VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de películas de culto por letra inicial

Réquiem por un Sueño
Escrito por Agente Cooper   
Viernes, 20 de Febrero de 2009


Valoración espectadores: 7.96

Valoración de VaDeCine.es: 9.3

ImageTítulo original: Requiem For a Dream
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2000 Duración: 102 min.
Dirección: Darren Aronofsky
Guión: Hubert Selby Jr. y Darren Aronofsky (novela: Hubert Selby Jr.)
Música: Clint Mansell
Fotografía: Matthew Libatique
Intérpretes: Jared Leto (Harry Goldfarb); Ellen Burstyn (Sara Goldfarb); Jennifer Connelly (Marion Silver); Marlon Wayans (Tyrone C. Love)

Trailer


Considerado un outsider de la ‘beat generation’ -de una u otra manera su nombre se vio ligado durante su carrera a los de Jack Kerouac, Allen Ginsberg y William S. Burroughs-, Hubert Selby Jr. compartió con ellos la ruptura total con los valores establecidos en el 'American Way of Life'. En aquel delirio explorador de todo tipo de drogas, publicó su obra más celebrada, Última Salida a Brooklyn. Tras años de coqueteo con la muerte, el escritor neoyorquino consiguió superar una adicción a la heroína que le dejaría secuelas permanentes. Réquiem Por un Sueño, escrita en 1978, lejos ya de aquellos tumultuosos años pero igualmente abrasiva, refleja la mirada consciente de quien ha cruzado el túnel y afortunadamente es capaz de contarlo en toda su crudeza.

Darren Aronofsky, tras su vanguardista ópera prima Pi, sabe transcribir al lenguaje fílmico el espíritu descarnado de la obra, su colérica mirada a una sociedad degradada hasta su casi completa descomposición. Cambia el Bronx de la novela original por la decadente y significativa Coney Island para servir en bandeja el mismo réquiem por el sueño americano de propiedad, prosperidad y prestigio que Selby concibió mutado en pesadilla autodestructiva. En el camino no se pierde nada, es más, el director aporta al conjunto la creatividad de su personalísima visión estética, apropiándose de la obra de principio a fin

Image

Durante los tres actos estacionales en que se estructura el largometraje, somos testigos del inexorable declive kafkiano de Harry (Jared Leto), Marion (Jennifer Connelly), Tyrone (Marlon Wayans) y Sara (Ellen Burstyn). Cuatro personajes maniatados por aquello que eligieron como vía de escape de sus miserables vidas. Un viaje a través de sus psiques subyugadas a la adicción en el que brilla con luz propia el emergente talento de Jennifer Connelly, pero sobre todo, una excepcional Ellen Burstyn, que ofrece una inmensa lección interpretativa gestionando un personaje tan complejo como atroz. Su transmutación durante la obra es asombrosa y es a su alrededor donde mejor queda plasmada la aterradora vorágine en que los protagonistas están inmersos.

Ante la necesidad de filmar una abstracción, Aronofsky acepta el reto y exhibe una variada gama de recursos estilísticos que explotan con eficacia todas las posibilidades que el tempo y el espacio cinematográfico ofrecen. Subraya el carácter repetitivo, casi rutinario, de los diferentes elementos adictivos (cocaína, heroína, cannabis, speed, TV…), con una innovación, conocida como “montaje hip-hop”, en la que la acción se representa mediante fugaces ‘frames’ grabados con lentes especiales y acompañados de efectos sonoros. Juega con la velocidad de reproducción de la toma para plasmar la percepción subjetiva del tiempo de sus personajes. Divide la pantalla, superpone imágenes o recurre a la veriginosa SnorriCam con precisión de relojero, siempre con el endiablado ritmo que la película demanda. Todo un delirio imaginativo en pos de la trascendencia de la obra como ente artístico pleno. Algo que de sobra consigue por mucho que sus detractores no se cansen de catalogarla como aparatosa.

Image

Pero sería injusto pasar por alto la capital importancia del compositor Clint Mansell en Réquiem por un Sueño. Su influencia sobre el acabado formal es equiparable a la del propio Aronofsky. Su partitura es fundamental en la creación de la variada paleta de atmósferas que la película necesariamente ha de poseer para plasmar integralmente los estados psicológicos asociados a la adicción. El director se pliega a la música y supedita el montaje de muchas de las tomas a los ritmos creados por el Kronos Quartet. Sus singulares piezas, mezcla de instrumentos de cuerda y sonidos electrónicos, consiguen igualmente una extraordinaria capacidad evocadora cuando reflejan con amarga perfección la devastadora derrota de los protagonistas. El resultado es un proceso simbiótico entre imagen y sonido pocas veces igualado el la historia del celuloide que corona una obra a la vez vanguardista y heredera del mejor cine independiente americano. Una joya que perdurará, junto a El Club de la Lucha, Magnolia o Mulholland Drive, como piedra angular del cine de su tiempo.

Compartir
Comentarios (2)
  • barry lyndon

    la banda sonora más retostada de la historia

  • manueldavid ácrata

    Brutal la peli.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas