Anderson y Murray en estado puro. Sólo me queda el señor zorrillo para ver todas las de este curioso director. Que bien me sientan.