VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Cannes 2009: En Busca del Prestigio Perpetuo
Escrito por Agente Cooper   
Miércoles, 13 de Mayo de 2009


Valoración espectadores: 8.33

Arranca Cannes 2009. En la ciudad del celuloide de la glamorosa Costa Azul comienza el encuentro más importante del calendario cinematográfico mundial. Por relevancia, por glamour, por calidad histórica, por convertirse en un bullicioso zoco donde van y vienen productores en busca de acuerdos de distribución, porque Cannes, en definitiva, es diferente, algo más, mucho más que un festival de cine. Todavía excesivamente jóvenes, en VaDeCine.es no podremos cubrir el evento de la manera que se merece, así que hemos preferido ofreceros en este artículo un pequeño informe previo que os sirva cuando menos para saber qué esperar de este año, desde su comienzo hoy mismo hasta su conclusión el próximo 24 de Mayo cuando se desvele el palmarés del festival. Una edición que contará con los últimos trabajos de algunos de los representantes fundamentales del actual universo CINE, repartidos en sus diferentes secciones, directores a los que acompañarán tres de nuestras figuras de mayor calado internacional: Pedro Almodóvar, Isabel Coixet y Alejandro Amenábar, los dos primeros en la sección oficial a concurso.


La Palma de Oro. Ese Dorado Objeto de Deseo

Cuando Isabelle Huppert anuncie el largometraje ganador de la Palma de Oro 2009 y sus acompañantes en el palmarés, será consciente de la relevancia que esa pequeña lista tendrá en el futuro, no en vano ha sido incluida por partida doble en tan exclusivo grupo con Violette Nozière de Claude Chabrol y La Pianista de Michael Haneke. La actriz francesa será la presidenta de un jurado cuya distribución atiende, o así lo pretende cada año, a realidad cinematográfica actual. Tres nombres asiáticos (Lee Chang-Dong, Shu Qi, Sharmila Tagore), tres anglosajones (Robin Wright, James Gray, Hanif Kureishi) y tres europeos (Isabelle Huppert, Asia Argento, Nuri Bilge Ceylan) conforman el cónclave que otorgará el premio por excelencia del cine de autor, un pasaje para la historia (y seguramente también un buen empujón económico) al que optan 20 títulos en una sección oficial llena de  músculo, compuesta por varios ganadores en anteriores ocasiones (Tarantino, Campion, Von Trier, Loach) más un puñado de nombres largamente premiados (Haneke, Lee y Almodóvar), que acechan desde hace tiempo la preciada pareja de ramas doradas.

Isabelle Huppert

Os proponemos a continuación un repaso a los representantes más conocidos por el público en general de la lista de aspirantes:

Inglorious Basterds (Quentin Tarantino): El último gran icono del cine vuelve al lugar de su consagración. Pocos momentos del festival serán tan concurridos como la presentación al mundo la inmersión en el Nazismo de Quentin Tarantino. Esperen cualquier cosa menos indiferencia. Tarantino se lo pasará de maravilla, estará en su (jodida) salsa si tiene que volver a aguantar silbidos, como en aquel lejano 1994, al recoger una de las Palmas de Oro que, a la larga, más prestigio ha dado al festival.

Antichrist (Lars Von Trier) :
Un trailer áspero como su cine, pero novedoso en el género (de terror) en el que el director danés se zambulle. Sólo tres líneas en la synopsis facilitada por la web del festival: “Una pareja apenada se retira a “Eden”, su cabaña aislada en los bosques, donde esperan curar sus corazones rotos en un matrimonio con problemas. Pero la naturaleza sigue su curso y las cosas van de mal en peor…” Lars sabe cómo hacerse esperar.

Image

Los Abrazos Rotos (Pedro Almodóvar): Premiado su elenco de actrices en Volver hace tres años, encargado de abrir el festival con La Mala Educación y ganador del premio al mejor director con Todo Sobre mi Madre, el director manchego continúa su idilio con el festival optando este año a la Palma de Oro. El frío paso por nuestras carteleras no parece augurar que Los Abrazos Rotos sea el largometraje con el que Almodóvar se haga por fin con esa Palma de Oro que tanto ha rondado y todavía se le resiste. Pero quien sabe, Francia siempre fue un feudo amigo durante años y años de varapalos por parte de la crítica española.

Map of the Sounds of Tokyo (Isabel Coixet)
: Coixet sigue a la búsqueda de la historia perfecta allá donde le permitan filmar con su cámara. Ahora en Japón, con Rinko Kikuchi (la chica de Babel) al frente y aroma a Haruki Murakami, Coixet rinde homenaje a una ciudad y toda una cultura. No descarten que la directora de las gafas de pasta dé la sorpresa y alcance lo que Sofia Coppola estuvo a punto de conseguir con Lost in Translation.


Taking Woodstock (Ang Lee): Posiblemente uno de los nombres que más unanimidad provoca en la actualidad. Su cine permanece en la retina, no cabe duda. Títulos como La Tormenta de Hielo, Tigre y Dragón, Sentido y Sensibilidad y Brokeback Mountain demuestran además una versatilidad sin parangón en la actualidad. Se espera mucho de su visión de todo ese maravilloso y alocado sueño que rodeó la organización de Woodstock, un momento único en la historia de la música y crucial de toda una generación, una explosión de universal onda expansiva que tuvo lugar en medio de ninguna parte, cuando nadie lo esperaba.

Looking For Eric (Ken Loach):
El director inglés tratará de retomar, sin dejar sus habituales temas sociales, lo realmente importante: el esplendor de trabajos pretéritos (El Viento que Agita la Cebada, su Palma de Oro, fue un premio discutidísimo). Títulos imprescindibles como Mi Nombre es Joe cada vez se encuentran más lejanos en el tiempo. Le esperamos.

Bright Star (Jane Campion):
Escrita y dirigida por la cineasta australiana ganadora de la Palma de Oro por El Piano, Bright Star es un apasionado romance entre un joven poeta y una estudiante de moda a comienzos del siglo XIX en el que parece retomar lugares comunes a aquella cinta en un intento por reflotar una carrera en cierto modo devorada por aquel tempranero premio.

Das Weisse Band (Michael Haneke): Premiado por La Pianista y Caché, y aclamado con Funny Games, Michael Haneke vuelve a Cannes con Das Weisse Band (El Lazo Blanco), centrada en una escuela rural del norte de Alemania hacia 1913. La presidencia de Huppert, asidua intérprete de sus películas, posiblemente juegue en contra del director austriaco en sus pretensiones de ganar por fin la Palma de Oro.

Bak-Jwi (Park Chan-Wook):
Ganador moral de la Palma de Oro en 2004, el director de Old Boy vuelve a Cannes con Sed, película, como Déjame Entrar, a la que calificar como “de vampiros” seguramente sea limitarla demasiado dada la filmografía del surcoreano. Leyendo la sinopsis, los seguidores de la violenta hermosura de Park confiamos en encontrar genialidad en su extravagante historia.

Image

Entre el resto de películas concurrentes no hay que olvidar a dos veteranos del festival: Alain Resnais con Les Herbes Folles, y Marco Bellochio, en su sexta participación en la sección oficial, con Vincere. En cualquier caso, Cannes no sería Cannes sin sorpresas, y es bastante probable que la futura ganadora de la Palma de Oro se encuentre entre las restantes 9 películas de directores desconocidos para casi todo el mundo, que aspiran a ser, a partir de ese ansiado momento, figuras cuyo trabajo será seguido con curiosidad, casi de por vida, por esa facción de público inquieto que todavía espera(mos) del cine que aspire a ser arte, y no sólo un mero pasatiempo de fin de semana.

Películas restantes en la sección oficial:
- Spring Fever (Lou Ye)
- Enter the Void (Gaspar Noe)
- Face (Tsai Ming-liang)
- In the Beginning (Xavier Giannoli)
- A Prophet (Jacques Audiard)
- Vengeance (Johnnie To)
- The Time That Remains (Elia Suleiman)
- Kinatay (Brillante Mendoza)
- Fish Tank (Andrea Arnold) 

Cannes en paralelo
Obviamente oscurecidos por la siempre esencial sección oficial, el festival despliega sus tentáculos en una variada gama de actos paralelos que dan cabida a todo tipo de formatos y directores, con el fin de asegurar la diversidad de enfoques artísticos. Prueba de ello deben ser las 20 películas seleccionadas para la sección Una Cierta Mirada, segundo premio en importancia del festival, cuyo jurado preside Paolo Sorrentino. Multitud de directores desconocidos, repartidos principalmente entre la periferia europea y Oriente, se agolpan en un pelotón donde sólo acierta a destacar Kuki Ningyo (La Muñeca de Aire), lo nuevo de Hirokazu Koreeda, director de la maravillosa Nadie Sabe.

En el apartado de cortometrajes también habrá representación española a concurso. El premio, ojo, es también denominado Palma de Oro en una clara apuesta por el formato. Que Alex Brendemühl reciba el galardón por su cortometraje Rumbo a Peor, dependerá de un jurado presidido por el eminente John Boorman.
Un último premio completará el palmarés: La Cámara de Oro, galardón reservado a la mejor ópera prima entre todas las películas de las diferentes secciones.

Dos películas, que se pueden considerar parte de la sección oficial y sin embargo no optan a la Palma de Oro, recibirán la máxima atención mediática por ser las encargadas de abrir y cerrar el festival. Elegida estratégicamente para dar el pistoletazo de salida de este año, Pixar presentará mundialmente Up, su nuevo trabajo de animación, ya en 3D. Por primera vez en la historia una película animada tendrá tal honor. Cannes nunca ha sido ajeno al devenir del cine comercial y ya incluyó Shrek en la sección oficial hace unos años. En el otro lado de la cuerda, Coco Chanel & Igor Stravinsky de Jan Kounen pondrá el punto final al festival en forma de biopic de la famosa modista.


Otras tres películas fuera de competición atraerán los flashes de los fotografos durante el festival. El inefable Terry Gilliam presentará su nueva obra The Imaginarium of Doctor Parnassus, película con reparto estelar que sin embargo está llamada a ocupar páginas de periódico por contener, ahora sí, los últimos fotogramas de Heath Ledger antes de su muerte. No menos importante para nosotros será constatar la acogida que tendrá el esperadísimo estreno mundial de Ágora, el quinto trabajo de Alejandro Amenábar. Una película con aspiraciones globales que marca el retorno del director de Los Otros a la primera línea del cine mundial, admirablemente empeñado en hacerlo desde nuestro país, alejado de Hollywood. La película cuenta eso sí con un reaprto de lujo con Rachel Weisz a la cabeza. Completa la terna de películas fuera de concurso L’armée du Crime de Robert Guédiguian.


Otra terna de películas, con el terror como común denominador, se proyectarán en pases especiales de medianoche. Una de ellas es Drag me to Hell, lo nuevo de Sam Raimi. El director de Evil Dead vuele en Cannes al género que le consagró. El festival se completa con una retrospectiva denominada Cannes Clasics, presidida por Martin Scorssese, que volverá a proyectar largometrajes presentes en otras ediciones, entre los que destacan auténticas obras maestras como L’aventura de Antonioni o Las Vacaciones del Señor Hulot de Jacques Tati.

Image

Ya lo ven, Cannes se asemeja a una visita al Louvre o al Prado. Un auténtico conjunto inabarcable de arte comentado por críticos dopados con cafeína, y fotografiado desde casi cualquier ángulo por los cientos de periodistas gráficos que allí se darán cita. A nosotros como espectadores, sólo nos quedará juzgar, seguramente mucho más tarde, la verdad de lo que nos han contado.

Tags: cannes  
Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Artículos