Tú sí que eres un magnífico!