VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de críticas por letra inicial

El discurso del rey
Escrito por Dr. Manhattan   
Martes, 21 de Diciembre de 2010


Valoración espectadores: 7.86

Valoración de VaDeCine.es: 8

El discurso del rey (Tom Hooper, 2010)Título original: The King's Speech
Nacionalidad: Gran Bretaña
Año: 2010 Duración: 118 min.
Dirección: Tom Hooper
Guión: David Seidler
Fotografía: Danny Cohen
Música: Alexandre Desplat
Intérpretes: Colin Firth (Rey George VI), Helena Bonham Carter (Queen Elizabeth), Derek Jacobi (Archbishop Cosmo Lang), Geoffrey Rush (Lionel Logue)

Página web
Trailer

Alberga esta película una gran virtud que, finalmente, puede volverse en su contra, por paradójico que esto resulte. Esta es la gracia y el desenfado con que se acerca al mundo de la monarquía, ese entramado tan solemne en apariencia y difícil de desentrañar para el común de los mortales. Pues bien, El discurso del rey nos enseña que la seriedad no está reñida con la ironía, si bien este atrevimiento conlleve el riesgo de reflejar la historia de la época y su sociedad sin el rigor con que quizás se debiera.

Nos encontramos en el Reino Unido de finales de los años 30 del siglo pasado, cuando el rey Jorge V fallece y su hijo Eduardo VIII pasa a reinar. Tras las abdicación de éste por asuntos mujeriegos, su hermano Jorge VI será el nuevo rey, un rey tartamudo...

Colin Firth, dueño y señor de la película

El film se centra, desde el principio, en la figura de Berti (como de manera familiar se le llamaba al Duque de York), a quien da vida Colin Firth. Él es el encargado de empatizar con el espectador, en base a una caracterización de su acomplejado personaje sencillamente soberbia, repleta de matices y profundidad y que finalmente consigue emocionar. Su quebradiza postura intentará ser corregida por el doctor Lionel Logue, interpretado por el excéntrico y siempre genial Geoffrey Rush, y de hecho su relación será lo más productivo del film, un auténtico duelo dialéctico con el noble afán de hacer mejor persona -que no mejor rey, he ahí la grandeza del discurso del director Tom Hooper- al personaje principal. Repleta de ironía, de situaciones verdaderamente cómicas y de diálogos incisivos, no ahuyenta los momentos de seriedad y de enfrentamiento que toda amistad ha de poseer.

El logro del encumbramiento de la figura principal de la narración tiene su razón de ser en el buen hacer de Hooper detrás de las cámaras. Hay mucho (buen) cine que contar en su seguimiento a este personaje histórico, y está a la vista y para el deleite de todos. El realizador británico se empeña en acompañar a su retratado a lo largo y ancho de cada uno de sus movimientos, en unos elaborados travellings que tienen el objetivo de emparentar al espectador con el ser humano que está detrás del personaje, a la vez que de acariciar sus múltiples miedos y frustraciones para enternecerlos, sin por ello dejar de subrayar en ningún momento la relevancia de su papel; también le sabe sitiar en plano fijo, esquivando su planificación centrada y situándole a menudo esquinado, denotando, así, la evidente imperfección del personaje, realzando su terrible defecto; por último, sabe insuflar la debida gravedad en aquellas secuencias que la imploran, y el mejor ejemplo de ello es el discurso final, verdadero leit motiv de la cinta, que supone un compendio de los logros anteriormente vistos y resulta en una emocionante set piece a la que no ayuda poco la siempre presente música clásica de fondo. 

El rey y su logopeda

El discurso del rey es la típica película oscarizable, no hay duda posible al respecto. Pero eso no tiene por qué ser un defecto, y siempre resulta agradable encontrarse con una sorpresa de estas características dentro de la cartelera actual, para acabar el año con una buena impresión. Incluso aunque haya que cargar con el grandísimo, ignominioso y muy denunciable lastre de que la práctica totalidad del público que se acerque a verla tenga que “disfrutarla” en su versión doblada, perdiéndose así uno de los mayores y más evidentes valores del film. Señora ministra, déjese de monear y puesta a proponer leyes antipopulares, saque una que de verdad haga favor al cine y lo respete en su versión original, si es que tanto lo ama usted y tan justamente quiere defenderlo como dice.

Compartir
Comentarios (10)
  • lostintranslation

    Tenía pensado ir a verla y ahora constato que valdrá la pena. Aunque sea tirar piedras contra mi propio tejado, estoy de acuerdo con la reflexión final sobre el doblaje. Como ves, he adelantado un par de días mi propósito de año nuevo para, por fin, dejar de ser una visita fantasma en VDC. ¡Feliz 2011 para to2!

  • Rüstu

    Está claro que hay películas en las que nos perdemos muchas cosas en el doblaje. Ésta es una de ellas. Quizás habría que empezar por no doblar ejemplos tan evidentes como éste, ya que la peli gira en torno a un problema de dicción!

  • Dr. Manhattan

    Muchas gracias por tu comentario, lostintranslation. :)

    En efecto te recomiendo la peli, y si puedes verla en VOS mejor que mejor, pero ya lo veo difícil según está el panorama de las salas en España...

    ¡Y feliz año para ti también!

  • Dialoguista  - MUY DE ACUERDO

    Hiciste una reseña brillante, para un filme estupendo!!!
    Si, oscarizable no significa mala palabra, entre las que son oscarizables puede haber buenas joyas como esta.
    Muy bien enfatizado el modo en que el director nos hace participe.
    Y super de acuerdo con que doblada debe perder gracia, de hecho me resistí hasta conseguir subtítulos ;D

  • barry lyndon

    Creo que doblar esta película es caparla por completo..¡¡¡si gira sobre un tartamudo y su tratamiento!!! por suerte la he podido disfrutar en su versión original. Sólo así debería ser estrenada,.. pero... esto es lo que hay.. lo mismo en V.O.S no la iba a ver ni el Tato. Ahyyyy(suspiro), qué complicado es todo..

  • Carlos

    Pues ahora sí podrían estrenarla en VOS, no?? más publi no puede tener..

  • Jose Garcia Martinez  - Gin-Tonic

    A estas alturas, casi todo el mundo ya habrá visto el multipremiado largometraje de Tom Hooper, director de productos televisivos, que se dio a conocer el año pasado con “The Damned United”. Todo el mundo sabrá que se trata de los problemas de tartamudeo del rey Jorge VI de Inglaterra, y de su superación gracias a la ayuda del logopeda Lionel Logue.

    Como un Gin-Tonic, que con cierta acidez y amargor en su interior, pero que en el fondo te deja una agradable sensación en el paladar y en la mente, así es esta película y como un Gin-Tonic debe tomarse, saboreándola, paladeándola, sin prisas, disfrutándola, tomándonos nuestro tiempo, percibiendo sus matices.

    Hay que reconocer que esta bastante lograda en todos sus aspectos: localizaciones, los diálogos entre los dos protagonistas, fotografía, vestuario, y esa banda sonora compuesta por una selección de exquisita música clásica. Geoffrey Rush está soberbio, aportando gran humanidad y sencillez al relato, consiguiendo sacar al espectador más de una sonrisa en cada intervención suya.

    Obligación, frustración, miedo, orgullo, esfuerzo, superación y amistad son los temas por los que pasa el protagonista.

  • barry lyndon

    bueno es ese gin tonic rico, sobre todo entre tanto calimotxo barato y cubata de garrafón que nos cuelan en la cartelera cada semana, jeje. Un saludo José. Como siempre encantados de que nos dejes tu opinión...que las ves todas!!

  • agente cooper

    Un ejercicio ejemplar y completamente olvidable. Me cuesta entender que un trabajo como éste gane un galardón a cualquier categoría. Estas pelis también se hacen en cadena en la factoría Weinstein.

  • Germán  - Doblaje

    Buenas, sin duda, como se ha dicho aqui, si la ves doblada..pierdes mitad pelicula..yo (desgraciadamente) me la he tenido que ver en italiano. Aún asi, gran pelicula.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas