Terry Guillian explota modélicamente esa amargura a la que haces referencia. No te pierdas el documental sore Hunter S. Thompson que estrenaron el año pasado. Me pareció interesantísimo.