VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Indiana Jones: Sensaciones emocionantes, recuerdos emocionales
Escrito por Dr. Manhattan   
Jueves, 22 de Mayo de 2008


Valoración espectadores: 6.90

Indiana Jones

Sólo será necesario escuchar de nuevo los grandiosos acordes del tema principal que John Williams ideó para la saga para empezar a comprender ante qué clase de espectáculo nos encontramos. Otra vez. Y serán cuatro.

 

Cartel de Indiana Jones 4

Bastará volver a ver a Harrison Ford ataviado con su inconfundible sombrero y característico látigo para que se nos olviden de sopetón los 19 años pasados desde la última vez, y ciertamente nos importarán poco las arrugas, las cuales el Doctor Jones, si mantiene esa mordaz socarronería y lúdico cinismo habituales en él, sabrá disimular de manera similar a la mejor de sus escurridizas evasiones. Y nosotros lo gozaremos.

Emociones. Es lo que siempre me han deparado las aventuras de Indiana Jones, y lo que, espero, me siga ofreciendo esta cuarta entrega. Sensaciones de riesgo -figurado y ciertamente exagerado, sí, pero eso es precisamente lo que pide el cuerpo cuando uno se sitúa frente a héroes como éste- cuya mayor dificultad es lograr transmitirlo, cosa que no todos son capaces de hacer. Spielberg sí.

Steven Spielberg

Porque el paso de los años proporciona sin duda una perspectiva diferente de las cosas, dota de una madurez que te hace mirar de manera cada vez más certera, más aproximada a la realidad, despojando así la absoluta despreocupación de la que, ¡ay, suerte!, goza un niño, gozaba un niño como yo. Pero los recuerdos permanecen imborrables, eso también es suerte. Y a mí, al hablar de este nuestro querido “correrías”, se me viene inevitablemente a la memoria el verle saltando de camión en camión peleándose contra los malos malísimos, dentro de una carrera frenética en busca del Arca Perdida; y si no, bien pronto me lo encuentro dentro de un ominoso Templo Maldito, haciéndome sufrir lo indecible creyendo que ya se había convertido al lado oscuro y que realmente estaba dispuesto a arrancar corazones -literal y figuradamente-; pero, por si acaso, siempre me queda la simpatía que irradia el verle junto a su bonachón padre partir rumbo al poniente, entonces sabedores todos que hay cosas mucho más importantes que el preciado Santo Grial, cerrándose así, verdaderamente, una secuencia de imágenes maravillosa.

Son recuerdos, todos ellos, que transportan a la niñez. Pero no sólo por el hecho de recordar en sí, sino porque suponen la constatación de una de las mejores y más elaboradas formas de disfrute jamás llevadas a la gran pantalla, aquéllas que sólo un niño sería capaz de vivir plenamente. Pero no, aquí da igual la edad. Y es justamente ahora cuando se entremezclan excelsos sentimientos pasados con auténticas emociones presentes, reales, actuales. Ése es el incendiario cóctel que causa esta explosión de felicidad de la que les vengo hablando.

Harrison Ford como Indiana Jones

Por todo ello, por esta clase de deleite desenfrenado y rebosante de adrenalina, que quiere desentenderse de cualquier forma de análisis y vivir únicamente de la emoción, no me pararé a enumerar las incontables virtudes cinematográficas que engrandecen y justifican más aún la recordada y mítica figura del aventurero. Porque ese niño grande que todos llevamos dentro ni siquiera desea saber quién es Harrison Ford; sólo sabe que Indiana Jones le causa admiración. No conoce a Steven Spielberg; sencillamente brinca de su asiento cuando éste le impresiona con esa fugaz y trepidante escapada. Tampoco es consciente de la magnitud de John Williams; sin embargo con el paso de los años seguirá silvando algo. Ni sabe de localizaciones o iluminación; tan sólo ansía acompañar a su héroe en medio de la selva, del desierto o dondequiera que lance su látigo, ya sea día o noche. Sólo de mayor, ya vuelto a la realidad desde los designios del cuento, será consciente del significado de una palabra. ÉPICA.

Compartir
Comentarios (7)
  • Rolo Tomasi  - ¡Quiero verla yaaaaaaa!

    ¡Qué manera de crear expectación!

    Pfffff, Indy es aventura en estado puro y todo lo que he oído y leído sobre esta nueva entrega no hace más que aumentar mis ganas de verla. Con que cumpla la mitad de mis expectativas saldré del cine con una sonrisa de oreja a oreja y con un subidón de adrenalina que no me va a dejar dormir en tres días por lo menos.

  • Mr. Sandman

    Yo soy el primero que iba al cine con ganas de disfrutar y el veredicto es claro: la primera parte es disfrutable, la segunda es horrorosa.Es una pena, de verdad.

  • Inmafun

    No soy demasiado fan, pero estoy deacuerdo contigo en el punto nostálgico. No creo q me vaya a encandilar, pero seguro que me traerá recuerdos de la infancia. Tiene un algo especial. Recibirás noticias mías cuando la vea.

  • Dr. Manhattan  - ¿Por qué volviste, Indy?

    Ni que decir tiene que, vista la cuarta parte, resulta una película absolutamente innecesaria, fuera de contexto y repleta de un exceso a todas luces desmedido, que sin duda desmejora el recuerdo de esta mítica figura. Una lástima.

  • Rolo Tomasi  - re: ¿Por qué volviste, Indy?
    Dr. Manhattan escribió:
    Ni que decir tiene que, vista la cuarta parte, resulta una película absolutamente innecesaria, fuera de contexto y repleta de un exceso a todas luces desmedido, que sin duda desmejora el recuerdo de esta mítica figura. Una lástima.

    H ay películas que se hacen con el único propósito de entretener, de divertir a la gente. Las cuatro de Indy pertenecen a esa clase de cine y todas, incluida la calavera de cristal, consiguen su objetivo mucho mejor que la inmensa mayoría de películas de ese estilo. Sólo hay que dejarse llevar y disfrutar.

  • Anónimo  - re: re: ¿Por qué volviste, Indy?
    Rolo Tomasi escribió:
    Dr. Manhattan escribió:
    Ni que decir tiene que, vista la cuarta parte, resulta una película absolutamente innecesaria, fuera de contexto y repleta de un exceso a todas luces desmedido, que sin duda desmejora el recuerdo de esta mítica figura. Una lástima.


    Hay películas que se hacen con el único propósito de entretener, de divertir a la gente. Las cuatro de Indy pertenecen a esa clase de cine y todas, incluida la calavera de cristal, consiguen su objetivo mucho mejor que la inmensa mayoría de películas de ese estilo. Sólo hay que dejarse llevar y disfrutar.


    Lamentablemente, que entretenga no es suficiente para ser tenida en cuenta; las cuatro entretienen, sí, pero mientras las tres primeras son buenas películas de aventuras que mantienen una cierta coherencia interna e interrelación, esta última película se sale de madre por todos lados, violando la aventura clásica del héroe en favor de un desmedido guiño al espectáculo más mercantil, sumiso a las nuevas generaciones.

  • Rolo Tomasi  - re: re: re: ¿Por qué volviste, Indy?
    Dr. Manhattan escribió:
    Lament ablemente, que entretenga no es suficiente para ser tenida en cuenta; las cuatro entretienen, sí, pero mientras las tres primeras son buenas películas de aventuras que mantienen una cierta coherencia interna e interrelación, esta última película se sale de madre por todos lados, violando la aventura clásica del héroe en favor de un desmedido guiño al espectáculo más mercantil, sumiso a las nuevas generaciones.

    ¿Que se sale de madre por todos lados? ¿Guiño al espectáculo más mercantil? Hay más cine en un fotograma de Indy 4 que en muchos "coñazos" de autor.

    Si con lo de interrelación te refieres a que "La última cruzada" copiaba muchas cosas de "En busca del Arca Perdida", llevas toda la razón del mundo.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Artículos