El día que murió Senna se acabó la Fórmula 1 mítica. Lo de ahora es otra cosa. De todos modos, espero -auqnue me temo que no- que este documental no sea dorapíldoras como la biografía de Christopher Hilton.