VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de críticas por letra inicial

La red social
Escrito por Dr. Manhattan   
Sábado, 16 de Octubre de 2010


Valoración espectadores: 8.23

Valoración de VaDeCine.es: 9

La red social (David Fincher, 2010)Título original: The social network
Nacionalidad: EE.UU.
Año: 2010 Duración: 120 min.
Dirección: David Fincher
Guión: Aaron Sorkin
Fotografía: Jeff Cronenweth
Música: Trent Reznor, Atticus Ross
Intérpretes: Jesse Eisenberg (Mark Zuckerberg), Rooney Mara (Erica Albright), Andrew Garfield (Eduardo Saverin), Justin Timberlake (Sean Parker), Armie Hammer (Winklevoss)

Página web
Trailer

Lo primero que sorprende de La red social es que no se haga demasiado hincapié en LA red social, esto es, en Facebook. Todos sabemos ya muy bien de su existencia y cómo funciona, y en ese sentido David Fincher pierde muy poco tiempo -por no decir ninguno- delante de la pantalla del ordenador; le interesan más bien las personas que hay detrás. Pero no los usuarios de a pie, sino los responsables de que estos se entretengan y establezcan relaciones a lo largo y ancho de todo el globo por medio de su “juguete”, casi nada. Y lo segundo que llama la atención es que a través de la figura principal del invento, Mark Zuckerberg -un joven estudiante de apenas 20 años de edad y genio de la informática- y de todos los imberbes que le rodean, sea capaz de reflexionar procaz y certeramente sobre el estado y funcionamiento del informatizado tiempo que nos toca vivir, sin desechar por ello la complejidad en el discurso y adaptando el lenguaje cinematográfico empleado a la modernidad.

¿La perfecta imagen de la genialidad?

En efecto esta película habla con total conocimiento de causa de la red social, de las redes sociales. Pero no de las digitales, sino de las personales. El guionista Aaron Sorkin, partiendo del libro The Accidental Billionaires, de Ben Mezrich, teje con maestría un nada sencillo entramado de ideas, enfrentamientos en base a la originalidad de las mismas, celos profesionales derivados de la envidia por el triunfo del otro, feroz lucha por el éxito, cuestionamiento de algunos de los valores más importantes de cualquier ser humano como son la amistad o la capacidad de empatía con los demás, frustración personal, retrato de las inmensas posibilidades de una inteligencia superior no domesticada... Todo en base a unos inteligentes diálogos (extraordinaria la secuencia inicial y la conclusión que se extrae de ella para definir al protagonista... que enlaza con maestría con el esclarecedor y sintomático plano final del mismo), extremadamente ágiles -en ocasiones quizás demasiado, sobre todo en lo concerniente a la técnica- e insuflados de una fina ironía y crítica social que dotan al conjunto de un ritmo narrativo sencillamente prodigioso, fluido a la par que justo para con el complejo mecanismo interior que alberga la cinta, perfectamente estructurada en pos de la captación de la relevancia e inminencia de lo narrado.

Para apoyar visualmente todo lo anterior, el veterano y ya maestro David Fincher cuaja su realización menos opulenta, que no quiere decir la menos sofisticada. Se trata de adaptar la aguda mirada que le caracteriza a las posibilidades de la historia, y eso se transmite, en esta ocasión, en una exquisita planificación de diálogos (más vitales que nunca para la comprensión de los múltiples y acelerados acontencimientos, como ya se ha apuntado) y en la correcta sincronía de los cortes de montaje, que refuerzan el dinamismo de la narración y permiten apreciar en su mayor grado la interconexión e irreversibilidad de la relación entre el pasado y el presente (la historia se desarrolla en dos tiempos diferentes no muy alejados, que vienen a reflejar la terrible realidad de la asociación causa-efecto); todo ello siempre teniendo por bandera la elegancia y el buen hacer, independientemente de la trascendencia de la secuencia en cuestión. Subrayar también las atmosféricas composiciones musicales que Trent Reznor y Atticus Ross han creado para la ocasión, puesto que suman para la vitalidad y convincente discurrir del conjunto y aportan un necesario grano de misterio, intrínseco a la indescifrable psique de nuestro protagonista.

Las difíciles relaciones sociales

La red social se configura, de esta manera, como una obra imprescindible para comprender nuestro tiempo y las formas con las que la sociedad actual lo rellena. Entretenida, rica en matices, muy bien parida y con la suficiente mala baba como para despertar nuestro conocimiento sobre los complejos entramados de intereses y poder que existen a nuestro alrededor, a la distancia de un simple click. Tan cerca y a la vez tan lejos.

Compartir
Comentarios (4)
  • barry lyndon

    Con varios visionados de calidad 2010 a la espalda, Doc, te atreves ya con pronósticos para el tito Oscar?!!

  • Dr. Manhattan

    Mmm... me temo que no, no soy nada bueno en ese aspecto, y creo que aún es pronto.

    Pero por descontado que tanto Origen como ésta estarán, aunque apúntate a Fincher sobre todo. Además que ya le toca...

  • Fincher fanatic!

    David Fincher es un seguro de vida, no falla nunca!

  • Jose Garcia Martinez  - Te quedas con ganas de más.

    Domingo otoñal por la tarde, primera sesión, la sala era pequeña y habíamos unas trece personas, número de supersticiosos. En la pantalla se proyectaba el último largometraje de David Fincher, una historia actual, contada mediante flashbacks. Aunque no es un gran largometraje, tampoco se hace pesado y aburrido, y se te pasan rápido los ciento veinte minutos que dura. Es más, te quedas con ganas de ver mas cosas. Cuando termina piensas ¿ya esta?.
    En resumen: Recomendable para cinéfilos internautas.

¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas