VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de videoteca por letra inicial

Pozos de Ambición
Escrito por Agente Cooper   
Lunes, 19 de Mayo de 2008


Valoración espectadores: 8.38

Valoración de VaDeCine.es: 8.5

cartel TWBBTítulo original: There Will Be Blood
Nacionalidad: U.S.A.
Año: 2007    Duración: 2h 38min
Dirección: Paul Thomas Anderson
Guión: Paul Thomas Anderson (novela: Upton Sinclair)
Fotografía: Robert Elswit
Música: Jonny Greenwood
Intérpretes: Daniel Day-Lewis (Daniel Plainview); Paul Dano (Eli Sunday); Kevin J. O'Conor (Henry Brands)
Página web
Trailer


Hay una escena en There Will Be Blood que contiene todos y cada uno de los muchos atributos que posee el nuevo trabajo de Paul-Thomas Anderson. El sol se pone, ocurre el accidente, el petróleo sale sin control, suenan las primeras percusiones de una de las piezas de la ecléctica banda sonora realizada por Jonny Greenwood (guitarrista de Radiohead) para la película. La excelente fotografía de Robert Elswit, aprovechando la luz crepuscular, muestra un cuadro tenebrista, lleno de claroscuros dependiendo de la orientación de la toma. Un hombre se olvida de los lazos de sangre obnubilado por el vellocino de oro, una lengua de fuego salida de la tierra que acaba de comprar. La cámara se acerca a él, su cara esta tiznada por el crudo. Uno puede ver, en un encuadre similar, la misma locura que invade al coronel Kurtz de Apocalypse Now… magistral.


TWBB1


Paul-Thomas Anderson no es amigo de lo convencional. Arrancó los primeros aplausos contando en Boogie Nights la historia de Dirck Diggler, un chico con una polla de más de 20 centímetros que dedicándose al porno tiró por la borda su vida, película que reconstruye notablemente toda una época. Después revisó al Altman de las múltiples historias en una de los mejores trabajos de la década de los 90, Magnolia. Por último, realizó Punch Drunk Love, una comedia romántica tan diferente y personal que es odiada y ensalzada en proporciones semejantes. Con estos arrestos uno no puede esperar una película como Gigante. El director se acerca al maestro Kubrick y le sale una película áspera y deprimentemente real sobre la ambición de poder, de dinero o de respeto social, y lo que el ser humano está dispuesto a ceder por ella.

Ambientada a principios del siglo XX, esta adaptación de la novela de Upton Sinclair 'Oil!' recrea los inicios de la explotación petrolífera en el sur de los Estados Unidos. Daniel Plainview es un buscador de petróleo que recibe información sobre un yacimiento virgen bajo un pueblo perdido en el desierto. Allí se traslada con su hijo, pero pronto la figura del predicador obstaculizará sus planes megalomaníacos sobre el futuro del yacimiento.

Aunque es una grata sorpresa la actuación de Paul Dano en el papel del predicador tras su mudo adolescente de Little Miss Sunshine, es imposible abstraerse del trabajo de Daniel Day-Lewis en la película. Este buscador, un perro viejo que ha sobrevivido a la vida y que siente que ésta le debe una revancha, adicto a la botella y dispuesto a todo, literalmente, por conseguir alcanzar su meta, es el principal argumento de esta cinta. El actor británico, protagonista de grandes títulos como En el Nombre del Padre o Mi Pie Izquierdo, construye un memorable personaje, matizado y perfectamente acentuado (no ver esta actuación en su versión original es perder gran parte del valor de la película). A veces contenido, como en la negociación con los transportistas donde recostado sobre la silla es capaz de dejar helado al espectador con una sola frase. En otros casos llenos de locura histriónica, perfectamente acordes con la psicología del personaje, siempre en escenas donde el alcohol o el pastor fundamentalista están presentes. En definitiva, una de las actuaciones más estremecedoras de lo que llevamos de siglo, y principal favorito a los Oscars de este año.


TWBB2


En mi opinión el único pero achacable a There Will Be Blood radica en la rapidez con que el director nos prepara para el final de la película, una elipsis que obvia demasiadas cosas y nos deja a tiro de escasos diez minutos de su conclusión que, eso sí, es excelente. Un final formalmente abrupto que recuerda nuevamente a Kubrick y su “lo que nos hace falta es follar” que pone fin a Eyes Wide Shut. El sueño de poder se convierte en pesadilla cuando una vez alcanzado, no satisface en modo alguno y nos ha convertido en auténticos monstruos, ya poseamos una planta petrolífera o una parroquia.

Compartir
Comentarios (2)
  • Error Humano

    "Yo me bebo tu agua todos los días. Me bebo la sangre del cordero de los Bandy...

    ¡Drenaje! ¡Drenaje!"

    Enorme.

  • barry lyndon

    Peliculón

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas