VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de videoteca por letra inicial

Blade
Escrito por Barry Lyndon   
Miércoles, 06 de Octubre de 2010


Valoración espectadores: 6.70

Valoración de VaDeCine.es: 5.5

Blade(Stephen Norrington, 1998)Título original: Blade
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 1998 Duración: 120 min.
Dirección: Stephen Norrington
Guión: David S. Goyer
Fotografía: Theo Van de Sande
Música: Mark Isham
Intérpretes: Wesley Snipes (Blade), Stephen Dorff (Frost), Kris Kristofferson (Whistler), N'Bushe Wright (Karen)


Trailer

Libérrima y explosiva adaptación del personaje de cómic, Blade apunta detalles lo suficientemente sugestivos como para ser tenida en cuenta dentro de su género. Más allá del plano puramente estético, renovador y muy alejado del clásico look gótico, su propuesta se esfuerza en establecer las bases de un interesante orden simbiótico entre vampiros y humanos. Un mundo contemporáneo en el que los seres de la noche, como cima de la cadena alimenticia que son, dominan política y finanzas pensando en el sostenible control de su ganado, nosotros, la inmensa mayoría ignorantes de la verdad. Para ajustar todo ello no se escatima en diálogos, personajes, diseño de producción, explicaciones pseudocientíficas y demás consideraciones enfocadas a voltear el mito de Nosferatu. De esta manera, por fin libres de crucifijos, irrumpen las gafas de sol, estilosa ropa, música electrónica y una marcada apariencia videoclipera para acompañar bienintencionados discursos sobre hematología y nomenclaturas biológicas. Sin embargo, todo este empeño acaba desgraciadamente tirado por tierra con enredos místicos y profecías que, en vista del tono inicial, no pegan ni con cola en la función. Vamos, con un rollate teológico que por consiguiente viene a contradecir las premisas de la obra. 

El que ha visto el Sol a punto de liarla parda

Ágil y dinámica, incluso divertida y gamberra por momentos, la aventura apenas da tregua en una batalla plena de adrenalina. Desafortunadamente, en busca de insuflar más brío se equivoca abusando de los efectos digitales, que si bien en 1998 no estaban en pañales, sí habían hecho su Primera Comunión recientemente. Así, y hoy evidenciando una mala vejez, la película ya en su estreno cantaba por soleares en este aspecto computerizado. No obstante, pese a sustentar gran parte de la acción en el píxel, su protagonista y productor, el fornido Wesley Snipes, queda muy por encima de tan toscos efectos para levantar el entusiasmo en su época dorada. Dueño y señor de la cinta, secundado por un entonado Stephen Dorff, el héroe de ébano se luce triturando monstruos a ritmo de techno-trance. Su asombroso y físico personaje, cazavampiros híbrido con las cualidades de sus enemigos y apenas alguna debilidad, inauguraría una desigual saga de secuelas macarras con tanto éxito comercial como forzada continuidad. 

Secuencia inspirada en La Tomatina de Buñol

Inolvidable la secuencia inicial de esta primera entrega, el baño de sangre en aquel matadero-discoteca sigue cómodamente instalado en la memoria colectiva de todos los aficionados al fantástico. Ésta, más su carismático protagonista y un villano a la altura, sujetan el simpático recuerdo de una cinta atractiva, jovialmente majadera, sin duda, pero mal rematada por un David S. Goyer -guionista ciertamente irregular- empeñado en colarnos una infame memez sobre la Biblia de los Vampiros y Dios sabe qué. En definitiva, en mezclar ciencia con religión, biología con divinidad y churras con merinas. Aun así, con todo, su peculiaridad le basta y le sobra para hacerse un huequecito en su familia cinematográfica, la de los chupasangres, de indiscutible magnetismo e inmortal idilio con el público.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas