VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de videoteca por letra inicial

El truco del manco
Escrito por Mr. Sandman   
Lunes, 17 de Noviembre de 2008


Valoración espectadores: 6.00

Valoración de VaDeCine.es: 5.5

ImageTítulo original: El truco del manco
Nacionalidad: España
Año: 2008 Duración: duración
Dirección: Santiago Zannou
Guión: Santiago Zannou, Iván Morales
Intérpretes: Langui (Cuajo); Ovono Candela (Adolfo); Diego Carrasco (Jesús); Elio Toffana (Galleta)

Página web
Trailer

 

"No me digas que no se puede". Ésta es una de las frases con el que El Langui (uno de los componentes de La Excepción, grupo de Hip-hop, aunque también hace un cameo otro miembro, y La Mala Rodríguez) nos dispara a lo largo de este relato ambientado en los extrarradios de una gran ciudad, véase Madrid. En él dos amigos (bastante convincentes el antes mencionado y Ovono Candela) intentan sacar la cabeza del ambiente corrupto que les rodea y salir adelante persiguiendo su ilusión, poder crear música en su propio estudio. "No me digas que no se puede" es resumen y a la vez ‘leit motiv' de toda la producción, ya que, al tratarse del primer trabajo de sus creadores, el esfuerzo empleado y el mérito del resultado final es doble.

Lo que en un principio parece que va a ser una historia sobre músicos en un ambiente marginal pasa a centrarse en esto último, de modo que no importa si lo que ansían los protagonistas es montarse un estudio o viajar a la Luna, ya que se trata ni más ni menos que de salir de las penurias que les trae la vida diaria, sea en forma de padre borracho o de hermano delincuente. De soñar con algo mejor, y, lo que es más importante, luchar por ello. Pero no nos creamos que aquí hay buenos y malos, también los personajes con los que se identifica el espectador consumen drogas, hacen chachullos, roban y se ven rebasados por las adversidades, aunque en el caso de El Langui lo que ocurra sea más bien lo contrario, siendo su personaje un canto a la superación personal, realmente el tema principal de la película.

Image
La pareja protagonista

Ese es precisamente el gran acierto de la cinta, el hecho de que no hace de la minusvalía del actor principal un asunto sobre el que dar pena, sino que sirve de metáfora de las miserias y sueños humanos y no se convierte en ningún momento en el eje principal. De hecho podría haber sido un actor sin dicha discapacidad el que hubiera interpretado el papel, aunque se habría perdido cierta carga de emotividad por motivos obvios. Los mejores momentos de la cinta surgen espontáneamente cuando los sentimientos del personaje se expresan de manera física y no con palabras, algo paradójico, dada la condición minusválida y de escritor de letras de dicho rol. Como mejor ejemplo, la escena en la que Cuajo (que así se llama) conduce su coche por primera y última vez, entregando su gran tesoro por un sueño aún mayor, pese a lo incierto del mismo.

 

Image
Cuajo y su estudio soñado

El director y co-guionista, Santiago Zannou, que presentó la película en San Sebastián y fue nominado al Goya al mejor corto en 2004, salva el reto de su primer largo de manera bastante convincente y sincera. Como ya hemos comentado, el (anti)héroe de la historia está perfectamente definido, sin embargo, y es una pena, los secundarios no están tratados con tanto mimo y sutileza. El compañero de andanzas de Cuajo, Adolfo, funciona como antagonista del mismo, con otra forma de enfrentarse a las situaciones, metiendo la cabeza en la tierra a modo de avestruz. Ahí hay una moralina facilona demasiado evidente y que es para lo único que sirve esa parte de la historia, el resto es simple acompañamiento. No entiendo porqué no se ahonda más en las motivaciones que mueven dicho personaje, quedándose en la relación de éste con un par de "terciarios" (no llegan a secundarios) como son la chica y su padre. Con la chica la relación es extraña e inexplicablemente corta y del padre no sabemos el por qué de su situación, por lo que no sabemos a qué atenernos. Tal vez sólo se traten de elementos alegóricos, quién sabe. Pese a que está al lado de Cuajo durante casi toda la película y  que disfruta de una parte estimable del metraje, no pasa de ser eso, un mero acompañante más para dibujar al personaje principal. Todo ello hace que se produzca un vuelco hacia el lado de Cuajo que deja la película coja (perdón por el chiste fácil).

Una apreciable aproximación al cine social pero sin ser redonda en ningún momento, El truco del manco es un buen comienzo a una carrera altamente prometedora, a seguir de cerca, la cual, aunque no recibió ningún espaldarazo oficial en San Sebastián ("La familia es una full", que diría Cuajo), si que tuvo una buena acogida entre los espectadores, lo cual ya es, sin duda alguna, todo un triunfo.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas