VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de videoteca por letra inicial

Elegy
Escrito por Agente Cooper   
Jueves, 27 de Agosto de 2009


Valoración espectadores: 5.60

Valoración de VaDeCine.es: 6.5

ImageTítulo original: Elegy
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2008 Duración: 112 min.
Dirección: Isabel Coixet
Guión: Nicholas Meyer (novela Philip Roth)
Fotografía: Jean-Claude Larrie
Intérpretes: Ben Kingsley (David Kepesh); Penélope Cruz (Consuela); Dennis Hopper (George O'Hearn); Patricia Clarkson (Carolyne); Peter Sarsgaard (Kenny Kepesh)

Trailer


Ante cualquier película de Isabel Coixet, cuando menos desde hace un tiempo, son demasiadas las miradas autoconvencidas. En el pasado eran mayoría los que celebraban cada nuevo melodrama. Era la novedad y no fueron pocas las proclamas en las que se tildaba a la directora de digna sucesora de su productor en El Deseo: Pedro Almodóvar. Ahora, ¡oh nueva moda! Parece común caricaturizar todo lo que hace, como si sólo tuviera en su curriculum aquel anuncio de compresas y sus ñoñas declaraciones en galas de premios; como si no hubiera dirigido películas tan interesantes como Cosas que nunca te Dije o Mi Vida sin Mi. Asuntos de empatía supongo. Lo cierto es que seria bueno que cada trabajo -los suyos y los de cualquier artista- mereciera una mirada libre de prejuicio por parte del espectador, limpia de cualquier tipo de tonta militancia o manía irracional.

La directora catalana está bien curtida en esto del cine. Sus películas tienen firma, son reconocibles; y Elegy mezcla perfectamente con el resto de su filmografía. De nuevo, la obra gravita en torno a una pareja: una estudiante universitaria (Penélope Cruz) y su profesor (Ben Kingsley). La radiografía de su relación a lo largo de varios años eleva una atractiva reflexión sobre la soledad. La coraza emocional que este profesor ha levantado para protegerse del resto del mundo se tambalea ante la naturalidad y la sensualidad de Consuela. Y lo que parecía una relación esporádica que controlaba perfectamente, va cobrando forma y llega la hora de las decisiones, del compromiso, de mostrarse vulnerable y dejar aparcada la pose de indiferencia y la fortaleza ficticia. Su mejor amigo (Dennis Hopper) y su amante de toda la vida (Patricia Clarkson), animales como él de la misma especie, añaden matices a este discurso. Unos y otros andan aferrados a livianas relaciones, pequeños grandes vacíos que al menos calman su necesidad vital de compañía. Ante ellos, Penélope Cruz asalta Elegy.


Image


La película se rinde sin remedio ante su excelente composición, en un rol diferente a los tres o cuatro que le han dado merecida fama fuera de Hollywood. Se las ve con un actor descomunal como Ben Kingsley, y es capaz de robarle el foco en no pocas ocasiones, sin perder por ello química como pareja interpretativa. La actriz madrileña hace creíble un personaje complicado, que le obliga a transitar muy diferentes registros. Su erotismo, vital para dar aliento a la trama, está al alcance de pocas actrices en la actualidad. Y cuando se trata de explotar el lado dramático, sus ojos embrujan la cámara, imantada sin remedio a su profunda mirada.

Sin embargo, toda esta carga emocional bien canalizada por su notable reparto se queda coja por una cuestión formal. Coixet secciona el cordón umbilical que une Elegy con El Animal Moribundo de Philip Roth –novela que adapta la película- para recorrer terrenos diferentes, más románticos y reflexivos, alejados de la mórbida sexualidad del libro. A pesar de esta actitud completamente lícita en pos de la autoridad cinematográfica frente a la obra literaria, la directora catalana va demasiado lejos en su habitual querencia hacia el barroquismo. Subraya demasiados conceptos en un claro desprecio por la inteligencia del espectador. Entre otras cosas, sobra la voz en off del personaje de Kingsley, abundan las metáforas triviales y la banda sonora se antoja demasiado cargante, de modo que la sensiblería, que no la sensibilidad, hace decepcionante acto de presencia.


Image


En todo caso, seamos benevolentes. Más allá de disquisiciones formales, la película deja poso, y eso siempre se agradece. Alegrémonos de la madurez artística de Penélope Cruz y sigamos esperando ese gran trabajo definitivo de la directora de las gafas de pasta.

 

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas