VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de películas de culto por letra inicial

El Arca Rusa
Escrito por Agente Cooper   
Jueves, 03 de Julio de 2008


Valoración espectadores: 8.43

Valoración de VaDeCine.es: 8

cartel arca rusaTítulo original: Russkij kovcheg
Nacionalidad: Rusia
Año: 2002 Duración: 96 min
Dirección: Alexander Sokurov
Guión: Anatoli Nikiforov, Alexander Sokurov
Fotografía: Tillman Büttner
Música: Sergei Yevtushenko
Intérpretes: Sergei Dontsov (el europeo)

Trailer



Cualquier persona con cierta avidez por el cine conoce la historia de La Soga (Rope, 1948). Esa película que Alfred Hitchcock rodó en una falsa única toma. La extensión de la bovina de la propia cámara limitó al director británico y tuvo que cortar varias veces la película simulando continuidad mediante astucias formales. Algo que, por otra parte, hizo que el “tour de forçe” fuese seguramente más llevadero. Lo que alguno de vosotros que leéis esta crítica quizá no sepáis (como yo hasta hace muy poco) es que en El Arca Rusa, Alexander Sokurov lleva a cabo aquella titánica idea y ofrece una película sin un sólo corte de principio a fin. Con la diferencia de que el director ruso va aún más allá, lejos de limitarse a un apartamento como Hitchcock, la cámara recorre las más de 30 salas del famoso museo Hermitage de San Petersburgo en uno de los ejercicios cinematográficos más espléndidos que éste que escribe ha visto nunca. Obviamente, este hecho la convierte en objeto de estudio desde el punto de vista puramente formal. Por ello, y como una parte importante de la propia crítica me ceñiré a los aspectos técnicos de este trabajo.


Resulta completamente anacrónico el despliegue de medios que el director ruso necesitó para realizar su obra. En un momento donde las pantallitas con fondo verde te permiten cualquier cosa, Sokurov decide recoger el espíritu de las superproducciones de aquel Hollywood dorado y concibe una película colosal, donde todo está controlado al milímetro (y a la milésima). Algunos datos: una veintena de ayudantes de dirección prepararon la película ensayando durante meses con los más de 800 actores que participan en ella. Puesto que era necesario cerrar el museo para filmar la película, sólo se dispuso de un día de rodaje (aunque la película “sólo” necesitara 96 minutos de rodaje, podéis imaginar la de cosas que habría que calibrar y preparar). El operador de cámara que se encargó de la toma-película fue Tilman Büttner, elegido por Sokurov tras su demostrada pericia con la Steadicam en Corre Lola Corre (Lola Rennt, Tom Tiwker, 1998). El Arca Rusa fue rodada con una cámara digital específicamente diseñada para la película cuya información era grabada directamente en un
disco duro que tenía una capacidad de 100 minutos. Siete técnicos y un traductor (Sokurov sólo hablaba ruso y Büttner alemán) mantenían el contacto entre director y operador durante el tiempo de rodaje. Tras tres tomas fallidas, la película se completó al cuarto intento. Uno, que tenía un Spectrum 128K cuando era pequeño (malditos MSX de cartucho), no acierta a imaginar la frustración que debieron suponer esos tres “corten” a mitad de rodaje que ocurrieron previamente. Ciertamente, no es de extrañar que esto ocurriera porque, en algunos momentos, la cámara realiza ejercicios de auténtico funambulismo y uno no deja de admirarse de que todo ocurra en tiempo real.


arca rusa 1


Pero vayamos al contenido, porque además del placer formal, este embrollo en que el director y su equipo se meten tiene un propósito que no es otro que hacer una revisión de la historia moderna de Rusia. El Hermitage de San Petersburgo, cuyo periplo vital está ligado a la de la propia Rusia, se convierte en el escenario ideal. La fecha de fundación del Hermitage se considera el ańo 1764, cuando fue adquirida la colección del negociante berlinés Gotskovsky por la Emperatriz rusa Catalina II. La tradición de coleccionar obras de arte fue desde entonces parte de la política estatal zarista. Constituido por cinco edificios, el principal es el Palacio de Invierno de los zares, construido en el siglo XVIII, entre 1754 y 1762. Durante los siglos XVIII y XIX se incorporaron los demás conjuntos arquitectónicos. Fue escenario principal de la Revolución Bolchevique de 1917, que concluyó con la caída del Zar Nicolás II en el mismo edificio. Durante la segunda guerra mundial, el sitio de Leningrado por parte del ejército alemán dejó al museo como último bastión ruso en la ciudad. Un bastión que jamás cayó. Actualmente, cuenta con más de tres millones de piezas y es, junto al Louvre y el Prado, los museos más importantes del mundo en lo que a volumen artístico se refiere.

La impresionante historia de este lugar es el lienzo sobre el que Sokurov comienza a desarrollar su trabajo. En nuestra visita –el director pretende asemejar su película a la experiencia de visitar un museo- tendremos acompañante y guía en la figura de “el europeo”, basado en el personaje histórico del Marqués de Custine. Éste interaccionará con la voz en off cuya mirada es la popia cámara y, por tanto, nos representa.

Image


Diferentes momentos históricos se desarrollan en las estancias que vamos recorriendo, la linealidad de la toma no se corresponde con una linealidad temporal. Del mismo modo en que nos ocurre al visitar un museo (éste por ejemplo) cada cambio de sala es un pequeño viaje temporal. Pasamos de revivir una obra de teatro del siglo XVIII a ser un visitante contemporaneo más. Las idas y venidas se suceden. La guerra, la caída de Nicolás II, la pomposa visita del Sha de Persia a los Zares, todo se representa real o metafóricamente (aquí, para los interesados, podréis obtener información acerca de los diferentes periodos y personajes representados). Para subrayarlo, las atmósferas van cambiando. Sokurov maneja con maestría el encuadre y la iluminación de cada una de las salas y pasillos que su cámara va recorriendo. También decide posicionarse, y lo hace del lado de los Zares. A poco que uno preste atención, se dará cuenta de que Sokurov muestra cierta nostalgia del esplendor zarista y es bastante beligerante con la revolución comunista y sus consecuencias.


Cuando todo acaba, nos disponemos a salir del museo. La cámara enfoca al exterior, pero no hay nada salvo un mar infinito. El único truco de este juego. El Hermitage –y por ende, la gran Rusia- , como concluye la voz en off, sigue navegando sin saber bien cual es el rumbo de este arca.

Compartir
Comentarios (4)
  • Beatriz Basenji  - EL ARCA RUSA

    A través de mi blog (http://lasalsamadre.blo gspot.com) le estoy rindiendo un pequeño homenaje al Director Sokurov.Dentro de la particular modalidad de expresión de mi personaje, el habla de EL ARCA RUSA desde su propia subjetividad.La obra de Sokurov es de las que uno necesita volver una vez y otra vez, porque se establece un tácito pero fluido diálogo con este gran creador, tan sutil, tan profundamente humano.
    Cordiales saludos.

  • Beatriz Basenji  - El Principe Idiota

    Habrás tenido ocasión de ver la versión rusa de EL PRINCIPE IDIOTA ? Esos personajes de Dostoievsky, tan densos, tan complejos o transparentes! Y qué de aquel cine checoeslovaco, tan creativo y luminoso?
    Te admiro tus conocimientos técnicos, tu genuina pasión por un arte tan bello y tan costoso !
    Cordiales saludos.

  • Beatriz Basenji  - Directores del Centro/este de Europa .

    El mejor cine lo conocí a través de Cine Club.Te dejo una pequeña lista.Del director Jiri Menzel: Trenes rigurosamente vigilados/Alondras en el alambre/ Mi dulce pueblecito y la última de este Director:Yo serví al rey de Inglaterra (que no la pude ver hasta ahora)
    De Vojtech Jasny: Un dia un gato ,que entronca con el famoso Teatro Negro de Praga.
    Emir Kusturica: Tiempo de gitanos .
    Gato negro, gato blanco.
    Otro director ya desaparecido: Frantisek Vlacil (La Paloma Blanca )
    Lo que lamento es que tan buen cine, que con tanto gusto quisieramos volver a ver, y con mucha suerte si acaso en Euro Chanel podemos ver alguna.Cordiales saludos.

  • Guillermo  - Un sueño

    Cuando la vi en el cine, me sorprendio tecnicamente, el gran plano secuencia, la escenografia, el vestuario, la actuación, todo te lleva a la epoca de los zares; pero tenia un presentimiento confirmado luego ,que era todo un sueño, un sueño al borde de la revolución, que acechaba con el sonido grave adiegetico que se mantiene presente en gran parte de la pelicula

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas