VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de videoteca por letra inicial

Carros de Fuego
Escrito por Barry Lyndon   
Domingo, 24 de Agosto de 2008


Valoración espectadores: 7.00

Valoración de VaDeCine.es: 8,5

ImageTítulo original: Chariots of Fire
Nacionalidad: Reino Unido
Año: 1981 Duración: 123 min.
Dirección: Hught Hudson
Guión: Colin Welland
Fotografía: David Watkin
Música: Vangelis
Intérpretes: Ben Cross (Harold Abrahams), Ian Charlesson (Eric Liddell), Ian Holm (Sam Mussabini), Nicholas Farrell (Aubrey Montague), Nigel Havers (Lord Lindsay)
Trailer



El Movimiento Olímpico es, sin lugar a dudas, uno de los mayores patrimonios de la Humanidad. Su poder es colosal ensalzando algunos de los más loables valores del hombre, fomentando la fraternidad, predicando la paz en el mundo y desarrollándose siempre bajo la más sana competitividad. Su influjo engrandece el espíritu de los participantes, así como el de los de millones de seguidores que vibramos con los Juegos desde hace tantos y tantos años. Para todos los que apreciamos las virtudes del deporte, y del Olimpismo en particular, películas como ésta son un regalo que transmite muchos de los sentimientos que el Baron Pierre de Coubertin, impulsor de los Juegos de la Era Moderna, hubiese estado encantado de difundir a través de un medio tan potente como el cine, para mayor universalidad si cabe de su magnífico legado.

Image

Ambientada en la Olimpiada de París 1924, y en los años previos a ésta, Carros de Fuego es una de las más notables películas deportivas de todos los tiempos. Su inspirador desarrollo muestra la lucha de dos jóvenes británicos, Harold Abrahams (Ben Cross) y Eric Liddell (Ian Charleston), por alcanzar la gloria atlética, viéndose movidos por distintos motivos que les impulsarán a esforzarse para ser grandes campeones. Judío buscando el respeto pleno de la comunidad británica el primero, pastor católico que siente como un deber y un don divino el correr a gran velocidad el segundo, ambos se rigen por sus principios inquebrantables, dando en todo momento una imagen de integridad absoluta y de espíritu competitivo impoluto, resultando hombres de honor dignos de sus extraordinarias cualidades físicas. Lealtad, valor, sacrificio y compromiso son algunas de las muchas virtudes que se aúnan en los dos protagonistas de una película tan limpia como ellos mismos.

Especialmente destacada en la memoria de todos queda la brillante sintonía de Vangelis que acompaña al grupo de jóvenes atletas corriendo descalzos hacia la inmortalidad cinematográfica. Esta secuencia en la playa, que da inicio al film, es ya mito de la historia del cine, convirtiéndose dicha melodía electrónica en sinónimo de pureza y grandeza deportiva, siendo además reconocida con el Oscar a la Mejor Banda Sonora. Tres estatuillas más, incluida la de Mejor Película, engalanarían este film dirigido de manera impecable por Hugh Hudson, destacando su buen hacer en lo referente a la maravillosa recreación de la época y de aquellos Juegos Olímpicos celebrados en la capital francesa.

Image

Su guión, basado en la biografía de ambos atletas, respeta básicamente la esencia de las vivencias reales de los personajes, aunque bien es cierto que es algo inexacto en algunos pasajes en pos del buen funcionamiento del relato como película. Además de su continua exaltación de los valores olímpicos, se muestran con sutileza algunas de las circunstancias que rodean a los protagonistas, como los prejuicios antisemitas, la hipocresía de la alta sociedad británica, las presiones que soportan los competidores, así como es tratado con firmeza el inicio del inevitable profesionalismo, hoy en día reconocido con normalidad, pero antaño repudiado por un Comité Olímpico que originariamente promovía el utópico carácter puramente amateur entre los participantes. Este último aspecto polémico queda perfectamente reflejado en algunas críticas que Abrahams desoye al contratar a un entrenador profesional, Sam Mussabini (magistralmente interpretado por Ian Holm) con el objetivo de ayudarle a dar el salto cualitativo necesario para ser campeón.

Magnífico y absorbente largometraje, definitivamente imprescindible tanto por su calidad cinematográfica como por su beneficiosa influencia, les garantizo que tras su disfrute sólo podemos generar vibraciones positivas, que ya es decir para cualquier muestra artística. En conclusión, una medalla de oro muy merecida.


Compartir
Comentarios (7)
  • agente cooper

    Menudo final de juegos hemos tenido. No imaginas lo que disfruté de la final de basquet aquí en New York en un hostal lleno de gente viendo el partido, EL PARTIDO. Porque fue una de las cosas más grandes que yo he visto en Baloncesto.

  • agente cooper

    Y el maratón tb fue increible, ojo.

  • barry lyndon

    desde luego Cooper, tb lo ví en directo, claro, el marathon espectacular, eso no me lo pierdo, es una de las esencias de los juegos, uno de los momentos cumbres..la pájara de merga..uff, que ritmo. La FINAL fue increible, si los USA tienen un día un poco más tontete pierden ante la competitividad de rudy, ricky, jimenez gasol, navarro que volvió...,el mejor partido q he visto, que perfección de los ataques. Lástima ese brazauskas que NO QUISO pitar ni los pasos de salida, ni los 3 segundos en la zona de Howard, ni las megaostias que daban.. pero bueno, se podía,.. sin calderón y esas cosillas podría decirse que los americanos pueden darse`con un canto en los dientes, por que podrían haber cosechado un nuevo¿"fracaso"? ..no sé no sé, por que perder ante una España así no sería tanta deshonra. PEKÍN, grandísimos Juegos.

  • Charlotte

    ... y si me permiten hablaré de la peli... es de las imprescindibles! La forma en que la música es la que empuja la narración de los acontecimientos y transmite los sentimientos de los protagonistas es una gozada. La lástima es que se queda ahí. En una gran banda sonora. Siempre he pensado que la fotografía está muy desaprovechada y el guión les quedó flojo...

    ... dicho lo cual... pedazo de partido de baloncesto! Yo no lo puede ver en directo, y aunque ya sabía el resultado, viví cada minuto al máximo cuando lo vi en diferido!!

  • Mr. Sandman

    Pues la peli no la he visto, pero el partido sí y vibré como nunca, me imaginaba al Agente Cooper subiéndose por las paredes.
    (Que no pudiste ver el partido significa que estabas durmiendo, no, Charlotte?)

  • Charlotte

    dormir es mucho decir... estaba achicharrándome en una tienda de campaña en un camping olvidado de la mano de dios después de llevar toda la noche de conciertos.

    Que rabia me dio cuando al llegar al camping me acordé de LA FINAL. Si lo hubiera hecho antes me quedo en el pueblo viéndola en algún bar... madre mia! Baloncesto, final y olímpica...aunq lo dicho, por la tarde lo viví a tope!!

  • Anónimo

    Magnífica

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas