VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de clásicos por inicial

La Leyenda del Indomable
Escrito por Error Humano   
Viernes, 03 de Octubre de 2008


Valoración espectadores: 8.18

Valoración de VaDeCine.es: 8,5

ImageTítulo original: Cool Hand Luke
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 1967 Duración: 126 min.
Dirección: Stuart Rosenberg
Guión: Donn Pearce, Frank R. Pierson (novela: Donn Pearce)
Fotografía: Conrad Hall
Música: Lalo Schifrin
Intérpretes: Paul Newman (Luke), George Kennedy (Dragline), Dennis Hopper (Babalugats), Harry Dean Stanton (Tramp), Strother Martin (Capitán), Lou Antonio (Koko), J.D.Cannon (Society Red)...   
Trailer


Si es cierto que dentro del cine existe un género (mal)llamado “carcelario”, éste es, sin duda, uno de sus referentes absolutos. La leyenda del indomable es el vital retrato de una prisión rural estadounidense de la época. Se inicia como en el patio del colegio retorciéndose en su parte final para, en ese punto, darnos a conocer aspectos sombríos del ser humano/social. Aunque muchos no ubiquen su pertenencia a este film, cuenta con un buen puñado de esas secuencias que permanecen en el imaginario colectivo del antiguo espectador de películas programadas los sábados por la tarde en las cadenas mayoritarias (actualmente telefilmes, ¡basta, por favor!). Entre medias y de puntillas, como quien no quiere la cosa, en la detallada revisión de la cinta encontramos un canto a la individualidad, al libre pensamiento y la realización personal.

Image
¡Féminas del mundo. Uníos!

Filmado con solvencia en eficaz Cinemascope por Stuart Rosenberg, realizador de extenso recorrido televisivo que cuenta en su escasamente prolífica carrera cinematográfica con algún que otro trabajo destacado como la también carcelaria Brubaker (1980), prima hermana de la que nos ocupa. Uno de los grandes encantos de La leyenda del indomable es su conseguida y asfixiante fotografía firmada por el genial Conrad Hall (Infierno en el Pacífico, Marathon Man, American Beauty, Camino a la Perdición …), que logra asarnos de calor en cada una de las tomas exteriores en las que vemos trabajar forzosamente de sol a sol a los presos, especialmente en la que hace aparición una sexy Joy Harmon lavando tórridamente su automóvil. El otro punto fuerte es el reparto: es Paul Newman el encargado de poner rostro, ojos y sonrisa al inadaptado Luke Jackson, un veterano de guerra, que tras servir con honores vuelve a su patria donde lo único que le aguarda es un pequeño pueblo, rutina y sobre todo, estricta normativa. Un desolador panorama que le hará buscar cualquier excusa para “cambiar” de vida.

Sólo quien piensa, existe; y únicamente el que cuestiona la realidad que le rodea logra darse cuenta de lo inútil y arbitrario de ciertos patrones sociales, o del cruel silencio de “dios”. El resto de la sociedad da por sentado normas y religión. Así, es habitual que el ateo sea más conocedor de la religión y teología que el creyente. Y el rebelde conoce sus vulnerados derechos y crecientes obligaciones mejor que el abnegado. En el film encontramos estadística aplicación a estas ideas en el microcosmos de la prisión, sirviendo de muestra poblacional el variado elenco de formidables secundarios en el que encontramos a Harry Dean Stanton, un joven Dennis Hopper, el inquietante Capitán Strother Martin…. Y, como no, un inspirado George Kennedy, ganador del Oscar por su esmerada interpretación de Dragline, personaje que muda de hostigador enemigo de Luke a ferviente admirador y narrador de sus aventuras. Simplemente, igual que el espectador, cae rendido ante el pundonor, coraje e indómito encanto de Cool Hand Luke, un tipo que afronta la partida de la vida sin triunfos en la mano, aparentemente sin nada a ojos de los demás, pero no conviene equivocarse, pues como él mismo ironiza “hay gente para la que la confianza en uno mismo no es nada”.

Su tozudez, descaro y empecinada desobediencia pronto lo convierten en el ídolo de los presos, ascendiendo a símbolo con cada uno de sus nuevos arrebatos. Como esperado contrapunto, los carceleros también ven en Luke un icono de rebeldía, con lo que contemplamos atónitos como los ejemplarizantes castigos se van endureciendo, poniendo a prueba la resistencia mental y física del insurgente chico.

También a ojos del espectador torna Luke en héroe, y a medida que conocemos algo más de su complicado carácter comprendemos un poco mejor sus motivaciones, pues la velada historia familiar dota de profundidad al personaje que entona una sentida e irreverente canción de luto con su banjo en uno de los momentos más logrados de la cinta. Así, aprendemos junto a él a desafiar al régimen establecido y los injustificados convencionalismos sociales, representados en el film simple y magistralmente por unas gafas de sol de espejo.

Image
Newman y el colesterol. Este tío terminaría incluso con Don Solomillón.

Vista con la perspectiva del tiempo sirve esta cinta como homenaje al mito, al hombre y al actor. Sólo Paul Newman podría conseguir hacernos creer, o desear creer, que un tipo es capaz de comerse 50 huevos duros en una hora escasa. Porque sólo él poseía esa credibilidad, esa autenticidad, esa mirada limpia que el cine nunca olvidará.

La sonrisa de Luke -o Paul, tanto da- sobrevive, permanece en las retinas resistiendo el paso del tiempo, inamovible en el recuerdo de los que la presenciaron en tantas ocasiones, convirtiéndose en símbolo de una manera de vivir, de ser, de pasar por este mundo. En definitiva, consolidándose como Leyenda.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas