Muy buen artículo: contrastado, didáctico y bien escrito, hace justicia al genio de la animación contemporánea Hayao Miyazaki. Felicidades.