VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Entrevista a Tonio L. Alarcón
Jueves, 03 de Noviembre de 2011


Valoración espectadores: 9.75

Tonio L. Alarcón, orgulloso con su libro

Os presentamos a Tonio L. Alarcón, uno de los críticos de cine con mejor y más clara pluma de todo el territorio nacional. Habitual redactor de publicaciones especializadas como Dirigido por e Imágenes de actualidad, así como del cultural de La Vanguardia, Scifiworld magazine o la revista web Miradas de cine, ha colaborado en varios (y muy interesantes) libros colectivos publicados a raíz del Festival de Sitges o de la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, pero ahora por fin se lanza a la aventura y publica su primer libro en solitario: Superhéroes. Del cómic al cine. Un lujoso volumen de 280 páginas donde realiza un ameno a la par que ilustrativo comentario sobre este nuevo "género" que son las adaptaciones al cine de grandes éxitos del cómic. No faltan detalles sobre las películas en cuestión, así como tampoco se olvida de repasar brevemente las obras originales en papel, todo ello acompañado de un profuso material gráfico (en un nuevo y brillante trabajo de la excelente editora Calamar) que hará las delicias de todos los aficionados. Nos hemos puesto en contacto con él y, amablemente, nos ha respondido a algunas preguntas que servirán no sólo para dar a conocer su clarificador libro, sino también para ir un poco más allá y establecer un diálogo de primera mano sobre la propia crítica cinematográfica, de la mano de alguien que la conoce muy bien...

Lo primero de todo, Tonio: ¿qué te impulsa a escribir este libro, tu primero en solitario tras tus múltiples colaboraciones en publicaciones con varios autores, aparte de tu habitual participación como crítico en la revista Dirigido por y en la prensa escrita?

Me lleva, sobre todo, el convencimiento de que, después de participar en tantos libros colectivos, ya iba siendo hora de ponerme a escribir una obra en solitario, y poder ver, por fin, mi nombre en la portada, al ladito del título. Ver tu nombre allí impreso, en las estanterías de las librerías, es todo un subidón.


¿Eras de aquellos niños que devoraban tebeos al salir del cole?

Al salir, al entrar, durante, tras... Hablando en serio, sí, leía muchos cómics, pero no exclusivamente de superhéroes. También me gustaba mucho Ibáñez y, en general, toda la generación de los Escobar, Vázquez y compañía.


¿Cuánto tiempo te ha llevado su preparación y de qué manera has sido capaz de compaginarla con tu actividad rutinaria?

El pistoletazo de salida del proyecto fue a finales del año pasado, más o menos, pero para entonces ya tenía una estructura muy definida, y también tenía bastante claro lo que quería decir. La verdad es que el proceso de escritura ha sido bastante rápido, a pesar de tener que compaginarlo con mis deberes como padre primerizo, precisamente porque es una materia que tengo muy asimilada. Si te soy sincero, no quise repasar referentes ni leer más materiales que la pura documentación: quise reflejar mis impresiones personales, sin aditivos ni conservantes, así que intenté mantenerme lo más “virgen” posible.


¿Qué dificultades entraña, hoy día, publicar un libro de ámbito cinematográfico, siendo además tan específico (por su ceñimiento a un “género” concreto) como lo es éste?

La principal dificultad es que el mundo editorial vive un momento de crisis bastante grave. Y no sólo porque, como se dice en algunos círculos, el papel esté condenado (yo, la verdad, no soy de esas opinión: creo que el papel y el digital convivirán), sino sobre todo por dos razones: la progresiva popularización de la incultura como estado natural del ser humano, y esta brutal crisis económica que hace que los precios de cualquier producto estén muy por encima de su valor real.

Portada del libro

¿Qué público trata de buscar esta publicación?

Va dirigido a todo tipo de público. Es decir, no intenta ser un libro hiperespecializado, como pueden serlo mis críticas en Dirigido, sino mucho más divulgativo, abierto a que cualquiera pueda disfrutarlo sin necesidad de grandes conocimientos. Eso sí, he dejado conscientemente huecos de conocimiento sin cubrir para dar pie al lector a que investigue él mismo, por su cuenta.


¿Vas más allá del análisis meramente cinematográfico, o te detienes a comentar las historias gráficas originales que posteriormente se convirtieron en película?

Está centrado básicamente en el ámbito cinematográfico. Hablo un poco de los cómics, pero siempre en relación a sus adaptaciones, no me detengo a hacer análisis de las viñetas: para eso existen otros libros.


Vayamos un poco más allá. ¿Cuál crees que es el origen de tanta adaptación en los últimos años? ¿No será la constatación de la tan cacareada falta de ideas en el seno de Hollywood, o por el contrario se trata de la normal irrupción de un nuevo “género”, por más que en verdad siempre haya estado ahí? ¿O es en realidad la suma de ambos factores?

Dejando un lado que, en realidad, la relación entre cómic de superhéroes y cine viene de muy lejos, ya de la época de los seriales, hay que pensar algo: aunque nos guste pensar lo contrario, el cine es un negocio, así que es lógico que se busquen formas de atraer al público y de generar taquillazos. En lugar de enfocarlo por la tan comentada “falta de ideas” de Hollywood, habría que preguntarse otra cosa: ¿por qué la gente va a ver masivamente películas de superhéroes? Porque suponen un retorno perfecto al cine de aventuras de antaño, y un entretenimiento que nos hace olvidar de la negrísima situación sociopolítica actual.


¿Y le ves algún futuro artísticamente productivo? Porque, personalmente, encuentro bastante flojas la inmensa mayoría de las adaptaciones… si bien hay gloriosas excepciones. ¿Opinas lo mismo?

No, no estoy de acuerdo. Como en todos los géneros, hay películas malas, otras pasables, pero también algunas que me parecen especialmente brillantes: el Superman de Richard Donner, los Batman de Burton y Nolan, el Spider-Man de Raimi, los X-Men de Singer y Vaughn, el Hulk de Lee, incluso el Capitán América de Johnson... Por no hablar de héroes creados en exclusiva para la pantalla como Darkman, El protegido, Los Increíbles, Super o Dr. Horrible’s Sing-Along Blog. Hay mucho que reivindicar.

Un ejemplo del interior

Quiero aprovechar tu afortunada presencia para abordar el estado de la crítica, de la que eres baluarte. ¿Consideras que se encuentra en una fase decisiva, en la cual quizá sea necesario un proceso de, digámoslo así, renovación o adecuación a los tiempos que corren, tan cambiantes e imprevisibles?

Ése es un debate, heredado de la publicación de Mutaciones del cine contemporáneo, que creo que a estas alturas ya está un poco agotado. Y por otra parte, me parece un poco paradójico: se habla de que los críticos debemos abrirnos, aceptar las nuevas formas de narrar que vienen de fuera, pero en cambio se desprecia el cine comercial americano, del que surgen obras muy interesantes, que también cabría defender. De hecho, creo que, muy al contrario, la crítica debería limitarse a hacer lo que hace, analizar películas, y no preocuparse de si nos llegan por cine, DVD o P2P, y mucho menos de su nacionalidad: a veces se nos olvida que ésta es una disciplina subjetiva, que parte absolutamente de los gustos de cada uno. Lo que hay que hacer es ser honesto, por encima de todo.


¿Cuál es su papel hoy en día? ¿Crees, realmente, que el público le presta alguna atención, no digamos ya que considera importante su veredicto a la hora de valorar un film?

No creo que el público general nos preste especial atención más allá de las estrellitas... Quizás hagan algo más de caso a los críticos de los periódicos, los Carlos Boyero, Oti Rodríguez Marchante, Jordi Costa o Quim Casas, pero en realidad nuestra tarea es mucho más minoritaria. Se trata, al fin y al cabo, de generar un bien cultural, lo que no es del agrado de cualquiera, y más en la sociedad actual, en la que parece que la ignorancia es algo no sólo aceptado, sino incluso celebrado.


¿De qué manera afecta la crisis económica al sector? Por todos es sabido que no se trata de una “profesión” boyante, pero ¿notas que haya una menor demanda de artículos por parte de los medios de publicación correspondientes?

Como ya te comentaba antes, ha afectado, y mucho. Mantener una publicación mensual en papel es carísimo, y cada vez resulta más difícil. Que Dirigido siga sobreviviendo a estas alturas es casi un milagro, así que te puedes imaginar que cada vez hay menos espacios para escribir... Y en esta profesión somos muchos. Algo parecido pasa con los volúmenes para festivales, entidades, y demás: como hay menos dinero, también se edita menos, y de forma más económica.


Para terminar, nos gustaría saber si tienes algún otro proyecto editorial en mente, y si eres optimista con respecto al futuro.

De momento, estoy tomándome un descanso, a la espera de que se publique otro libro colectivo en el que he intervenido, Apocalipsis ya: El cine del fin del mundo, y a concretar otro que se publicará el año que viene. La verdad, optimista lo soy poco: la situación es muy grave, sobre todo porque cuando la economía se resiente, una de las primeras cosas en las que se recorta es en cultura... Ya se sabe que lo mejor es que el pueblo se mantenga en la ignorancia, y distraerlos con el fútbol, los realities y otros fenómenos que no les obliguen a pensar.


Muchas gracias por tu tiempo, Tonio. Te deseamos lo mejor en lo sucesivo.

Muchas gracias a vosotros. Muchas felicidades por vuestro proyecto, y sobre todo porque siga viento en popa... ¡Que siga así muchos años!


Compartir
Comentarios (2)
  • XXYY

    Está ya a la venta en librerías? estará en "casi todas"? Cuanto cuesta aprox.??

  • Dr. Manhattan

    Sí, ya está a la venta y cuesta 35 euros.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Entrevistas