VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de videoteca por letra inicial

Frenesí
Escrito por Inmafun   
Lunes, 04 de Febrero de 2013


Valoración espectadores: 7.00

Valoración de VaDeCine.es: 8.5

Frenesí (Alfred Hitchcock, 1972)Título original: Frenzy
Nacionalidad: Reino Unido
Año: 1972 Duración: 116min.
Dirección: Alfred Hitchcock
Guión: Anthony Shaffer (Novela: Arthur La Bern)
Fotografía: Gilbert Taylor
Música: Ron Goodwin
Intérpretes: Jon Finch (Richard Ian Blaney), Alec McCowen (Chief Inspector Oxford), Barry Foster (Robert Rusk), Billie Whitelaw (Hetty Porter), Barbara Leight-Hunt (Brenda Margaret Blaney), Anna Massey (Babs Miligan).


Londres, años 70. Un traveling aéreo sobrevuela el curso del Támesis. En la orilla, una mujer flota boca abajo, desnuda. La multitud se agolpa inquieta y curiosa, como nerviosas hormigas  guiadas por un instinto siniestro. Otra corbata a rayas estrangula el delicado cuello de una belleza rubia. No tardará en cundir el pánico entre la liberada sociedad londinense.

Hitchcock se encarga de difuminar los contornos del asesino, ocultándolo en los bulliciosos mercados callejeros de Covent Garden e invitándonos a convertirnos momentáneamente en Poirots de medio pelo, instándonos a tirar del hilo. Tal privilegio no tarda en extinguirse. Daremos de bruces, cruel y despiadadamente, con la toma de consciencia total, pasando a ser cómplices de un grito extinguido, testigos inmóviles de las actuaciones de un maníaco. De la intriga a la impotencia, de la ignorancia a la desesperante consciencia. Un recurso tan irónico y macabro como inherente a su cine.

El subterfugio del falso culpable es llevado al límite en Frenesí, donde el efecto bola de nieve unido a una serie de fatídicas coincidencias jugarán una mala pasada a Richard Blaney (Jon Finch), un antiguo oficial de la RAF venido a menos. Separado de su mujer, Brenda (Barbara Leigh-Hunt), una reputada casamentera a la que el negocio no le ha ido nada mal, Richard se arrastra de tugurio en tugurio maldiciendo su suerte sentado tras una barra.

alt


Los brutales crímenes sexuales  combinan ácidamente con ese toque de humor negro tan recurrente en los filmes del maestro del suspense, siendo el elemento sardónico por excelencia la inocente mujer del  inspector, bruja de apestoso caldero transformado en sopera de porcelana; un oráculo profano, aunque  sorprendentemente atinado. Aunando drama, comedia, horror y romance, la narración transcurre con el ritmo intenso de los mejores thrillers en una mezcla de matices tan variopintos como deliciosamente combinables.

Las típicas elipsis del cine de Hitchcock, alcanzan una maestría insuperable en este trabajo. Combinadas con largos e intencionadamente incómodos travelings, hacen del manejo de la cámara una magistral maniobra efectista, resultando casi inevitable que el espectador no se sienta implicado en la trama. Concertando lo cotidiano con lo oficial, lo salvajemente brutal con lo cómico y la realidad con el espejismo de lo que parece ser y no es, Hitchcock nos regala un maravilloso ejercicio que aúna lo mejor de una técnica depurada con el encanto del que se sabe diestro en la capacidad de entretener y seducir audiencias.




Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas