VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Entrevista a Luiso Berdejo, director de Violet
Miércoles, 24 de Octubre de 2012


Valoración espectadores: 9.00

Luiso Berdejo, director

En el interior de los codiciados jardines del hotel Meliá (lugar donde fluye el famoseo), tenemos la oportunidad de coincidir con Luiso Berdejo, reputado cortometrajista que presenta su segunda película en Sitges 2013, Violet; una cinta con la que, por el momento, se aleja de Hollywood tras el escaso éxito que supuso su debut en el largo con La otra hija. Recién ganado el premio Melies de Oro en el festival por el cortometraje Voice Over (que guioniza), nos sentamos con él para preguntarle al respecto de su cine y nos sirve en bandeja jugosas e inteligentes reflexiones sobre el medio en toda su amplitud. 


DALE UN MICRO A CUALQUIERA Y EN UN CUARTO DE HORA SE AUTODESTRUYE

- VaDeCine.es: Tres años después de La otra hija nos traes Violet, una producción que parece bastante diferente. ¿Qué pretendes contarnos con ella?

- Luiso Berdejo (L.B.): Personalmente, después de hacer aquella película, de la que estoy muy contento pero en la que no tuve el control creativo absoluto, me apetecía hacer algo en lo que todos los aciertos y errores que hubiera fueran míos, y de ahí nació la idea de este proyecto. Quería volver al espíritu del corto, donde no debas nada a nadie ni se esté esperando nada, y simplemente cuentes algo como te apetezca.


- VDC: ¿Supone entonces un cambio bastante radical?

- L.B.: Quizás de lo que he escrito yo que se haya rodado, sí que es un cambio radical, pero como también escribo otro tipo de cosas no siento que sea una salida de la línea creativa que he estado llevando. Paso de hacer una película con mogollón de opinadores profesionales a hacer otra con gente muy respetuosa con tu visión y con la historia que cuentas. Por eso digo que tiene ese espíritu de los cortos. Es cierto que estos se han industrializado, y ves que hay gente que los hace para ganar premios y demás, pero creo que el espíritu auténtico es hacer lo que te sale de las narices con la intención de aprender, y eso es por lo que me he guiado aquí.


- VDC: En cuanto a la historia, poco tiene que ver con la anterior. ¿Nos puedes adelantar algo de la misma?

- L.B.: Es una historia de amor, una “comedia romántica mágica”, por así decirlo, o de un “realismo mágico romántico”. Sí que es diferente a cualquier cosa que haya rodado con anterioridad, pero no obstante tiene que ver con mi universo. De hecho REC 3 ya era bastante de amor.


- VDC: En cualquier caso, en este punto en el que te encuentras, ¿sigues manteniendo contactos en Hollywood y te planteas volver a hacer algo allí, o pretendes retornar a una vía más libre que no se vea coartada por, quizás, las decisiones de actores de la talla de Kevin Costner?

- L.B.: Kevin fue el que menos coartó nada, es más bien el tanto opinar y opinar… El politiqueo es agotador. Vivo allí y es donde tengo las reuniones y las conversaciones sobre el futuro. Ahora mismo no tengo ningún proyecto para dirigir, pero sí es cierto que trato de hacer cosas diferentes todo el tiempo; para aprender y por propia excitación vital. Sería muy feliz teniendo dos carreras: una comercial y otra haciendo género y que eso me permitiera ir ahorrando para ir haciendo Violets. Estoy bien con las dos. Nunca dejaré de hacer ninguna de las dos. En este momento noto que necesito un monstruo, pero no tengo ni idea de qué haré. No obstante, una buena criatura… Hostia, imagínate (risas).


- VDC: Es curioso que para la programación de hoy se estrenen de seguido en el festival el primer largometraje de Jorge Dorado, Mindscape, al que bien conoces ya que has codirigido con él el cortometraje La guerra y con quien guionizaste El otro, y a continuación tu segundo largometraje. Quiero que opines respecto a él, como compañero tuyo y teniendo en cuenta tu experiencia: ¿qué futuro le auguras en Hollywood?

- L.B.: Es uno de mis mejores amigos, pero ostras… bufff… no hay nada más subjetivo que esto. Él es un tipo muy brillante, por lo que, si el mundo fuera justo, podría hacer lo que quisiera. Fíjate, con lo grande que es el planeta tierra, yo editaba Violet a una manzana de donde él editaba Mindscape, a la vez en Santa Mónica. Entonces la catarsis creativa no nos ha abandonado desde que nos conocimos en 2002. Y él ha pasado por mi montaje constantemente, y yo pasaba por el suyo… De alguna manera participo en Mindscape, me la conozco de memoria y admiro profundamente lo que ha hecho Jorge, porque igual que yo voy un rato en el AVE y escribo un guión, él se va una semana a Amsterdam de vacaciones y vuelve con un corto. La misma necesidad que tengo yo de escribir, la tiene él de rodar. Si tú ves Violet, ves la peli de un escritor, y si ves Mindscape, ves la peli de un rodador; a ese nivel somos muy complementarios y de hecho soñamos con hacer películas juntos. Fundamentalmente por la risa, nos lo pasamos muy bien juntos. Hace unos meses estábamos editando los dos nuestras pelis en Santa Mónica, compartiendo casa coche y vida. 

Una imagen de Violet


- VDC:Sin embargo, se antoja mucho más complicado codirigir un largometraje que un cortometraje, porque detrás hay más mentes pensantes que pueden llegar a imponer, ¿no? 

- L.B.: Depende de cómo te entiendas con la otra persona. Hay gente con la que no podría codirigir ni llamar a Telepizza, y gente con la que podría hacer una trilogía. Creo que él y yo podríamos hacer mil historias juntos. Las haremos. 


- VDC: Cambiamos al mundo del cortometraje. Considero que eres una voz autorizada para hablar del tema, y el corto en este país está un poco marginal. Cuéntame tu opinión del formato. ¿Por qué es solo una vía de inicio y no tiene posibilidades de ser un medio final en sí mismo, que pueda ser comercializado como otra película cualquiera? 

- L.B.: Jolín, ya me gustaría a mí. Tengo un corto escrito que me gustaría hacer, el otro día empecé a escribir otro… Sí que es verdad que, cuando haces películas, tiendes a escribir cortos muy caros, esto sí que lo he visto. Los cortos que me apetece hacer ahora son bastante caros, pero yo quiero seguir haciendo cortos y me gustaría que los realizadores siguieran haciéndolos. Por eso iniciativas como Paris, I love you y ese tipo de cosas son interesantes, y sería bueno que hubiera un comisionado al respecto para fijarse en ellas; hacer mini-formatos, hacer cine “pequeñito”… Alguien dijo un día: si tú grabas un single, eres músico; así que, si ruedas un corto, eres cineasta y no cortometrajista. ¿Cortázar mola? Cortázar es uno de los mejores escritores de la historia y es fundamentalmente conocido por sus relatos cortos (más allá de Rayuela). No hay el respeto por el cortometrajista que sí existe por el escritor de relatos o por el músico que graba un single. Respecto a la industria, bien programado, podrían tener una salida los cortos, podrían salir con películas, por ejemplo.


- VDC: ¿En lugar de programar cinco trailers, poner alguno menos y en su lugar algún corto? 

- L.B.: Quitar los trailers no, porque de eso se nutren las salas; yo optaría por no quitar nada, por ponerlo todo. En Los Ángeles no te puedes imaginar la de mandanga que nos colocan antes de una película. Igual pasan 20 minutos hasta que empieza. También podríamos copiar eso, como hacemos con el resto de cosas.

Una imagen de Violet


- VDC: ¿Algún comentario puntual con lo que está pasando en España acerca del sistema de política de recortes en las subvenciones al cine español por parte del gobierno? 

- L.B.: Allá donde voy soy cine español, entonces, desde mi posición, creo que hacemos un flaco favor si los que estamos fuera currándonos una imagen y una idea de nuestro cine, tenemos gente que es capaz de decir lo que hemos oído últimamente. Me parece muy osado: yo no tengo conocimiento de política suficiente como para saber lo bueno o lo malo que es un político, pero por lo menos le doy el beneficio de la duda. Entonces me sorprende que haya gente que, sin el conocimiento suficiente, sí que ose inmiscuirse en aspectos de otro sector que no domina. Yo recluté a españoles en Los ángeles para hacer mi peli y apoyar a la industria. Lo único que podemos hacer desde la posición que tenemos es luchar honradamente, defender nuestro cine y cuidarlo en la manera de lo posible. Más no puedo decir porque no quiero meterme en berenjenales que no son de mi competencia, me parecería muy osado. Pero en fin, tú le das un micro a cualquiera y en un cuarto de hora se autodestruye. Te lo garantizo. 


Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Entrevistas