VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de videoteca por letra inicial

Encerrado
Escrito por Barry Lyndon   
Domingo, 09 de Enero de 2011


Valoración espectadores: 6.60

Valoración de VaDeCine.es: 6

Encerrado (John Flynn, 1989)Título original: Lock Up
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 1989 Duración: 106 min.
Dirección: John Flynn
Guión: Jeb Stuart, Henry Rosenbaum, Richard Smith
Fotografía: Donald E. Thorin
Música: Bill Conti
Intérpretes: Sylvester Stallone (Frank Leone), Donald Sutherland (Drumgoole), Tom Sizemore (Dallas), John Amos (Meissner), Frank McRae (Eclipse), Darlanne Fluegel (Melissa), Sonny Landham (Chino)

Trailer

Revisión extremadamente tópica del género carcelario, esta cinta no se olvida de ningún personaje de la trena: el veterano del recinto, avinagrados guardias, el matón de patio y sus secuaces, sin olvidar a ese alcaide cabrón empeñado en hacer la puñeta a nuestro protagonista: un tipo duro que no es inocente pero casi, papel obviamente reservado para el corajudo Stallone. Un rol, el de bruto de buen corazón y mala suerte con la gentuza, que le va como anillo al dedo. Vamos, el que siempre nos gustó verle interpretar. Y sí, hablo aquí de interpretación porque hay que reconocer que Sylvester, si bien es ciertamente limitado para otros empeños, vuelve a resultar lo suficientemente convincente como para enrolarnos en una más de sus particulares aventuras.

Basada en un hecho real de Herrera de la Mancha

Ágil y amena en todo momento, al igual que otras cintas del género, ésta vuelve a enganchar ciertamente sin remedio. Quizás por ello el cine visita tan a menudo la cárcel. Suele funcionar, en mayor o menor grado, pero siempre resulta sugestivo. Hay algo hipnótico tras los barrotes. Un lugar en el que no podemos imaginar sobrevivir, pero tan real como la vida misma. Aquel submundo de individuos apartados de la sociedad, que viene a ser el espantoso purgatorio entre el terror y la humanidad, donde muchos son monstruos y a la vez víctimas de un sistema al que no pudieron adaptarse.

Reconociendo la escasa capacidad de sorpresa del planteamiento, es cierto que esta circunstancia impide a la película grabarse a fuego en nuestra memoria. Al fin y al cabo, revisitando cada uno de los lugares comunes del microcosmos penitenciario, uno no puede evitar confundir sus pasajes con los de cualquier film carcelario. Y no es que esta cinta desmerezca en demasía; es que, simplemente, en esto del cine resulta conveniente hacer gala de una originalidad y frescura de las que Encerrado carece.

Ahora bien, de lo que ésta no anda desprovista es de ardor descerebrado, efectismos y violencia por doquier, sobre todo en un desenlace que sí resulta novedoso, aunque dejándose toda la seriedad en el camino. Porque desde ahora les advierto: si no comulgan con las exaltaciones del músculo ya pueden tomar otra dirección. Y es que con todo lo bueno y negativo que esto conlleva, básicamente hemos de recordar que se promete testosterona con cada título encabezado por la palabra “Stallone”. Un efluvio viril, particular aroma de la acción ochentera, tan repulsivo para algunos como imprescindible narcótico para los puros amantes del producto en cuestión.

Sly reclama al alcaide: petit suisses en el menú ya!!

No obstante, entendiendo que su desarrollo sí da como para amenizar una sobremesa a cualquiera -aun mirando sólo de reojo los menos fans- este drama carcelario se presta perfectamente como acompañamiento del café sin molestar. Y que no se preocupen aquellos de estómagos débiles. La zurra de verdad empieza mucho más tarde, para cuando hayan hecho la digestión mientras visitan las celdas o el agujero, y siempre después de repasar las lecciones de supervivencia en el trullo. Así, y ya para quien vuelva a hacer hambre, servido como merienda tienen aquel croissant con piernas llamado Stallone, ahora sí bombeando bíceps para no defraudar a su público. Porque tampoco nos engañemos, sus incondicionales no le perdonaríamos que saliera de la cárcel sin ajustar algunas cuentas, ¿o vamos a negarlo? Pues eso, que esto no podía tener otro final: “encerrado” sí, pero sobre todo condenado a sacudir en todas sus pelis. No cambies Sly.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas