Robert Wise sabía lo que se hacía, sabe poner veneno a uno y otro lado del muro de Berlín. Me parece lo mejor de una época que, personalmente, encuentro extraordinariamente imaginativa.