VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de videoteca por letra inicial

Knowing
Escrito por Agente Cooper   
Viernes, 03 de Abril de 2009


Valoración espectadores: 5.25

Valoración de VaDeCine.es: 4

ImageTítulo original: Knowing
Nacionalidad: U.S.A.
Año: 2009 Duración:121 min
Dirección: Alex Proyas
Guión: Ryne Douglas Pearson, Juliet Snowden, Stiles White, Stuart Hazeldine
Fotografía: Simon Duggan
Música: Marco Beltrami
Intérpretes: Nicolas Cage (Dr. John Koestler); Chandler Canterbury (Caleb Koestler); Lara Robinson (Lucinda Embry / Abby Wayland); Rose Byrne (Diana Wayland); Nadia Townsend (Grace Koestler)
Trailer y Página web


Resulta complicado afrontar esta crítica sin desvelar nada importante de su argumento. Por una vez el trailer no está aquejado de exhibicionismo y no se atisba nada en él más allá del recorrido inicial de una cinta con intención de ser sorprendente. De modo que para una vez que el espectador puede acercarse un poco a tientas al producto, no seré yo quien ejerza la horrible tarea de mostrar el conejo en la chistera del director. Por ello, dejaré algunas disquisiciones para la sección de comentarios, lugar natural de debate para los que ya hayan asistido a la película.

En todo caso, este hecho no me impide afirmar aquí que Knowing me ha decepcionado enormemente. Algunos momentos de esta original historia, a medio camino entre el thriller matemático y la superproducción catastrofista con tintes sobrenaturales, contienen suficiente tensión narrativa y espectacularidad como para enganchar al espectador, así que no negaré que pasé un buen rato durante gran parte de sus dos horas de duración. Pero en el mismo instante en que me sentí engañado por un Alex Proyas con alma de feriante, la magia se esfumó, y el hastío sustituyó al aceptable disfrute que hasta entonces había experimentado.


Image


A mediados del siglo XX, durante la inauguración de un colegio, sus primeros alumnos plasman su visión de cómo será el mundo dentro de 50 años con la intención de que la pequeña capsula con todos los dibujos sea enterrada hasta la llegada de esa fecha. Ya en la actualidad, el anacrónico cofre se abre, y los dibujos son repartidos entre los alumnos. A uno de ellos, Caleb (Chandler Canterbury), entre naves espaciales y demás imaginería infantil, le toca un extraño papel repleto de números. Su padre (horrendo Nicolas Cage), profesor en el Instituto Tecnológico de Massachussets, observará por casualidad que la secuencia numérica tiene poco de casual.

Proyas subraya una y otra vez el mensaje que quiere explotar en la película, la gran cuestión que la ciencia todavía se plantea: somos producto del azaroso libre albedrío; o del determinismo inherente a la perpetua dualidad causa-efecto. En pos del desarrollo dramático de esta dicotomía, el espectador (yo al menos) accede al juego que se le plantea, y aunque cueste un mundo creerse el dolor de su plano protagonista, o aceptar unas reglas ciertamente ventajistas por parte de un demiurgo tras la cámara con maneras de trilero, la información es racionada con cautela y su banda sonora, más que destacable por su variedad formal, envuelve con corrección cada ecosistema cinematográfico dispuesto por Proyas; de modo que paso a paso nos sumergimos un poco más en una historia que cabría en un episodio de Expediente X. En cambio
, durante el colofón de la película, tras todo nuestro esfuerzo, todo salta por los aires cuando se descubren las cartas. Paradójicamente, nos vemos obligados a recular unos cuantos miles de años de progreso científico, olvidarnos del cualquier planteamiento anterior, y abrazar el antiguo testamento y sus peligrosas afirmaciones sobre el origen del hombre. Y esto sí es inaceptable. Su conclusión es aniquiladora pues todo lo anterior carece de sentido alguno. Sus atmósferas, su misterio; todo es postizo, sólo un juego sucio.


Image


Tras la opulenta máscara, la película no es más que una deformidad insana de los muchos modelos a los que pretendía imitar. Alex Proyas se da demasiados aires en Knowing, quizá debiera recapacitar, volver a historias sencillas donde explotar con más modestia su excelente capacidad visual, y dejar las epopeyas cinematográficas para otros directores. Por mucho que te esfuerces en que notemos tu devoción por ellos, Kubrick y Spielberg, amigo, te quedan aún muy lejos.

Compartir
Comentarios (2)
  • agente cooper

    Proyas debe ser un consumidor compulsivo de ciencia ficción. En la película encontrarán referencias, más o menos obvias, a mucho cine y literatura del género, especialmente Encuentros en la Tercera Fase y 2001: Una Odisea del Espacio. Entre todos esos espejos en los que quiere mirarse el director, en mi opinión destaca también Jorge Luis Borges. Ya en Dark City exploró, de alguna manera, el mismo concepto que el escritor argentino en Las Ruinas Circulares, homenajeando claramente otro de sus relatos: La Lotería de Babilonia. Mr Sandman lo mencionó también en su crítica de Yo, Robot. No es casual que durante esta película, el niño protagonista disfrute en más de una ocasión con documentales del National Geographic, al final llega la explicación principal para esto, pero son, curiosamente, sobre tigres. La Escritura de Dios es un soberbio relato de Borges que bien pudo haber estado en la mesita de noche del director australiano cuando cimentaba la película en su cabeza. Les dejo el link más abajo, pueden obtener una idea bastante clara de sus intencions con Knowing. El problema, creo yo, es su manera de interpretarlo.
    http://w ww.mundolatino.org/cultu ra/borges/borges_5.htm

  • barry

    Cáscaras...qué desenlace... Inaceptable rollo teológico/ extraterrestre, o vaya usted a saber. Cagada Proyas..gran cagada.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas