algo fresco y muy distinto a otras cosas que he hecho, un personaje difícil. Me interesó trabajar con él, nos conocimos, charlamos un par de horas y cuanto más hablábamos, cuando más me contaba y más en detalle, más me interesaba, nos implicamos mucho. Eso es algo que a veces hecho de menos en algunos directores, esa comunicación. Yo estoy en sus manos pero ellos también en las mías, y a veces hay que hacerles temer mucho por el resultado para que te den alguna información del personaje. Con Gabe me pasó justo al revés, tenía muchísimo material sobre lo que quería contar y cómo.

GI.- De hecho te puse deberes.

EA.- SÍ, muchos. Hacer fotos y buscar la extrañeza en las fotos...yo que tengo una cámara de estas normalita...

GI.- Bueno, es que lo normal es explicarle al actor las motivaciones del personaje con el guión, pero en este caso el personaje de Elena está sola con la atmósfera, con el entorno, y esto no está en el guión. Además el rodaje cinematográfico destruye toda esa atmósfera, por lo que debía conocer todos los mecanismos que estarían presentes porque es con lo que estaría en el resultado final. De hecho ella sabía tanto de la película como el director o los técnicos, y era una ayuda más en ese aspecto.

VDC.- ¿Te inspiraste en algún personaje para construir tu interpretación?

EA.- No, no suelo hacerlo. Cada personaje lo creo de lugares distintos. Me encantaría tener esa técnica exacta para inspirarme en otros y que de ahí vayan surgiendo. Siempre puedes imitar cierta actitud de alguien pero no un personaje entero. Yo desde luego no conozco a nadie así ni me apetecería conocerlo, por mucho que quiera a María (su personaje). La mayor inspiración fue un libro que me dejó Gabe llamado El año del pensamiento mágico, que trata de cómo tu vida puede cambiar radicalmente y para siempre en un instante. Es un libro brutal, me ayudó a ponerle palabras a algo impensable.

GI.- Creo que cuando trabajas en un medio es bueno coger referencias de otros medios, como de la fotografía o de la literatura. Eso es más interesante. Siempre tienes películas en la cabeza y copias sin darte cuenta, de hecho tenemos guiños sutiles en la peli, pero por eso es mejor usar otro tipo de inspiraciones.

Image
Gabe Ibáñez y Mr. Sandman

 

VDC.- Elena, ¿te gusta trabajar el género de suspense?

EA.- No especialmente. Cada trabajo es diferente y cada película un mundo. No me caso con ningún tipo de cine. De hecho el suspense no es uno de mis géneros favoritos. Simplemente si un proyecto me gusta lo hago y ya está. Independientemente de nacionalidad, género u otras cosas que a veces parecen importantes a la hora de elegir un nuevo proyecto.

VDC.- Hablando de nuevos proyectos, ¿qué nos puedes adelantar de Habitación en Roma, en la que repites de nuevo con Médem?

EA.- Se trata de una fascinante historia de amor entre dos personas que se conocen una noche, la pasan juntos y cambia su vida para siempre.

VDC.- En Hierro haces de mamá traumatizada, es ya la segunda vez después de Van Helsing...

EA.- No, no, he hecho más, cariño (risas). En Van Helsing pasó algo gracioso. Ese día de rodaje yo no paraba de llorar y las otras dos vampiresas me miraban con estupor y me preguntaban ¿qué te pasa, qué te pasa? Joder, chicas, me estoy concentrando, se nos acaban de morir 1500 hijos, ¡es muy trágico! (risas). Todo se rodaba con pantalla azul, pero aun así yo estaba acongojada, con las lentillas que se me salían y todo. Y las otras dos me miraban sin entender nada. Sí, se me murieron 1500 hijos aquel día, eso fue muy duro. Pero de madre ya he hecho, como en África, mi primera peli.

VDC.- ¿Cómo fue el trabajo con el niño de Hierro?

GI.- El niño ensayaba, no era natural. Al principio pensábamos que sería un desastre que ensayara pero no fue así. El niño empezó sin darse mucha cuenta de lo que hacía, pero poco a poco tomó conciencia de que estaba haciendo una película. En su último plano rodado, la escena en la que sentado en la playa mira a Elena, hubo un momento terrible ya que la hizo muy mal, como de actor interpretando mal. De todas formas al niño lo eligió Elena.

EA.- Eso no es verdad (risas), que me trajiste tantos...¡nunca había cogido piojos antes en mi vida y los cogí haciendo casting a los niños!

GI.- Sí, bueno, hicimos casting de niños y luego de niños con Elena.

EA.- Vinieron muchísimos niños. Gabe me dijo que estuviera con ellos pero el casting no era normal. Después de probar muchas escenas, cuando ya todo el mundo se quería ir y los críos estaban cansados, se me acercaba Gabe y me pedía que montara un pollo, que gritara, llorara, que los zarandeara, que les hablara desde cerca. Eso es lo que pasa en la peli. porque claro, con un niño te pones a jugar, te vas al parque y tienes un buen rollo que te mueres, pero luego llegas al rodaje, le gritas o lo que sea que pase en la escena y el niño se te puede literalmente mear encima. Eso me ha pasado en algún rodaje.

GI.- Sí, los niños se asustan e incluso da un poco de reparo, piensas hasta dónde puedes llegar a utilizar a un niño, quizás no debo...

EA.- Cuando les cuentas que es un juego y ellos entran, son los compañeros perfectos, y éste era un valiente.

VDC.- La primera escena, la del accidente de coche, es bastante impactante, ¿fue difícil de rodar?

GI.- Pues no, la rodamos en una noche. Deberíamos haber usado un giroscopio, meter ahí los actores y darles la vuelta, pero no había tantos medios y lo hicimos de manera totalmente manual, moviendo el coche y girando la cámara. La actriz lo hace muy bien y queda efectivo. Luego ya la postproducción es más sofisticada. Toda la película es bastante discreta técnicamente, la cámara está siempre quieta, por ejemplo.

VDC.- Gabe, tú vienes del mundo de los efectos especiales. Existen unos momentos concretos en la pelicula que los aglutinan.

GI.- A mí me resulta muy fácil trabajar con ellos, y esas secuencias son de las que más me gustan, cabe todo, puedes probar cosas. Pero no creo que me gusten por el hecho de haber trabajado con FX, es simplemente mi tendencia.

VDC.- ¿Grabaste algún plano?

GI.- Algún plano en 3D sí, pero sólo eso.

VDC.- Da la impresión de que en España es más sencillo hacer una ópera prima que tener una carrera continuada, ¿tienes miedo a eso?

GI.- Bueno, siempre hay miedo a no poder hacerla, sí. El cine es una incertidumbre total.

EA.- Él puede decir lo que quiera, pero lleva un mes y medio secuestrado en Los Ángeles, con todos los productores persiguiéndole, se lo rifan en Hollywood.

VDC.- ¿Y qué proyectos te están llegando?

GI.- Me llegan muchos thrillers estilo Hierro. Es lo que pasa en los USA, creen que quieres estar toda tu vida haciendo siempre la misma película. Yo no estoy interesado en eso otra vez. Lo que me interesa es un proyecto con una productora sobre ciencia-ficción un poco del estilo de Isaac Asimov, con robots. Trata sobre la singularidad, el momento en el que la inteligencia artificial supera a la humana.

VDC.- Entonces la veremos aquí en Sitges.

GI.- Si la hago y la quieren, por supuesto.

VDC.- Y tú, Elena, ¿tienes intención de volver a Hollywood, o prefieres Europa?

EA.- Yo me estoy leyendo guiones de todos los sitios, y la mayoría son muy malos. Cuando elijo una película lo hago porque me llame, no por la nacionalidad ni nada parecido. No tengo ningún ansia por volver a Hollywood ni a rodar en París ni nada. La historia, el guión, el director, todo lo que hay detrás lo que me hace escoger un proyecto. De todas formas en Hollywood no he leído nada que me pueda suponer un reto o que me interese.

GI.- Es paradójico porque en Europa las películas pertenecen más a los directores y productores y eso repercute en beneficio de los actores, mientras que en USA las películas se crean alrededor de una estrella, la cual tiene todo el poder pero a la larga es malo para ellos.

VDC.- Elena, ¿cómo se ve el cine español en Hollywood?

EA.- Según mi experiencia, la gente ve cine español, en USA y otros lugares, como por ejemplo en Australia donde estuve hace poco, me sorprendió la cantidad de seguidores de nuestro cine que había.

GI.- Tendríais que haber visto a Elena firmando autógrafos a gente por la calle en Helsinki.

EA.- Sí, a veces aquí somos demasiado críticos con nosotros mismos. Por ejemplo, a Almodóvar se le adora fuera, y aquí su última película ha recibido críticas desmedidas e incluso a veces personales, lo cual no tiene ningún sentido.

Leer crítica de Hierro.
Ver el especial Vadecine en Sitges 2009 completo.

Tags: Hierro  Gabe Ibáñez  Anaya  
Compartir
Comentarios (2)
  • Yo misma

    :X

  • may

    muy bien Sandman!:D

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Entrevistas