VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Clint Mansell: Atmósferas para el Demiurgo
Escrito por Agente Cooper   
Viernes, 20 de Febrero de 2009


Valoración espectadores: 8.69

Clint Mansell: Atmósferas para el Demiurgo

Repasando los diferentes trabajos de Darren Aronofsky, encontrarermos un único elemento común en todas ellos: su amigo Clint Mansell, líder del grupo PWEI (Pop Will Eat Itself) y, desde su temprana colaboración en Pi, compositor de la banda sonora de todos y cada uno de sus trabajos. Por tanto, cualquier intento de ahondar en el especial cuidado que Aronofsky dedica a la música en sus películas conlleva acercarse a la figura de este camaleónico compositor.

Es cierto que, tras la aclamación generalizada que obtuvo por la banda sonora de Réquiem por un Sueño, ha podido colaborar con otros directores, ha ampliado su espectro de acción a los videojuegos y ha retomado fugazmente su carrera dentro del pop más convencional con su grupo; pero en todo caso, resulta inevitable ligar su trabajo a las cinco bandas sonoras compuestas para Darren Aronofsky. Una evolución apreciable que tiene su punto de partida en la electrónica más vanguardista y poco a poco ha sabido adaptarse a las variadas exigencias que la progresión cinematográfica del director neoyorquino ha ido demandando, hasta el punto de convertirse en uno de los elementos esenciales de su cine.

Pi (Fe en el Caos)Pi (Fe en el Caos):
Clint Mansell - pir2
Aphex Twin – Bucephalus Bouncing Ball


Si, como menciona su protagonista, las matemáticas son el lenguaje de la naturaleza, se entiende que las extravagantes atmósferas que envuelven la ópera prima de Darren Aronofsky provengan de un ordenador. Nadie pondrá en duda que hacer una banda sonora puramente electrónica es un tanto arriesgado, pero la juventud tienen ese punto alocado que nos hace sentir especiales y no temer el riesgo. Clint Mansell incluyó en la nómina a lo más granado de la I.D.M. (Intelligent Dance Music) de mediados de los 90, bandas como Autechre, Aphex Twin, Orbital, Massive Attack o Gus Gus para envolver la pesadilla borgiana del atormentado matemático que protagoniza Pi. Ritmos sincopados que, sin concesión alguna a la normalidad, recorren del primer al último segundo de la obra mezclando lo atmosférico y lo dramático. Mansell se reserva para sí las piezas más recordadas de la película, denominadas, como no, πr2 y 2πr, fórmulas del área y longitud de una circunferencia de la que casi obtiene su cuadratura.


Requiem por un sueñoRéquiem por un Sueño:
Clint Mansell - Lux Aeterna
Clint Mansell - Fear

La cuadratura. A pesar de todo, una banda sonora magistral. Y digo a pesar de todo porque el abuso que ha sufrido Lux Aeterna, su tema más conocido, ha sido tal que gran parte de la gente conoce la pieza sin identificarla con Réquiem Por un Sueño. El peso específico de Clint Mansell resulta evidente, en parte gracias a David Harrington, John Sherba (violines), Hank Dutt (viola) y Jennifer Culp (violonchelo), componentes del Kronos Quartet. Junto a ellos, responsables de los excelentes arreglos de cuerda que acompañan a la habitual carga electrónica de de la partitura de Mansell, regaló a Aronofsky la guinda para una película excepcional, que resulta inconcebible sin la música que la acompaña. Una progresión paralela al descenso al abismo de los protagonistas que aguanta las acometidas del director hasta en su tormentoso climax, perfectamente acompañado por la estridencia de 'Fear'. Un clásico.

La Fuente La Fuente de la Vida:
Clint Mansell - Death is the road to awe


La reflexión metafísica que Aronofsky planteó en La Fuente de la Vida sobre la mortalidad del ser humano contó de nuevo con la dupla Mansell / Kronos Quartet a los mandos, convertida en terceto tras sumarse Mogwai al proyecto. Incluso David Bowie -una petición del propio Aronofsky que consideraba 'Space Odity' como una influencia directa de la parte del astroanuta- se involucró en a preproducción sin fruto final alguno. Cada uno de los elementos del tríptico en que se divide aparentemente la historia cuenta con su propia atmósfera. En palabras de propio compositor, Mansell buscaba obtener una sensacón "orgánica" de la música, que la partitura "floreciera" con la película. Para ello generó un ritmo substancial común a todas las piezas sobre el que iba construyendo cada pista y eliminó casi por completo cualquier elemento electrónico, dando preferencia a los arreglos orquestales. Sus dos piezas finales (en lo que a la obra se refiere, es decir, sin contar los créditos): 'Finish it' y 'Death is the road to Awe', se elevan con apabullante solemnidad en la convergencia de las tres ramas del árbol que compone la historia.

El Luchador The Wrestler:
Clint Mansell - El Luchador
Bruce Springsteen - The Wrestler

La importancia de la música en The Wrestler es doblemente significativa. Mansell retoma, tras La Fuente de la Vida, texturas de su primera época en una partitura minimalista que gravita casi siempre en torno a un puñado de punteos a una guitarra (a alguien puede recordar el comienzo de Our Love to Admire de Interpol). Notas aisladas que acompañan al solitario luchador en su particular pelea con la vida.
Aronofsky hace uso del elemento musical para definir también las diferentes generaciones de los tres personajes (80/Hard Rock; 90/Grunge; 2000/New York Scene), insinuando con ello la dificultad para crear lazos entre ellos. Con este fin introduce canciones reales en la banda sonora de la cinta por primera vez en su carrera. Axl Rose cedió gratuitamente los derechos de su archiconocida 'Sweet Child Of Mine' debido a los problemas de presupuesto de la película tras una conversación con Mickey Rourke, que también consiguió convener a Aronofsky para incorporar a Bruce Springsteen.

Cisne NegroCisne Negro:
Clint Mansell - Night of Terror
Clint Mansell - A Swan is Born

Mansell, por primera vez formalmente encorsetado, desarrolla esta banda sonora utilizando como punto de partida el ballet compuesto por Tchaicovsky -razón por la que no ha podido competir al Oscar a la mejor banda sonora original-. Como en el film, la estridencia va invadiendo poco a poco la partitura, que comienza suave, delicada; y va "deformándose" hasta convertirse en una colección de piezas trepidantes, con la disonancia a flor de piel y capaces de sobresaltar. Night of Terror es el mejor ejemplo de ello. Quizá no sea su trabajo más brillante, pero Mansell vuelve a demostrar una capacidad de adaptación asombrosa. Cabe destacar que en la banda sonora oficial de la película no se incluyen las piezas que los Chemical Brothers realizaron para las escenas de la discoteca.

Compartir
Comentarios (3)
  • barry lyndon

    La gran música de Requiem Por Un Sueño la ponen en miles de anuncios y reportajes..joer,..para todo!

    De aquí a nada, como creo que apunto alguien en RadioMascota: hasta para ver comerse las famosas natillas a Messi.

  • error humano

    El trailer de Las Dos Torres incluía el Lux Aeterna de Requiem, pero es que, de hecho, tengo entendido que Mansell hizo una versión ligeramente modificada encargada expresamente para promocionar la película. Curioso, teniendo en cuenta que Howard Shore compuso una maravilla de BSO.

  • agente cooper

    Yo recuerdo hasta ponerla con los goles de cada jornada... incluso un youtube de la euro2008 creo recordar que la usaba de banda sonora.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Artículos