En la vida había visto una peli tan mala. Porque es mala, mala. Lo único que merece la pena es Cameron Díaz y Ashton Kutcher.