VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de videoteca por letra inicial

Sangre fácil
Escrito por Dr. Manhattan   
Domingo, 13 de Febrero de 2011


Valoración espectadores: 8.00

Valoración de VaDeCine.es: 8

Sangre fácil (Joel Coen, 1984)Título original: Blood simple
Nacionalidad: EE.UU.
Año: 1984 Duración: 96 min.
Dirección: Joel Coen
Guión: Joel Coen, Ethan Coen
Fotografía: Barry Sonnenfeld
Música: Carter Burwell
Intérpretes: John Getz (Ray), Frances McDormand (Abby), Dan Hedaya (Julian Marty), M. Emmet Walsh (detective privado Loren Visser)

Trailer


El debut de los hermanos Coen es algo muy serio. Parece mentira que dos novatos (Joel a la dirección y él mismo junto a su inseparable hermano Ethan en el guión, pauta que se ha repetido en la mayor parte de su filmografía hasta que éste quedó definitivamente acreditado también detrás de las cámaras, si bien es fácil tender a pensar que en realidad siempre lo había estado...) pudieran parir a las primeras de cambio una obra tan cuidada, ingeniosa e inteligente como ésta. Ciertamente, detrás de un gran director (o directores, vamos a darlo por bueno) casi siempre suele existir un mejor cinéfilo, y viendo este primer trabajo se nota que estos hermanos habían bebido y digerido provechosamente mucho (buen) cine en su etapa de formación. Bendita sea la posterior simbiosis creadora que nos legan.

Arrastrándose hacia la muerte

Tocantes a todos los géneros, el cine negro, sin embargo, siempre ha merodeado gran parte de su obra. Sangre fácil es el primer ejemplo de ello. No obstante, si algo la hace tan interesante es la particular (re)visión que los Coen llevan a cabo de aquél, mediante la formulación de ese sello tan personal, distinguible y a la vez único que logran impregnar a cada una de sus ficciones, y que aquí se muestra en toda su pureza y significado. En realidad, en manos de cualquier otro, esta historia no pasaría de ser un tremendo drama sobre la infidelidad, la traición y las ansias de poder, pero en las de ellos sin duda trasciende tal limitación genérica para asentarse bajo los parámetros de una oscuridad muy poco vista y apesadumbradora, que sirve de marco al desatamiento de los peores impulsos del ser humano, revistiéndolos de un patetismo hiriente que da sentido al negrísimo humor que subyace soterrado en la obra.

No se puede decir, por tanto, que sea un film convencional; en realidad ninguno de los Coen lo es. La puesta en escena de este soberbio tratado del fatalismo es tan fría y calculadora como alguno de los personajes que pueblan la cinta. La planificación y ejecución final de los planos parece dispuesta como si la secuencia en cuestión fuese la más relevante, la que fuera a determinar de manera más clara el devenir de los hechos, y sin embargo, con cada nuevo giro de guión, no se demuestra sino la extraña imprevisibilidad de los mismos. Y eso que el espectador posee, mejor a cada paso de tiempo, las claves necesarias para su inmersión en la por otro lado nada compleja trama; sin embargo, no se le va a permitir empatizar con los personajes, ya que nunca los llegará a comprender, no ya porque no pueda, sino sencillamente porque no quiera entrometerse en semejante fango de miseria humana, por puro temor a salir salpicado.

Atrapado en la muerte

Sangre fácil pasa y quedas con la sensación de no saber por qué te ha impactado tanto, cuál es la raíz de su negrura, si su brillante forma o su sucio fondo, y al final concluyes que debe haber sido la inefable simbiosis de ambos, semejante al modo de su creación, ejecutada por dos almas gemelas que han tenido la capacidad de hacer que no prestes atención a ninguno de los dos aspectos en particular, para así obnubilarte con el resultado. Una suerte de misterio cinematográfico.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas