Suelen prologar de maravilla los chicos de Pixar sus peliculas. Aqui, en Wall-E o en Up, los arranques son espectaculares.