VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Cannes: Años 80
Escrito por Error Humano   
Miércoles, 13 de Mayo de 2009


Valoración espectadores: 9.50

 

Cannes: Años 80


Comenzar la década de los 80 no fue sencillo para el Festival de Cannes. Cuando en todo el mundo la ciencia ficción hacía estragos entre público y crítica, mientras la nueva generación cinéfila ensalzaba la capacidad visual de los efectos especiales y al tiempo que el amplio abanico imaginativo que todo ello desplegaba era aprovechado sabiamente por una nueva ola de maestros hollywoodienses; entonces, en medio de ese nuevo y amenazante entorno, tocaba continuar definiendo la personalidad de un evento que crecía sin descanso tras unos años 70 de claro dominio italiano, ya fuera a través de los Taviani, Olmi, Rosi, Elio Petri… o de ítaloamericanos como Coppola o Scorsese. El Croisette se quedaba pequeño y las obras para la nueva sede focalizaban los esfuerzos de una organización ansiosa por entrar en la historia. Fue ésta una nueva encrucijada en la que mantenerse fiel al espíritu resultó a la postre una decisión acertada, y marcó, en parte, lo que hoy significa este festival: espíritu independiente y una alternativa de calidad al circuito comercial.


*  Consulte la crítica de los films galardonados con la Palma de Oro, pinchando sobre los títulos destacados en negrita.

*  Consulte el palmarés completo de cada año, pinchando en los años destacados en negrita.

 

En 1980, para la primera edición de la década, el jurado fue incapaz de llegar a un dictamen unánime y el máximo galardón recayó en las obras presentadas por dos maestros indiscutibles en los suyo: Kurosawa y Bob Fosse. Kagemusha y All That Jazz fueron magníficas aportaciones al palmarés histórico de Cannes y no es de extrañar que los jueces no pudiesen elegir entre este par de maravillas. Otras cintas destacadas en aquel año fueron Mi tío de América de Alain Resnais, que se alzó con el Grand Prix, o Salto nel vuoto, que barrió en la categoría de intérpretes masculinos, donde triunfaron Anouk Aimee y Michel Piccoli por su trabajo en este filme de Marco Bellocchio.

Image

La siguiente será recordada como una de las más igualadas ediciones de aquellos años, pues en 1981 presentaron película John Boorman (Excalibur), Ken Loach (Miradas y Sonrisas), Ian Holm (Carros de Fuego, que ganaría el Oscar) o Istvan Szabo, que logró el premio al mejor guión por su Mephisto. Sin embargo, sería el director polaco Andrej Wajda quien alzase la Palma de Oro por El Hombre de Hierro, continuación de su celebrada El Hombre de Mármol.

Un año después, la indecisión se volvió a apoderar del certamen, y dos cintas político-sociales compartieron ex aequo la Palma de 1982. Yol, del escapado de la justicia turca y afincado en Suiza Yilmaz Güney, y Missing, del polémico Costa-Gavras, fueron las triunfadoras. Esta última dejó para el recuerdo la actuación del genio Jack Lemmon, que vio correspondida su espléndida labor con el premio al mejor actor. Sin embargo, el de mejor director escapó de este dueto para recalar en manos de Werner Herzog por la realización de Fitzcarraldo. Fue éste también el año en que compitió una pequeña maravilla titulada La noche de San Lorenzo, de los hermanos Taviani. Una recomendable película que se consoló con el Grand Prix del Jurado.

En 1983, la Palma de Oro prosiguió su viaje hacia el este y Japón volvió a ver premiada una de sus realizaciones. Shoehi Imamura lograría el primero de sus dos triunfos en Cannes con una emotiva poesía titulada La Balada de Narayama, que se impuso a obras de toda condición: musicales como la Carmen de Carlos Saura, dramas como Nostalgia de Tarkovsky o comedias tan celebradas como El sentido de la vida de los Monty Python, todas ellas también destacadas por el jurado. Fue ésta la primera edición celebrada en el Palais du Festivals. Con motivo de la inauguración, todo un desfile de personalidades y estrellas fue convocado para dejar las huellas de sus manos en el nuevo y espectacular recinto, conocido popularmente como “el bunker”.

Image

1984 fue el año de la oportunidad perdida para España. Mientras el francés Platini nos birlaba la Eurocopa de fútbol, el alemán Wim Wenders presentaba la obra maestra Paris, Texas, desbancando así a nuestra no menos magistral Los Santos Inocentes, de Mario Camus, quien al menos pudo celebrar los premios interpretativos logrados por dos iconos patrios: Alfredo Landa y Paco Rabal. En el apartado femenino, Helen Mirren se consagraba con Cal y dos jóvenes talentos eran reconocidos por el jurado: Lars von Trier comenzaba con El elemento del crimen su tumultuosa relación de amor-odio con el Festival y Jim Jarmusch era reconocido con la Golden Camera por Extraños en el paraíso.

En el 85 Cannes volvió a ejercer de cazatalentos y sirvió de trampolín para el creativo balcánico Emir Kusturica, que presentó Papá está en viaje de negocios y enamoró con ella, tal vez para siempre, al Festival. Como curiosidad cabe destacar la premiada interpretación de Cher en Máscara de Peter Bogdanovich. Mientras tanto, el jurado destacó de nuevo un trabajo de Szabo, Coronel Redl, y consagró con el Grand Prix la recordada Birdy de Alan Parker. Sin embargo, fue André Techine quien viese premiada su labor de dirección por Rendez-vous.

Para 1986 la Palma de Oro viajó hasta el Reino Unido y premió la labor de los jesuitas de La Misión (Roland Joffé). Siguiendo con el triunfalismo del imperio británico, Bob Hoskins fue designado mejor intérprete por la Mona Lisa de Neil Jordan. Tarkovsky también se haría hueco destacado en esta edición por Offret/Sacrificio, su recordada colaboración con el fotógrafo Sven Nykvist. Mientras, en uno de los extraños arranques de los jurados de Cannes, la dirección de Scorsese por ¡Jo, qué noche! fue recompensada, demostrando así que el humor también puede recolectar premios en este evento.

Image

En contra del chauvinista espíritu francés, Cannes no suele premiar films de factura gala. Sin embargo, en la edición de 1987 se rompió la tradición y el gran Maurice Pialat santificó su obra Bajo el sol de Satán, protagonizada por un Gerard Depardieu que, sin embargo, se vio batido en el apartado interpretativo por el mito: Marcello Mastroianni se llevó el gato al agua por Ojos Negros (Nikita Mikhalkov). Mientras tanto, un ilustre de Cannes como Wim Wenders se llevaba la Mejor Dirección por la angelical El cielo sobre Berlín.

En el año 88, sería el escandinavo Bille August quien cosechara la primera de sus dos Palmas de Oro con Pelle el Conquistador, un precioso film que, haciendo honor a su nombre, derrotó al biopic Bird, del maestro Eastwood. Al menos, Forest Whitaker, con su celebrada encarnación de Charlie Parker se alzó con la Mejor Interpretación masculina. Fernando Solanas dio la sorpresa levantando el trofeo a la Mejor Dirección por Sur, mientras Un mundo aparte, dirigida por Chris Menges, contentaba a todas sus protagonistas, que se alzaron ex aequo con la mejor interpretación feminina. Linda Mvuesi, Jochhi May y Barbara Hershey, ésta por segundo año consecutivo, fueron premiadas.

La década se cerraría comenzando el giro hacia el conocido como cine indie. Aquel 1989, un desconocido llamado Steven Soderbergh apareció de la nada para encandilar con Sexo, Mentiras y Cintas de Video, dejando en la cuneta a Kusturica, que fue premiado como mejor director por El tiempo de los gitanos, Denys Arcand y su peculiar Jesús de Montreal y, sobre todo, a Tornatore y Jim Jarmusch, que se conformarían con el Grand Prix compartido por sus obras Cinema Paradiso y Mistery Train, respectivamente.

Una espectacular edición que completaba un ecléctico decenio en el que Cannes supo mantener intacto su particular visión cinematográfica, permaneciendo ajeno a la cultura del entretenimiento y la violencia explícita de los años 80. Una pureza de espíritu que, unida a la construcción del Palais du Festivals como nueva sede, situaban a Cannes a la cabeza del cine intelectual y alternativo, una posición que, tras la consagración de los 90, aún mantiene en nuestros días.

Image

 

 

Tags: cannes  palma de oro  
Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Artículos